viernes, 16 de abril de 2010

Las cenizas volcánicas ¿Solamente sobre Europa?

“Si el vaso no está limpio, lo que en él derrames se corromperá”.- Quinto Horacio Flaco (65 AC-8 AC) Poeta latino.

Un día después, el colapso del tráfico aéreo en Europa no sólo mejora sino que está empeorando, debido a la nube de ceniza provocada por la erupción de un volcán en Islandia.
La nube volcánica ha provocado el cierre de numerosos aeropuertos en 16 países europeos y la cancelación de miles de vuelos. La situación se ha agravado hoy con el cierre del aeropuerto de Fráncfort, el primero de Alemania y el tercero de Europa, y el de Amsterdam.
La clausura de los aeropuertos afecta ya a 13 países europeos que son: el Reino Unido, Alemania, Holanda, Finlandia, Bélgica, Dinamarca, Francia, Polonia, Austria, República checa y los tres Estados bálticos, Letonia, Estonia y Lituania, que también han anulado todos sus vuelos por la falta de visibilidad. Algunos países como Suecia, Noruega e Irlanda han comenzado a reabrir su espacio aéreo.
En España, los aeropuertos prevén cancelar hoy un total de 453 vuelos. Las situaciones más difíciles se vivirán en Madrid, con 80 vuelos cancelados, Barcelona, con 73 vuelos, Málaga con 61 y más de 70 cancelaciones en Valencia y Alicante.

El anuncio de las cancelaciones ha provocado la desesperación de los viajeros que han dormido en las instalaciones aeroportuarias porque ayer no salieron sus aviones y también de los que empiezan a llegar en busca de una solución.
La ceniza volcánica contiene partículas que pueden afectar al funcionamiento de las turbinas de los motores de los aviones y absorbe fácilmente agua, según los expertos.
La agencia europea de control aéreo, Eurocontrol, prevé que hoy se operen 11.000 vuelos en el espacio aéreo europeo, lo que supone el 39% de los movimientos programados en una jornada habitual, que ronda los 28.000.
(De “El Mundo”, 16/04/2010)

¡Vaya caos que se ha organizado en Europa por mor de la erupción de un volcán de nombre impronunciable, en Islandia (Iceland en inglés, que es más propio)!
Al principìo incluyo unas escuetas notas al respecto, que ilustran sobre los problemas surgidos y por surgir.
Y estaba hoy yo pensando al respecto de ese tremendo lío que afecta a viajeros, aerolíneas, mercancías, negocios, etcétera, cuando me ha llegado el e-mail siempre culto y afectuoso de la doctora Cristina Seriedak, médico argentino-ucraniana residente en el país de La Pampa y La Patagonia, que siempre evidencia su gran cultura, su preocupación por sus raíces ucranianas y su interés por mantenerlas allende los mares, a tantos kilómetros de distancia del país europeo de sus ancestros como se hallan en la Argentina la región de Río Negro y la localidad de Choele Choel.
(Aprovecho la ocasión para sugerir una visita a la web de la doctora Serediak, sobre los “Pysanka”, o huevos decorados de Ucrania, cuyo link puede hallarse en la lista de enlaces junto a este texto)
Pues bien, me comentaba la siempre afectuosa y delicada señora Serediak que había realizado un interesante viaje hasta Iguazú, que iba a publicar en breve y que prometía enviarme para comentarios, y acababa con un lamento sobre los problemas que actualmente aquejan a nuestros dos respectivos países (Tres, diría yo, porque Ucrania lo es de corazón para Cristina y para el que escribe).
A raíz de ello, me ha venido el recuerdo de ese caos que las simples fuerzas de la naturaleza –la erupción impensada de un volcán— han creado en el mundo más civilizado, más moderno, más asentado (al menos eso nos creemos) como Europa.
Y más aún me ha venido a la cabeza que al menos este caos “de ceniza volcánica” ha sido porque la “madre naturaleza” así lo ha querido, pero que mucho más grave es ese otro caos de la crisis económica, de la crisis de las ideas, de la crisis de los valores, que se ha introducido, cual virus troyano de ordenador, en nuestra sociedad, y amenaza no solamente con expandirse por todo el sistema, sino con ir poco a poco eliminando valores y criterios esenciales.
Que si los unos son corruptos; que si los otros se dejan corromper; que si los hay que manipulan e intoxican para solamente conservar el poder y las prebendas; que si también los hay que apoyan el terrorismo y el independentismo como forma de saciar sus ansias de revancha, etcétera, etcétera.
Esas son las cenizas que el volcán de la humana ambición ha lanzado al mundo y que amenazan con introducirse en las turbinas de los motores de nuestra civilización y cultura, para poco a poco ir inmovilizando este nuestro mundo occidental.
Una de dos: O el volcán deja de emitir cenizas, o aprendemos a combatirlas.
En otro caso, los aeropuertos de nuestro mundo actual, los aviones de la intercomunicación entre gentes, quedarán paralizados.
¿Acaso soy pesimista?
“ La política es demasiado a menudo el arte de traicionar los intereses reales y legítimos, y de crear otros imaginarios e injustos”.- Arturo Graf (1848-1913) Escritor y poeta italiano.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA







No hay comentarios:

Publicar un comentario