viernes, 23 de agosto de 2013

UCRANIA: 24 DE AGOSTO, XXII ANIVERSARIO DE SU INDEPENDENCIA. CRECE LA CORRUPCIÓN, EMPEORA EL NIVEL DE VIDA Y SE FRACTURA LA CONVIVENCIA

El Acta de Declaración de Independencia de Ucrania (en ucraniano: Акт проголошення незалежності України) fue aprobada por el parlamento ucraniano el 24 de agosto de 1991. El acta establecía a Ucrania como un estado independiente y democrático.
El acta fue aprobada en el momento en que los líderes conservadores comunistas de la Unión Soviética ejecutaban el Intento de Golpe de Estado en la Unión Soviética, en un intento de restaurar el control del Partido Comunista de la Unión Soviética sobre todo el país. Como respuesta, el parlamento de Ucrania en sesión especial aprobó por abrumadora mayoría el Acta de Declaración. El acta fue aprobada por 321 votos a favor y 2 votos en contra, con 6 abstenciones. El autor del texto fue Levko Lukyanenko.

El mismo día, el 24 de agosto, el parlamento convocó un referendum para apoyar la Declaración de Independencia. La proposición para convocar un referéndum nacional fue un acuerdo entre el líder de la mayoría Oleksandr Moroz y el líder de la oposición Ihor Yukhnovsky.

En el referéndum de 1 de diciembre de 1991, el pueblo de Ucrania expresó mayoritariamente su apoyo al Acta de Declaración de independencia, con más del 90% de los votos a favor. Poco después la independencia de Ucrania fue reconocida en el mundo entero.

Acta de Declaración de Independencia de Ucrania
En vista del peligro mortal que rodea a Ucrania en relación al golpe de estado en la URSS el 19 de agosto de 1991, continuando con cientos de años de tradición del desarrollo estatal en Ucrania, procediendo en base al derecho de la nación a la autodeterminación de acuerdo con la Carta de Naciones Unidas y otros documentos

legales internacionales e implementando la Declaración de Soberanía Estatal de Ucrania, la Rada Suprema de la República Socialista Soviética de Ucrania solemnemente declara la Independencia de Ucrania y la creación de un estado ucraniano independiente . UCRANIA.
El territorio de Ucrania es indivisible e inviolable. Desde este dia en adelante, la Constitución y las leyes de Ucrania serán las únicas válidas en el territorio de Ucrania. Este acta entra en vigor desde el momento de su aprobación.
RADA SUPREMA DE UCRANIA, 24 de agosto de 1991
Referéndum de Independencia de Ucrania de 1991

El Referendum se llevó a cabo en Ucrania el domingo 1 de diciembre de 1991. La única pregunta que el referéndum hacía fue: "¿Apoya el Acta de Declaración de Independencia de Ucrania?" con el texto del acta impreso en primer lugar. El referéndum fue convocado por el parlamento ucraniano para confirmar el acta de independencia, que había sido aprobada por el parlamento el 24 de agosto de 1991.

Los ciudadanos de Ucrania expresaron abrumadoramente su apoyo a la independencia. En el referendum tuvo una participación de 31,891,742 (o 84.18%) votantes registrados, y votaron a favor 28,804,071 (90.32%).

El mismo día se realizó la elección presidencial, en la que los ucranianos eligieron a Leonid Kravchuk, hasta ese momento jefe del parlamento actuando como Presidente de Ucrania en funciones.

(De Wikipedia y otras fuentes)
Como relato en mi blog sobre viajes (Véase “De acá para acullá”, en el link http://deacaparaaculla.blogspot.com.es/) hace menos de un mes viajé a Ucrania con mi esposa, y tuve la ocasión, una vez más, de comprobar personalmente los cambios que van produciéndose en las infraestructuras y en los servicios, así como la evolución de los mercados y de la vida cotidiana de los ciudadanos, además de poder comentar con intelectuales del país la actual situación política y económica y las perspectivas de futuro que se ofrecen.

Confieso que regresé bastante desalentado.

Lo único que comprobé mejorado fueron las carreteras principales, no porque se hayan construido espectaculares trazados, sino porque al menos se ha reparado su pavimento con una capa asfáltica “a la europea”, que ha eliminado bastantes de los socavones y tramos descarnados que tradicionalmente existían y que solamente se
arreglaban mediante parches de asfalto con gravilla, que duraban menos que un  helado al sol y servían, eso sí, para romper y crujir muchos parabrisas.

Supongo, y me lo confirman los ucranianos, que eso ha sido un “lavado de cara” con motivo de la Eurocopa 2012 celebrada el pasado año.

Sin embargo, me cuentan que hay rutas desde y a fronteras, por ejemplo, al sur, desde Hungría a Mukachevo, por Berehove, en las que un barranco sería más transitable que la carretera, o lo que sea, que existe actualmente.

En lo social, siguen abundando los enormes y lujosos coches que circulan a toda prisa por todas partes, eludiendo los controles de velocidad policiales (y más bien sobornándoles), automóviles del 5% de la población, de la oligarquía que nada en la abundancia gracias a los “pelotazos” y a la corrupción”.

Pero el resto de la población mal vive con sueldos algo mejores que en la época de la independencia, pero soportando un coste de la vida altísimo.

Pongo ejemplos: un brick de leche cuesta casi el doble que en España; el zumo (en Ucrania hay grandes fábricas) es un poco más
caro que en España; el café está por las nubles. ¡Hasta el vodka ha subido un 100%!

Asequibles son las patatas y algunos productos agrícolas, si se compran en los mercados. Y en ocasiones la carne de cerdo está al mismo precio que en España, si su adquisición es en los mercados, porque la que se vende en algunas calles de pueblos y ciudades pequeños, sin garantías sanitarias, es algo menos cara.

En fin, que el pueblo ucraniano puede adquirir más cosas, pero tiene menos dinero.

En lo social, se ha producido también la fractura entre los “dos Ucranias”: la del Este, absolutamente pro-rusa y de habla y cultura rusa; y la de Occidente, menos rica, pro-occidental, de habla ucraniana y cultura bastante polaca y en parte húngara.

En lo político, un desastre: Yanukóvich, a quien ya se llamaba “bandido” antes de acceder a la Presidencia de la República, porque inclusive había sido condenado e ingresado en prisión por oscuros
delitos, ha consolidado una “democracia virtual”, en la que se hace y deshace a su antojo, ya que se ha inventado acusaciones para encarcelar a su feroz contrincante, Yúlia Tymoshenko, una aguerrida y enormemente egoísta (yo la denomino “terrorista política”), y así, sofocada la oposición, tener vía libre.

Ese sinvergüenza de presidente dice querer aproximarse a la Unión Europea, mientras hace guiños a Putin, el sátrapa ruso que es su consejero, y gana méritos para una mayor integración entre los dos países.

Mis amigos catedráticos y profesores, que nada gustaban de los anteriores presidentes, ahora se lamentan de tener que aguantar a este individuo sin escrúpulos, que barre para su familia, y busca sun enriquecimiento personal.

Circula por Ucrania una pseudo anécdota, en la que se narra que Yanukóvich recorría en helicóptero una de las regiones más industrializadas del país (en el Este, claro está) y el adulador ministro que le acompañaba, le iba mostrando enormes complejos industriales en funcionamiento.

“Señor Presidente, ésa es la fábrica de vuestro hijo Dmitriy”; “Ésa es la factoría de vuestro cuñado Sergiy”; “Ése es el complejo industrial de vuestra esposa…”

A lo que comentó el presidente Yanukóvich: “¡Parece que en Ucrania solamente trabajan los de mi familia!”


En fin, por encima de tanta miseria y porquería, sigue luciendo impoluta la independencia de un pueblo sencillo, trabajador, abnegado, leal y hospitalario, adaptado a las mil tribulaciones que la historia le ha deparado, pero revestido pese a todo de aquél espíritu indomable que las culturas cosacas y hutsules le fueron imprimiendo, para que la dinastía Rus, mediante la princesa Olga y los hermanos Kyiv, más el príncipe Vladimyr, conformaran una nación que fue cuna de Rusia y granero cultural y alimentario de las poderosas Rusia y Unión Soviética.

A ese pueblo llano y fiel, adorable en el trato, van dirigidas estas líneas, con la felicitación por los ya ¡veintidós años! de independencia, y con los votos y deseos de que ese Dios y esos santos a los que tan a menudo se encomiendan desde las distintas religiones, ayuden a alcanzar la paz y bienestar sociales y la prosperidad que tan buenas gentes se merecen.

A los sones del himno nacional de Ucrania, que intentaré insertar, para que se pueda comprobar su belleza, yo también grito con emoción: 
¡Slava Ukraina! ¡Gloria a Ucrania!

"La independencia, igual que el honor, es una isla rocosa sin playas".- Napoleón I (1769-1821) Napoleón Bonaparte. Emperador francés

HIMNO NACIONAL UCRANIANO
http://www.youtube.com/watch?v=bHzHlSLhtmM&feature=relmfu


SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

2 comentarios:

  1. Esplendido articulo que relata una lo que ha acontecido tras la disolución de la URSS en la mayoría de sus ex repúblicas...vivido en primera persona.
    Me convierto en un fiel seguidor de su blog

    ResponderEliminar
  2. Excelente articulo, lastima que se trate de nuestra patria! Cristina Serediak

    ResponderEliminar