miércoles, 28 de enero de 2009

LOS UNOS POR LOS OTROS... Y LA CASA SIN BARRER

"Cuando yo era chico me decían que cualquiera podía llegar a presidente de la nación. Estoy empezando a creerlo" Clarence S. Darrow (1857-1938) Abogado estadounidense.
¡Vaya Días que está brindando la actualidad!
Y no me refiero simplemente al acontecer político, sino al diario.
Como se decía en los cuentos antiguos, “Pues, señor…”, resulta que un día a un presidente del gobierno de España se le preguntó si había peligro de que viniera el lobo de la crisis y la recesión económica, y se encabritó, llamando falto de patriotismo a quien así pensara y diciendo que con las reservas que tenía España, había de sobra para equilibrar y compensar cualquier crisis.
Y en esa misma época, su ministro de economía ya hablaba en voz baja de la crisis pero oficialmente solo se había producido una “ralentización”.
Y resulta que llegó la crisis, brutal, con un desempleo mucho mayor de lo esperado, con empresas cayendo como brevas maduras, y el presidente dijo que ello iba a ser transitorio y que esperaba que hacia mitad del año 2.009, “se invirtiera” la tendencia.
Y resulta que mientras tanto, pues le dio al clima por cambiar mucho y comenzaron grandes nevadas y lluvias, que pillaron desprevenidos a todos y especialmente a las administraciones y servicios públicos, de manera que hubo más de millón y medio de automovilistas atrapados en las autopistas, un montón de miles de pasajeros "innivados" en el aeropuerto de Madrid durante tres o cuatro días, y muchas cosas más, todo ello ante la sorpresa e inoperancia de una “miembra” infumable del gobierno que se llama Magdalena (vulgarmente se le conoce como “Maleni”), y que desde su comparecencia en el Congreso de los Diputados en el día de ayer, yo al menos paso a llamar “Madame Predictor” (sí, como el test de embarazo, que bastantes situaciones de preñez nos produce ella), porque según sus palabras “no había predicción que hiciera predecible esa predicción de nieve, y por falta de predicción no se pudo predecir los problemas predecibles en esas predichas las circunstancias climatológicas”. (Digo yo, que además de infumable, llena de "poesía")
Y por ello, “Madame Predictor” cargó contra el Alcalde de Madrid, la presidente de la Comunidad del mismo nombre y la compañía Iberia, como únicos responsables del vergonzoso caos producido, ya que su ministerio (el de Fomento, tal vez fomentador de empastres continuados) nada tenía que ver, por ejemplo, con que en el aeropuerto de Barajas hubiera solamente dos máquinas quitanieves…
Y resulta que la compañía Iberia debió ser culpada de la nevada que impidió despegar y aterrizar a sus aviones, ya que sus pilotos tal vez debieron esparcir por el cielo “polvitos” anti-nieve.
Y el Alcalde de Madrid debió avisar a los conductores que la nieve en las autopistas de responsabilidad estatal no se iba a limpiar, por falta de “Predictor”.
Y la Presidenta de Madrid debió comprar más sal para evitar se helara la nieve…
Bueno, y se fue la nieve y llegó el viento huracanado con grandes lluvias, y ahí también falló el “predictor” del servicio meteorológico, que no informó “del todo” sobre el ciclón que tantos daños iba a causar.
Y cuando pasaron las nieves, las lluvias, los vientos, los incendios, pues aparece que los de la oposición, siempre tan engallados entre ellos, descubren los jueguecitos de espías que hace años vienen haciéndose…
Total, que unos y otros se enzarzan entre ellos, discuten de todo, se echan las culpas de todo, y mientras tanto, el paro “no para”, la economía se hunde, los servicios no funcionan, el gobierno “se inventa” ayudas de dinero a quienes lo tienen (los bancos) y promete empleo a través de un plan más propio de bebés que de políticos, mediante el cual los ayuntamientos han de hacer urgentemente unas obras –sean más o menos precisas— para generar un empleo con los impuestos de todos, por un poco de tiempo, para que después los “empleados” vuelvan a “desemplearse”. Y así, más gasto en impuestos, los mismos parados... ¡ y mayor "cabreo"...!
En fin, lo dicho, que los unos se excusan en los otros, todos van contra todos, como en el patio del colegio, y nuestra casa española cada vez está más sucia, más abandonada, más sin barrer, más irreconocible y pudibunda que hace muchos años.
¡Si al menos pudiéramos barrer a los políticos!
¡Eso sí que daría empleo y ánimos a muchos ciudadanos!
Y si no, pues "fabriquemos" una gran nevada, encargando a "Madame Predictor" su "predicción" y solución: Seguro estoy que diez años después todos los "enredantes" siguen todavía atrapados por el colapso de la ineptitud de "Maleni", sus jefes y sus oponentes...
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario