viernes, 15 de junio de 2018

Esta España nuestra: Un Presidente del gobierno apresurado, con un gobierno improvisado y un ambiente en ventolera ¡El puerto de Arrebatacapas!


Ya he escrito en este blog en varias ocasiones sobre el puerto de montaña de Arrebatacapas, en la provincia de  Ávila, en la carretera que discurre entre las localidades de Cebreros y San Bartolomé de Pinares, y situado a una altitud de 1.068 metros, que se caracteriza por ser un lugar agreste y batido por los vientos. 
Mas en un sentido figurado y coloquial utilízase la mención “puerto de arrebatacapas” para referirse a cualquier sitio o situación social o vital por los que —a semejanza del accidente geográfico— corren vientos impetuosos; o al lugar o casa donde, por la confusión, el desorden que imperan y la calidad de las personas que los habitan, hay riesgo de fraudes y rapiñas.
Y en esta España nuestra, después de la moción de censura que aupó a la Presidencia del gobierno a ese ambicioso sin escrúpulos que reincide en buscar el poder a cualquier precio, llamado Pedro Sánchez, más por ineptitud y culpas del partido pepero que gobernaba que por valores propios, hemos empezado a encontrarnos como si nos hubiéramos anclado en el “puerto de arrebatacapas” de la política. 
A toda prisa Pedro Sánchez nombró un gabinete de
ministros, hasta sorprendente en cierta forma, pues integró en él, además de a sus incondicionales socialistas, a un cúmulo variopinto de figuras a quienes ni se valoraba ni se esperaba, y entre ellas, pretendiendo (supongo) un toque de modernidad o “frikismo”, introdujo al periodista de etnia valenciana, Máxim Huerta, más conocido por sus tertulias radiofónicas y alguna que otra novela de medio tiro, que por sus valías y preparación para asumir un ministerio tan complejo como Cultura y Deporte, máxime cuando reiteradamente el novato había proclamado a los cuatro vientos y con excesos twiteros que ni le gustaba ni practicaba el deporte. 
Poco duró la felicidad en casa del gobierno, y menos en la del inesperado ministro, porque de repente un medio de comunicación desveló que ese político
había estado envuelto en un fraude a la Hacienda Pública de muchos miles de euros, por tratar en plan tramposo de evadir impuestos mediante sociedades instrumentales. Y aunque el “defraudador” parece que había saldado sus responsabilidades con el fisco muchos años atrás, cayó víctima de las lenguaraces afirmaciones tiempo atrás del “boss” Sánchez, quien había proclamado que nunca admitiría bajo su mandato a quien así obrara. 
¡Nunca digas de este agua no beberé!
El casi non-nato ministro trató de justificar sus trapacerías redimidas, pero la sentencia estaba echada, y fue “invitado” a dimitir, lo cual hubo de hacer casi entre sollozos, pero pretendiendo morder a “la jauría” (¿de quienes, de políticos, o de periodistas?).
Y poco después, al ministro de Agricultura llamado Planas le salió un forúnculo en salva sea la parte cuando se supo que estaba imputado por un tema de extracción ilegal de aguas en el Parque natural de Doñana. 
Y, por si fuera poco, el nuevo ministro de Cultura,  Guirao, nombrado casi ipso facto en cuanto cayó Huerta, se le dice afectado, y tal vez investigado, por historias pasadas en los museos. 
Vamos, que el gobierno de Sánchez parece instalado en su particular “puerto de arrebatacapas”, de lo que ni siquiera se ha sustraído el nuevo ministro de Interior, Grande-Marlaska, en la incipiente polémica con la judicatura del Tribunal Supremo, sobre el traslado de los presos preventivos independentistas catalanes a prisiones más cercanas a su intentada república. 
Vientos ábregos para el gobierno, pero no menos para el partido que había sido defenestrado, especialmente para su “tancredista” líder, el gallego Rajoy, quien, harto de todo y de todos y víctima de sí mismo, precisó renunciar a todo, para abrir una etapa en el partido conservador que no se anuncia ni pacífica ni constructiva. 
Y “como éramos pocos, parió la abuela”, ya que dos días antes del comienzo de la competición futbolística del Mundial, en Rusia, un histérico, egoísta e inexperto presidente de la federación de fútbol,
fulminó al seleccionador del equipo nacional, por un rifirrafe sobre si había fichado sin su "permiso" por un equipo de Madrid. 
Y así, el egocentrismo infantiloide de ese advenedizo pelado de cabellos y de ética conductual, dejó al equipo nacional sin conductor pocos minutos antes de su debut competitivo. 
No se crea que con esto justifico al inocente de Lopetegui, quien se vendió al cacique Florentino Pérez a cualquier costa. Y así ha recibido de palos. 
¡Más ventoleras insufribles, todo tiende a ser los puertos de arrebatacapas!
De manera que lo mejor va a ser acostumbrarse aún más al cúmulo de egoísmos, fallos, errores, atropellamientos y situaciones esperpénticas que desde los políticos hasta los deportistas nos vienen deparando. 
Y esperemos que la “generosa” y mediática recepción
en Valencia de 600 y pico inmigrantes no se convierta en otro espectáculo de filias, fobias, propagandas y abusos, a lo que unos y otros nos tienen acostumbrados. 
Lo confieso: a veces, renunciaría a esta España. 
Pero no podemos ni debemos hacerlo: ¡Es la España nuestra! 
¿Podremos rescatarla de tanta ineptitud y mezquindad?

"El hombre que ha cometido un error y no lo corrige comete otro error mayor".- Confucio (551 AC-478 AC) Filósofo chino.



SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

viernes, 8 de junio de 2018

Memorias de la Historia: La XXI Promoción de Milicias Universitarias (IPS) de Montejaque, en su LV Aniversario.- Los recuerdos imborrables de unos tiempos singulares

Hoy, 8 de junio, nuestra memoria (que el mal de Alzheimer parece respetar algo), se gira hacia el evento que hace exactamente cinco años tuvimos el honor y la enorme alegría de vivir en el acuartelamiento del Tercio Alejandro Farnesio IV de la Legión, en Montejaque-Ronda, con motivo de la conmemoración del 50 Aniversario de nuestras compañías 4ª y 1ª de la 1ª Agrupación (Infantería) de Milicias Universitarias (IPS) del campamento  en aquel lugar.
Hace ahora 5 años nos volvimos a congregar los que antaño fuimos unos jóvenes estudiantes universitarios de Valencia, Murcia y Andalucía, y que, por mor de las normas imperantes en aquellos tiempos (años 1963/64) cumplíamos con nuestro
 servicio militar obligatorio en sendos períodos de tres meses durante el verano, para así continuar sin traba nuestros estudios.
Eran tiempos en los que la pluma y los libros se nos entrelazaban con las ordenanzas militares y las prácticas de tiro y topografía y más, pero nosotros (los de nuestra promoción y otros miles de estudiantes más) supìmos superar las dificultades e incomodidades de la vida en el campamento, alojados en tiendas de campaña, con un calor sofocante y en condiciones que hoy se tildaría de muy duras, porque (además de no tener otra solución) aspirábamos a algo que en aquel trance nos resultaba tan atrayente y honorable como alcanzar el grado de Oficial de Complemento del Ejército español, y así mandar después durante unas prácticas de al menos cuatro meses en unidades militares, a los reclutas y después soldados del Ejército.
Y en aquellos inolvidables, por irrepetibles, tiempos
de nuestra vivencia en el campamento de Montejaque, nuestra Promoción, nuestra compañía de instrucción tenía el (siempre reconocido) privilegio de contar con un capitán/profesor egregio, Don José Manuel Sánchez Gey, un militar gaditano de recia personalidad, amplia familia, sólidos principios y formación y benevolente autoridad, quien nos dirigió e instruyó de tal manera, que ¡cincuenta años después! tuvimos la dicha de reunirnos de nuevo con él en aquel ahora remozado campamento de Montejaque, para, en su presencia y con su bendición y apoyo, renovar nuestro juramento a la bandera española y reunirnos, acompañados de nuestras esposas e hijos, inclusive nietos, en fraternal convivencia, disfrutando de nuevo del liderazgo del ya entonces más que nonagenario capitán/profesor .
Cinco años han transcurrido ya desde que celebramos ese cincuentenario inolvidable, y nuestro líder militar ya se ha ido y nos guía para siempre desde las estrellas, y con su brillante apoyo  nos acompaña y protege; y muchos de los nuestros también se han ido junto al capitán (nosotros le elevamos al honor máximo de “Capitán General”).
Los que aún restamos por estos pagos terrenales, y que hemos cambiado los negros o pelirrojos cabellos por las calvas o las níveas cabezas, y hemos trocado nuestras esbeltas, ágiles y juveniles figuras de antaño en las obesidades artríticas de hogaño, nosotros, los supervivientes, seguimos conmemorando la efemérides de hace 55 años y de hace 5 años; y por eso un grupo de los que aun tenemos fuerzas (ganas no faltan a ninguno) nos vamos  reunir en torno a la mesa, en la Valencia nuestra que nos vió partir un día en tren destartalado para un viaje de más de veinticuatro horas al sur y al calor, y vamos de revivir, a recordar, a resoñar en cierto modo, todos los años transcurridos desde que éramos los jóvenes “milicios” hasta que ahora somos los “redivivos” militares de complemento.
Cúmplese precisamente este año el Centenario de la creación de la Oficialidad de Complemento del Ejército español por el Rey Alfonso XIII, y por ello, nosotros también vamos a celebrar esa otra efemérides.
Que los tiempos pasan, pero los recuerdos, las Memorias de la Historia, siguen estando en nuestras mentes y en nuestros corazones.

Es que ¡éramos tan jóvenes!

¡Teníamos tanta vitalidad!

¡Queríamos tanto a esta España nuestra!

¡Gloria y loor a la Oficialidad de Complemento!

¡Honor a la XXI Promoción de Milicias Universitarias
de Montejaque (1963/64)!

¡Honor a todos los miembros de la Promoción que ya lucen para siempre sus estrellas en el firmamento de nuestras memorias!

¡Honor en el recuerdo al egregio “Capitán General” Don José Manuel Sánchez Gey!

¡Y Viva España!

"La memoria es el único paraíso del que no podemos ser expulsados" Jean Paul (1763-1825) Escritor y humorista alemán.

SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

jueves, 7 de junio de 2018

Esta España nuestra: El nuevo gobierno de Pedro Sánchez.- Predominio femenino en el Consejo de Ministras/os.- ¿Oportunismo o eficacia?


La verdad es que Pedro Sánchez ha sorprendido bastante con los componentes del Consejo de Ministras/os (habrá que usar más el género femenino, ya que es éste el elemento humano predominante).

No hay que negar al “aterrizado” (por aquello de la moción de censura) presidente,  su perspicacia cada vez que se enfrenta a un reto complicado, y a fe que en esta ocasión lo era.

Héte aquí que el ínclito Sánchez ha escogido (parece que lo hubiera hecho “con pinzas”) los miembros
(perdón, “miembras/os”) de su ejecutivo con especial significación, y ha nombrado a políticas/os expertas/os en su mayoría, adobando el conjunto con designaciones llamativas, como la del astronauta Pedro Duque, o la del presentador/periodisto (aquí hay que usar el masculino) Máxim Huerta.

Sea como fuere, el aspecto que ofrece el conjunto del Consejo es sugestivo, porque hace suponer capacitación, experiencia, prestigio y posible buena gestión. Que así sea por el bien de todos nosotros.
El problema está en que con ese “calzado” casi de lujo, el presidente ha de caminar lo que resta de legislatura (Sánchez no disolverá antes el Parlamento, ahora que se ha subido al poder) por el proceloso mar de las minorías, o mayorías antinatura del arco parlamentario.

Ya veremos cómo se comportan los cínicos y aviesos independentistas catalanes cuando Josep Borrell les vaya desmontando su “publicidad” internacional de las embajadas fantasmas de la Generalitat; o cuando
el propio gobierno anule una vez más las espúreas leyes separatistas que ya neutralizó el Tribunal Constitucional; o cuando el Ministerio del Interior limite el omnímodo poder pro independentista de los Mossos d’Esquadra; o cuando el Ministerio de Hacienda atornille las prebendas del gobierno vasco, restringiendo los escandalosos privilegios que le concedió el enfermizo ejecutivo de Rajoy. Sin olvidar que algo deberá hacer el ejecutivo respecto de la tendenciosa publicidad
separatista de TV3.

“Et sic de caeteris”

Se dice en los ambientes militares que el valor se supone en los integrantes de las fuerzas armadas, y parafraseándolo para este ejecutivo recién estrenado, valdría la pena decir que “valor se le desea”, porque es urgente que retorne a la vida democrática el buen hacer de los gestores políticos y se arrume de una vez las corrupciones, las ansias de revancha, y todo lo demás inadmisible que venimos sufriendo.

Pero, aun a riesgo de ser tachado de agorero, mucho me temo que si el gobierno nombrado tiene un alto
significado de imagen, se adentre en el proceloso mar de las modernidades a lo falso progresista, mal aplicando la legislación de la memoria histórica, o instaurando sistemas improcedentes, y, en fin, buscando más el efecto propagandístico que la eficacia constructiva.

En cualquier caso, reconozco que Pedro Sánchez ha logrado sorprender bastante a los medios políticos y de opinión con un equipo de aspectos valiosos y de prestigio. ¿Estará regenerándose? 

Y deseo que pase de ser el ambicioso con pocos escrúpulos que ha circulado hasta ahora, a convertirse en un buen conductor de ese Consejo de
gobierno, en el que es de esperar que el mayoritario toque femenino introduzca finura y prudencia mayores que las que hasta ahora nos han envuelto.

Ojalá no hayamos de rememorar la sentencia popular de que ahora son “los mismos perros con diferentes collares”

"Debe ser muy grande el placer que proporciona el gobernar, puesto que son tantos los que aspiran a hacerlo" Voltaire (1694-1778) Filósofo y escritor francés.


SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

viernes, 1 de junio de 2018

Esta España nuestra: la moción de censura socialista elimina el gobierno del PP y Rajoy.- Esaú se ha vendido varias veces por un plato de lentejas


Tenía que pasar y pasó.

En ese “tinglado de la antigua farsa” que es la política española, un político tenaz y con muy pocos escrúpulos ha tumbado a otro político más veterano, aparentemente menos ambicioso, pero dubitativo, irresoluto y rendido a la pasividad.

Ha sido el triunfo de la ambición desmedida de poder a cualquier precio frente a la vergüenza de los abusos y corrupciones de toda clase, que han defenestrado al líder. Sumado ello a la ciega y temeraria confianza en el devenir de los tiempos. Muy a la gallega.
Muy felices se las prometía el Partido Popular cuando consiguió el apoyo del Partido Nacionalista Vasco a sus Presupuestos Generales, a cambio de una generosísima a la par que irritante concesión de fondos y ventajas para el País Vasco. 


Era un remedo de la historia de Esaú y Jacob, porque por el “plato de lentejas” de la aprobación presupuestaria, el partido gobernante cedió en sus principios y regaló descaradamente ofendiendo a las comunidades autónomas no favorecidas.

Y esa misma historia ha vuelto a repetirse, pero ahora para lacerar las carnes, las posibilidades, del partido gobernante, porque los vascos, tan suyos ellos, han dado su apoyo a un temerario aspirante a presidente del gobierno, cuyo
partido ha vendido sus posibilidades por el “plato de lentejas” del sillón presidencial.

Sobran los calificativos y faltan los lamentos ante tan esperpéntica realidad de la vida política española.

El gobierno ha caído, fruto de los muchos errores y hasta delitos cometidos por algunos de sus integrantes y de los militantes del partido que lo sostenía, cuando gestionaban la cosa pública. Pero también por su timorata inacción y la falta de perspicacia ante la realidad social.

Ahora bien, aquello de “a rey muerto, rey puesto”, no vale para nada. Porque el presidente “entrante”, salvo que acredite valores esenciales que hasta el presente no se conocen, solamente aparece como un maniobrero muy tozudo a quien el ansia y la ambición de poder marcan su trayectoria, sea cual sea el precio a pagar.

Hoy no es un buen día para el pueblo español, porque aunque los socialistas y los de izquierda se regocijen con la caída del gobierno conservador, se va a producir la paradoja de querer conducir la nación por derroteros (los presupuestos) marcados por otros. Y condicionado todo ello a las ideologías y avidez de poder, de unos partidos comunistas o cercanos (Unidos P(j)odemos, Compromís, etc.), independentistas/nacionalistas/secesionistas, o algo así (catalanes, vascos, canarios), más el veleidoso y oscilante partido de Ciudadanos, que no es ni carne ni pescado, y que acabará “vomitado” de la
escena política porque le ocurrirá como ya vaticinó el Apocalipsis: “Porque no eres ni frío ni caliente te vomitaré de mi boca”

En fin, que nos guste o no se nos va a instaurar lo que Luis María Anson vaticina con su certera prosa en “El Imparcial”: El Frente Popular.

No el de 1930 y pico, sino el de 2018, que es peor, porque en su seno todos se venden a todos y todos se enfrentan con todos. Con el enorme riesgo de que la convivencia democrática se quiebre más aún.

Ojalá no vuelva la vieja historia de “las dos Españas”. Y menos convertida en “las muchas exEspañas”.

SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

viernes, 25 de mayo de 2018

Esta España nuestra: Un país alborotado como en un patio de colegio

La verdad sea dicha, a quienes no somos duchos en materia de alborotos, rebeldías, pronunciamientos, declaraciones, amenazas, presiones, coacciones, pactos extraños y toda la innúmera serie de martingalas que los protagonistas políticos nos obsequian a diario (casi cada minuto), nos pareció que con la aplicación a Cataluña del artículo 155 de la Constitución retornaría la concordia a esa región española y la vida política iría alcanzando el sosiego constructivo que merecemos los ciudadanos. 
Pareció confirmarse ello cuando, pese al esperpento de la investidura de un mequetrefe deslenguado (llamado Quim) como President de la Generalitat catalana, se alcanzó a nivel nacional el pacto casi imposible entre la mayoría parlamentaria para aprobar los presupuestos generales del Estado.

Y héte aquí que el día siguiente a esa aprobación en el Congreso de los Diputados, se hace pública la durísima sentencia de la Audiencia Nacional en una de las piezas del caso Gürtel, condenando al Partido Popular por responsabilidad civil al haberse lucrado de los delitos condenados. 
Y se armó la "marimorena", porque como si esa sentencia no se estuviera esperando desde hace más de dos años, todos los líderes políticos sin excepción han "rasgado sus vestiduras", tachando al partido en el gobierno de muchas cosas de las que es responsable, más otras muchas que han añadido con 

pillería adicional. 
Y así, el infumable Pedro Sánchez ("ni una mala palabra ni una buena acción") finge convertirse en el adalid de la pureza política, diciendo que promoverá una moción de censura para proclamarse él mismo presidente del gobierno, aunque, eso sí, solamente para pacificar el cotarro y convocar elecciones generales cuanto antes. No se lo cree ni su más ferviente admirador.
Y qué decir de ese sinvergüenza disfrazado de comunista moderno que es el "coletas" Pablo Iglesias, a quien le ha venido de maravilla la noticia para ocultar lo falso que es, cuando después de poner verdes a los que tienen buenas mansiones, se compra un chalet que roza el superlujo. 
Aparece también en la escena ese oscilante y variable Rivera (no es ni frío ni caliente), que dice liderar el partido Ciudadanos, pero que da más bandazos que un cometa en medio de un huracán, quien, preso de sus propias manifestaciones
y actos, dice que él también promoverá la censura si no se convocan por el gobierno unas elecciones parlamentarias y generales. 
Y envuelto en ese maremágnum de patio de colegio, en el que todos corren tras la pelota de trapo, sin que nadie logre darle una patada con sentido, está el partido gobernante y sus atemorizados e ineficaces ministros, a quienes parece haber pillado por sorpresa el tormentón. Ya ni saben lo que deben hacer.
Es decir, mucho blasonar que la vida democrática se regenera y que hay que preservar su limpieza, y entre unos y otros llenan el panorama de boñigas (con perdón) malolientes de verdades a medias, de proclamaciones dogmáticas sin sentido. 
A quien esto escribe, y a otros muchos más a su alrededor, les gustaría contar con edad y aptitudes
especialmente físicas para lanzarse a la vorágine y apoyar la regeneración. Pero entre que faltan fuerzas y sustentos y que esto no hay quien lo arregle, el lío y el enredo van a continuar, mientras el desgobierno nacional aumenta por minutos. 
Tómese este comentario más como un lamento que como un reproche a tantos ineptos y manipuladores avariciosos de poder a cualquier precio (eso sería perder el tiempo), pero también considérese una acre censura a la ciudadanía que consiente, a la sociedad que busca el bienestar económico y no la paz social, en una palabra,  una acre censura a quienes, como yo mismo, protestamos y nos quedamos  tan resignados. 
Habrá que hacer como esos pillastrones y falsarios independentistas catalanes, que montan escandaleras por doquier, pero que al menos consiguen que por escaso tiempo las fuerzas políticas no independentistas se aúnen con sensatez. 
¡Qué pena esta España, cada vez menos "nuestra"!
Me vuelvo al patio de colegio, porque al menos allí, cuando me irrite podré darle un puntapié a quien me moleste. Y si es en "salva sea la parte" y se va a las "tinieblas exteriores", mejor todavía.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

lunes, 14 de mayo de 2018

Esta España nuestra: ¿Ha "estallado la paz" en Cataluña?

La verdad es que uno viene resistiéndose a escribir sobre ese forúnculo en "salva sea la parte" que nos ha nacido a los españoles, con la mal llamada "independencia" de Cataluña. 
La verdad es que uno se ve forzado a repetir una y mil veces que esos que se llaman catalanes y que dicen ser demócratas, y que dicen ser fieles ejecutores del resultado de las urnas, son, ni más ni menos, un hatajo de descerebrados ilusionistas de una utopía independentista, guiados desde la lejanía por un loco visionario que se cree el "padre" de la Cataluña ideal, cuando no pasa de ser un mequetrefe cobarde que se aprovecha con mezquindad de la autoridad democrática por él orquestada para organizar su farándula histriónica de una república imposible. 
Ahora hemos tenido que vivir la farsa de la investidura ("inventadura", diría yo) de un  tembloroso a lo parkinsoniano personajillo que dice ser "la voz de su amo" y que no es sino uno más de los felones secuaces de ese Puigdemont ensoberbecido que quiere campar por Cataluña, ya que nadie le quiere y que no consigue imponerse en la propia tierra de la que se ha escapado.
Ese Quim Torra es un especimen que hasta en lo físico repele, pero que en lo político se reviste de republicanismo e independentismo, y de fidelidad aparente a su "papaíto" Puigde..., cuando es un don nadie que se ampara en la doblez del presidente del parlament catalán para lograr un liderazgo faldp de la Generalitat que nace abortado.
Así, queridos lectores, no es posible la convivencia, no es posible la armonía social, porque los que se dicen triunfadores están masacrando a los disidentes, por el simple hecho de serlo. 
La discrepancia es anatema, porque en Cataluña, o se es "puigdemontino", o "independentista, o de la CUP, o se es un "maldito". 
Dice el gobierno de Mariano Rajoy que ansía la paz en Cataluña, y ni por asomo la consigue, porque se dedica a zascandilear con declaraciones y se asusta de emprender acciones que sean eficaces, como suspender de una vez esa infame TV3· que es el principal foco de propaganda pro secesionista, y que los melindres de Rajoy no se han atrevido a suprimir, la que pese a todo excita y exalta a los lenguaraces malos y falsos catalanes. 
¡Qué pena! En Cataluña no se ha hecho la paz. Ni se hará. Habrá que recordar el título del libro de Gironella: "Ha estallado la paz". En Cataluña no se ha restañado la fractura.
¿O acaso no ha seguido explotando el radicalismo, el anarquismo, el rupturismo, la sinrazón, la antidemocracia?
La verdad es que hay, no 155 razones, sino 155 motivos elevado al infinito para abortar de una vez tanta     conducta antidemocrática. 
Que una cosa es la libertad en Cataluña, y otra bien diferente la falsedad que aprovecha esa aparente que no real democracia.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA 

lunes, 2 de abril de 2018

Tiempo de Pascua: Su celebración a caballo entre España y Ucrania

La bendición de los panes
Se ha convertido en una costumbre casi ineludible mi viaje desde España a Ucrania en la época alrededor de la Pascua de Resurrección, festividad que se celebra, mucho y bien, en ambos países, aunque con diferentes hábitos y estilos. 
Este año las fechas que han convenido a mi esposa (quien como eminente doctora en medicina no puede sustraerse a sus obligaciones de geriatra en residencia de tercera edad) han sido precisamente las que comprenden la primera semana del mes de abril, de manera que en el meridiano del Sábado Santo y el domingo de Pascua (de España, claro), y programando una larga noche de vigilia viajera, ya estaba en el aeropuerto de Valencia dispuesto a
El pasado año
tomar el vuelo de las líneas aéreas ucranianas (Ukraine International Airlines), para llegar a Kiev (aeropuerto Boryspil), previa escala bien corta en Ivano Frankivsk, la capital de Precarpatia.
No voy a extenderme en este post sobre los detalles del viaje, porque ello pertenece a mi otro blog ("De acá para acullá , Experiencias viajeras"), pero sí quiero comentar la diferente sensación que percibo según experimente la Pascua en España o en Ucrania. 
En "Esta España nuestra", la Pascua es tiempo de vacación y de descanso, de múltiples viajes y desplazamientos y de poca o nula transcendencia religiosa, salvo si se prescinde de las celebraciones de las múltiples "Semanas Santas" que proliferan por toda le geografía de la piel de toro, especialmente en la región andaluza.
En Ucrania, donde la religión ortodoxa cristiana (en sus variantes rusa o ucraniana) predomina de manera absoluta, las gentes respetan las celebraciones religiosas, acudiendo en la noche pascual a su iglesia para la bendición de las "paskas", especie de pan sabroso, que se rodea de frutas y algunos embutidos y dulces.
Este año, la Pascua ortodoxa se celebrará a partir del próximo domingo, es decir, una semana después de
Huevos cocidos, pero de múltiples colores
la occidental y católica, pero las gentes se disponen a preparar sus dulces y comidas, para celebrar (muy en familia) la fiesta. 
Una nueva dimensión de esa Pascua ortodoxa he tenido ocasión de comprenderla a través de las manifestaciones de unas jóvenes becarias que han practicado en mi despacho profesional. Todas ellas han venido desde la Universidad de Petrosani, en Rumanía, aunque dos de ellas son de familia rumana y las otras dos de vinculación familiar en Moldavia. 
Estas jóvenes, alegres como todas, muy trabajadoras eso sí, me han sorprendido cuando me han comentado los ayunos y las abstinencias de carne que vienen poniendo en práctica durante la "cuaresma" de su religión, y de cómo se disponen a celebrar la próxima Pascua, y me han recordado aquella época mía de joven universitario o joven padre de familia, en la que casi casi se hacía generalmente lo mismo. 
Ahora, cuando priva la red social y el móvil e Internet son el rey, la Pascua española ha venido a ser la culminación de un tiempo vacacional, ya que incluso las más famosas celebraciones de la Semana Santa se han convertido en reclamos turísticos. 
Al filo de todo lo anterior, y sin olvidar, como se canta en la siempre admirable zarzuela "La verbena de la Paloma", que "hoy los tiempos adelantan que es una barbaridad", me he venido a Ucrania para preludiar con la familia de aquí esas celebraciones
Los preciosos "pysanky", huevos decorados en los 
que es una gran maestra la doctora argentino-
ucraniana, Cristina Serediak
pascuales, mediante la convivencia, el diálogo, el entendimiento y el cariño de hijos, nietos, amigos, vecinos, y así gozar de ese perfume especial que rodea en estas tierras y culturas el tiempo litúrgico de la Resurrección de Jesús. 
A fe que una vez más me estoy sintiendo reconfortado con esta "vuelta" a "lo de siempre", y cuando regrese a la "España nuestra", notaré la
Hijos, nietos, una gran familia ucraniana
inyección de moral, de espíritu amical y de armonía que me ha promovido esta ya tan reiterada estancia en Ucrania. 
Como anticipo a la Pascua ortodoxa, felicito a los lectores, españoles y ucranianos y rusos, y de cualquier país o cultura, con la expresión "Xristos boshkresh" (Cristo ha resucitado), a la que se contesta con el "Vo istinu boshkresh" (Verdaderamente ha resucitado), que ello es lo que se hace en el país del Dniéper.
Paz y bien para todos en la "España nuestra", mal que les pese a los "puigdemonts" y otros  personajillos "de la cáscara amarga". 
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

sábado, 24 de marzo de 2018

Esta España nuestra: Cataluña, el esperpento de la sinrazón que no cesa

La verdad es que el tema de la non-nata e imposible independencia de Cataluña no puede ser más manido y que casi asaltan ideas de olvidarlo, pero la tozudez y terquedad de esos visionarios paranoides que tratan de convertir los molinos de la vida política en gigantes de su falsa libertad e independencia, conduce a comentar siquiera un poco del esperpento que casi hora a hora se está ofreciendo a España, a Europa y al mundo. 
Ahí es nada que un montón de dirigentes pro secesión estén implicados en responsabilidades con ls Justicia, bastantes de ellos en prisión, otros (los valientes de pacotilla) huidos, y los más soñadores y extremistas protestando con dosis de salvajismo en las calles por algo que saben nunca tendrán: la ideal república catalana. 
En el día de ayer, el Juez Instructor del Tribunal
Supremo dictó un Auto que me parece casi irreprochable, en el que define y califica los graves delitos en que han incurrido los miembros de esa colla de mequetrefes que se han creído que ellos son el ombligo de una nación que ellos mismos se han encargado de frustrar. 
Algunos de los infumables líderes ya se habían espantado y espatarrado ante el temor de la más que merecida prisión, y ahí está ese Puigdemont histriónico tratando de pasear por Europa una frustrada presidencia que solamente suscita lamentable ironía. Y la también histriónica e histérica
Marta Rovira (incapaz de ni siquiera articular discurso coherente), dice ahora que se fuga para preservar su libertad y cuidar de su hijita, a la que, por cierto, ¡vaya regalo que hace!
Y los otros farsantes, presos (la mayoría) o no, se hacen los víctimas de un estado constitucional o de Derecho que ellos han querido destrozar, no por salvar ideales, sino para ocultar las enormes trampas y los enormes desfalcos cometidos.
Ahora resulta que los Tribunales de Justicia se ingieren en lo político, y que ellos, los puros, castos, paladines de la libertad, pueden por eso hacer lo que
les viene en gana.
¡Que se vayan a paseo!
O al menos que se queden en la cárcel. 
Que de esa manera los ciudadanos de a pie y de bien se liberarán de tanto paranoico mangante y de tanto histrión de estelada infumable. 
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA
Post Scriptum.
Ya publicada la precedente entrada, los medios de comunicación difunden que el felón Carles Puigdemont ha sido detenido mientras trataba de escurrirse, a su estilo, por las carreteras de Alemania. 
Y ello ha sido adobado por una declaración espúrea y rechazable de ese otro espécimen independentista que no pronuncia una buena palabra ni ejecuta una buena acción, el president del Parlament de Cataluña, Torrent, quien se debe sentir el portavoz de los dioses para vituperar con dobleces y mentiras lo que viene siendo la aplicación de la Ley en la democracia española. Se ha añadido a ello la revuelta callejera (se dice que sin violencia), que ha generado casi un centenar de heridos, todo ello propiciado por los antisistema iconoclastas que insultan el buen sentido y hacen añorar el "seny" catalán, tan difuminado ahora. 
Quede, pues, constancia, de que en esta ocasión "el ratón ha caído en su propia ratonera", la de la sinrazón y la falsedad.
26 marzo 2018
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

sábado, 3 de marzo de 2018

El bisbe Climent y Pedro Laín Entralgo: Dos magníficos libros de dos eruditos autores (Marc A. Adell y Francisco Roger)

Hay ocasiones en la vida de uno, cuando ya se acumulan tantas y tantas millas de travesía, en las que de manera impensada pero emotiva se acumulan las experiencias gratas y se renueva el espíritu y la confianza en la cultura, la erudición y sus protagonistas. 
Viene ello a cuento porque a quien esto suscribe le han supuesto auténticas satisfacciones los acontecimientos de presentación de sendos libros, cuyos autores le son muy allegados y apreciados. 
En efecto, el pasado día primero de marzo tuve la suerte de ser invitado a presenciar en el Salón de Grados de la Facultad de Geografía e Historia de la Universidad de Valencia, a la presentación por el propio autor, del libro de Marc Antoni Adell Cueva,
titulado "El bisbe Climent i la pedagogia de Il'lustració"
El acto fue prologado por el Profesor Dr. Antonio Mestre, quien se refirió a la figura tratada en el libro, resaltando que el Dr. Adell se haya concentrado desde hace tiempo en el análisis de la figura de este renombrado obispo de los siglos XVII y XVIII, efectuando una muy valiosa exégesis de sus textos y analizando sus decisiones e iniciativas. 
El Dr. Adell Cueva ofreció una prolija explicación del contenido de su obra, para destacar a los presentes que en ella se recogen las acciones pastorales de la figura analizada y sus criterios pedagógicos, que influyeron en la Ilustración de la época, ya que el
prelado Climent, como obispo de Castellón, Barcelona y Tortosa y promotor de tantos y tantos centros para la enseñanza, dejó constancia de su talla personal y profesional. 
El pormenorizado estudio que el libro contiene brinda al lector una completa perspectiva (en modo alguno contaminada ni de clericalismo ni de patinas pseudo-religiosas) de la figura histórica del glosado prócer.
...
Y el viernes, día dos, mi buen amigo el Dr. Francisco Roger Garzón ofreció al público su obra titulada "La aventura de escribir. Pedro Laín
Entralgo y las Generaciones Españolas", en la que con meticulosidad del erudito que es, ofrece una visión completísima de la figura académica, profesional, literaria y social que ha sido Pedro Laín Entralgo. 
La introducción corrió a cargo del Dr. Raul Francisco Sebastián Solanes, quien situó en el tiempo y en el espacio académico y social al gran intelectual y docente que fue Laín, y destacó asimismo la dedicación que a su figura viene dedicando el autor de la obra que se presentaba, el Dr. Roger.
El libro ofrecido merece todos los elogios, pues
contiene una recopilación y análisis de la personalidad, los hechos y las obras del ilustre D. Pedro Laín Entralgo, catedrático eminente de Medicina, Académico de las Reales de Medicina, Lengua e Historia, escritor prolífico que ha legado muchos libros, ensayos y estudios, de los que destacó el Dr. Roger el concepto de "aventura de escribir" que Laín analizó como la osada voluntad que todo autor pone de manifiesto cuando se arriesga a
crear una obra literaria. 

En resumen, el acto resultó completo y brillante, y los asistentes animaron al Dr. Roger para que persevere en su estudio y atención a esta figura de la vida española.
...
Comentado lo anterior, permítame el lector que dedique un gran abrazo de felicitación a mis grandes amigos, el Dr. Adell Cueva, con el que ya tantos lustros de amistad y compañerismo nos contemplan; y al Dr. Roger Garzón, ejemplo del intelectual investigador con el que en tantos actos culturales me honro en coincidir, porque sus obras contribuyen a introducirnos a sus admiradores en los vericuetos y las realidad de la historia y de la ciencia. 
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA