martes, 11 de marzo de 2014

Memorias de la Historia: El 11 de Marzo de 2004. Cuando la muerte viajó en los trenes de Madrid y la amenaza terrorista conmovió al mundo



“El 11-M cierra heridas pero no nos libera de seguir buscando la verdad


en los hechos ha sido incluso objetada por el presidente del tribunal sentenciador. Indagamos en la prueba fundamental para condenar a Zougam, y, en estos momentos, las dos testigos protegidas están siendo procesadas por falso testimonio. Las numerosas aportaciones de este periódico al proceso pueden verse reflejadas en el sumario.

















puedo por menos hoy que acordarme de los 192 que se fueron y de ellos, los grandes héroes anónimos.

servicios sanitarios alertaron a la ciudadanía de que ya no hacía falta más sangre, que estaban todas las reservas llenas. Fue emocionante.

consuela. Aquella mañana, poco a poco, se fueron acercando profesionales de la sicología a Ifema, al mayor tanatorio de la historia democrática de España. Muchos/as dejaron sus trabajos. Otros, se olvidaron de sus días libres... Y se fueron juntando, esperando apoyar a los sicólogos municipales. Sabían que la jornada sería tan negra como histórica. Allí llevaron las bolsas. Muchas de ellas, con el sonido
de sus móviles aún retumbando en su interior. Casi nadie se acordará ahora, pero la gestión de aquello la pilotó María Dolores de Cospedal, entonces subsecretaria de Interior.



Tremendo drama. Enorme trauma para los ciudadanos de España y del mundo. Vuelco político.
Todo eso y mucho más se agolpa en la memoria cuando se recuerdan los dramáticos acontecimientos del 11-M en Madrid. 







acaecido, aunque acabó con la condena de unos cuantos musulmanes
y algún que otro desquiciado español, pero sin aclarar casi nada sobre el origen y la autoría intelectual del desastre.


asociaciones de víctimas, del pueblo llano. Y por fin parece que se ha adoptado una postura común de recuerdo de los desaparecidos y de rechazo de la violencia ciega y salvaje.

1 comentario:

  1. Muy triste. Me uno a vuestros recuerdos y pena

    ResponderEliminar