jueves, 2 de julio de 2015

Grecia: La crisis que acosa a Europa y que encubre a unos gobernantes ineptos y caraduras. ¿Tomará nota Podemos?



"El referéndum griego: una buena mala idea

Por: José Ignacio Torreblanca | 01 de julio de 2015

“La decisión de Alexis Tsipras de convocar un referéndum es una muy mala idea. Y no porque los referendos sean malos en sí mismos sino porque para que cumplan su función democrática tienen que reunir una serie de condiciones. Un referéndum exige una pregunta clara que la gente corriente pueda entender. Y las posibles respuestas, idealmente no más de dos y mutuamente excluyentes, deben estar igualmente claras, tanto en su formulación como en las consecuencias. Ninguna de esas condiciones se da aquí.

La pregunta del referéndum griego remite a un complejísimo texto de diez páginas sembrado de detalles sobre aumentos de impuestos, recortes en gastos y reformas estructurales que la inmensa mayoría de los griegos ni podrá leer ni mucho menos entender. Incluso la minoría que pueda entenderlo no podrá valorarlo fácilmente, ni en su contenido ni en sus implicaciones. Cada griego tendrá que hacerse dos preguntas de muy difícil respuesta: una, si las medidas que las instituciones europeas ofrecen son las adecuadas para relanzar la economía griega (¿comparadas con qué?); dos, si independientemente de la sabiduría de dichas medidas, el gobierno griego podría obtener mejores condiciones en una nueva negociación. A la primera pregunta, el gobierno griego responde que no, a la segunda que sí. ¿Entonces por qué convoca un referéndum?

El referéndum es instrumento de ratificación y, por tanto, de legitimación democrática de los acuerdos ya alcanzados, no un ardid negociador para acumular fuerzas de cara a una negociación posterior. Lo que hace un gobierno que convoca un referéndum para pedir el no a un acuerdo no alcanzado es confesar su debilidad en un doble plano: en el exterior, incapaz de cerrar un buen acuerdo, y en el interior, incapaz de lograr su ratificación. De ahí que, inevitablemente, el referéndum se convierta en un plebiscito sobre el negociador. Ahí es donde esta consulta acaba convirtiéndose en una buena idea: tras seis meses de negociaciones, todo griego debería tener una opinión formada sobre si Tsipras debe seguir al frente de la negociación o si es hora de ir a unas elecciones anticipadas. El referéndum versará sobre la gestión que Tsipras ha hecho de las negociaciones con los socios comunitarios. Una pregunta muy pertinente y que ayudará a clarificar el futuro de Grecia.”

(Publicado en la edición impresa, página 2, del Diario EL PAIS, el miércoles 1 de julio de 2015)


Mi buen amigo y colega portugués, el Dr. Alberto Jorge Silva probablemente disentirá bastante de lo que comenta el Profesor Torreblanca en su blog “Café Steiner”. Y de lo que yo escribo, tal vez.

Y lo entiendo.

El Dr. Alberto Jorge, ilustre jurista, es de los “zurdos” de verdad, o sea, de quienes honran las izquierdas formando parte de ellas, pues se trata de persona honesta, de gran formación humanística y jurídica, fácil y docta escritura y especial sensibilidad hacia los problemas sociales, máxime en Portugal, país en el que el gobierno conservador ha aplicado unos durísimos correctivos al estado del bienestar, por mor de resolver el “rescate” que en su día se vio obligado a solicitar.

Pero, por encima de la realidad portuguesa y de lo opinable que viene a resultar el trance de la crisis en Grecia, es difícil sustraerse a la sensación de que Tsipras y Varufakis no son “trigo limpio”, y tienen en sus manos la “patata caliente” de la crisis en Grecia, que no saben cómo quitarse de encima. 

Parto de la base indudable de que en Grecia los gobiernos precedentes efectuaron una deplorable gestión de la “cosa pública” y “quemaron” la economía, dilapidando excesos en medidas aparentemente sociales sin fundamento económico razonable y permitiendo a la oligarquía casi eterna en el país helénico campar a sus anchas, en detrimento del sufrido pueblo.

No me sustraigo a la consideración de que someter a referéndum una cuestión importante para un país es una decisión de democracia aparentemente intachable.

Mas la finalidad y el uso de ese referéndum son espúreos, ya que el primer ministro convocante, al tiempo de llamar a la consulta popular sobre las condiciones de negociación que impone Europa, y al tiempo de pedir con tronío que no se acepten, juega al gato y al ratón con la Unión Europea, Banco Central Europeo y Fondo Monetario Internacional, ofreciendo despuésde la convocatoria otras propuestas de acuerdo y llegando casi a aceptar por adhesión la última propuesta de la otra parte.

Contrasentido y contradicción que saltan a la vista y evidencian un falta de rigor total, al tiempo de subrayar una desvergüenza y “cara dura” sin límites, al decir unas cosas en un foro y las contrarias en otro.

Y el colmo de los colmos es mantener que si triunfa el “sí”, la aceptación a las propuestas europeas, el gobierno dimitirá.

¿Amenaza, advertencia o real reconocimiento de un fracaso?

Sea lo que fuere, ahí está la posición racional y razonable de Alemania (bajo la batuta de la presbiteriana Ángel Merkel), manteniendo que, una vez realizado el referéndum y según los resultados, ya se decidirá si se re-emprenden las negociaciones y bajo qué parámetros.

Y en nuestro país, los de “P(j)odemos” han hecho “mutis por el foro”, eludiendo cualquier posicionamiento al respecto, y rezando (es un decir, porque su jefe se llama “Iglesias”) para que se pierdan en los archivos las fotografías en las que él mismo daba entusiasta apoyo ante los mítines al infumable Tsipras.

Esos “P(j)odemos” que, después de ocultar como el avestruz su apoyo y dependencia del chavista Maduro, de Venezuela, eluden recibir a las esposas de los líderes opositores venezolanos, en indignante prisión política, con la excusa de “problemas de agenda”.

¡Vaya caradura!

Al menos que digan que no quieren o no les conviene encontrarse con esas personas, porque podrían remover sus conciencias pseudo-democráticas…

Así que “esperando que es gerundio…” y deseando que por uno u otro camino la crisis de Grecia se resuelva, poniendo fin a días de zozobra y peligro en lo económico.

Y si además caen los impresentables que avivan el fuego de los quebrantos sociales, mucho mejor…

“Cuando un hombre estúpido hace algo que le avergüenza, siempre dice que cumple con su deber”  George Bernard Shaw (1856-1950) Escritor irlandés.

SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

2 comentarios:

  1. Los comunistas, no son estúpidos, sino malvados. Un sistema fracasado después de haber provocado millones de muertos, millones de tragedias e injusticias y la pobreza de total de los países que lo han sufrido. Estúpidos son los que llamándose de centro izquierda, les han dado otra vez la posibilidad de gobernar en Autonomías y Ayuntamientos. De nuevo un frente popular en España. ¿Porque tenemos que repetir la historia?

    ResponderEliminar
  2. Yo no creo que haya que exagerar los calificativos, y menos de los comunistas en España, que hicieron buenas cosas en la transición democrática y son unos más en el variopinto panorama actual. Bien cierto es que la historia ha dejado muchas huellas de profundos fracasos del sistema comunista, pero no solamente de ellos. En efecto, lo que sorprende es que los que quieren ser de centro izquierda se echen en brazos de los de izquierda total y rupturista, solamente para alcanzar algo de poder, que ansían, después de tan malas gestiones como hicieron.
    No creo, en fin, que se haya inbstaurado en España un frente popular, sino más bien se han aliado fuerzas casi incompatibles para tratar de impedir que continue la misma tendencia política en el poder. Ellos mismos caerán, sin duda. Y han seducido a los descontentos, que ni siquiera saben la ideología de muchos de los grupos o partidos que han alcanzado el gobierno en ayuntamientos y autonomías.
    De cualquier manera, Victor Zambra, muchas gracias por el comentario, ya que este blog pretende ser abierto y plural, de libre expresión, siempre que no se sobrepasen las lineas de la educación y de la democrática convivencia.

    ResponderEliminar