lunes, 11 de julio de 2016

Cosas de fútbol: Portugal estalla de gozo tras conquistar su primera Eurocopa, sucediendo a España

Épica primera Eurocopa de Portugal
Tras un pase agónico, tras dos prórrogas, tras una tanda de penaltis los lusos llegaban a la final frente a la mejor selección del torneo, que encima era la anfitriona. Por si fuera poco, en los primeros minutos perdía a Cristiano Ronaldo. Pese a ello, un gol en la prórroga les ha valido para alzarse con su primer trofeo continental
(Pedro Ruiz   10/07/2016, en “La estrella Digital”)
Las leyes no escritas del fútbol dicen que cuando un equipo perdona lo acaba pagando. La final de ésta Eurocopa ha vuelto a poner de relieve que estas reglas no escritas se cumplen con bastante frecuencia. Cómo los funambulistas, Portugal ha estado en la cuerda durante todo el torneo y en la final ha hecho su truco más complicado, ganarle la final a Francia en su casa y sin su estrella Cristiano Ronaldo.
En el minuto 23 se rompía la final, la rodilla de Ronaldo decía basta tras un fuerte choque con Payet. El luso tras el golpe había intentado proseguir, incluso el equipo médico le practico curas intensivas durante cinco minutos pero no hubo manera. En la vuelta al terreno de juego tras ver como no podía reaccionar ante un sprint pedía el cambio.
Hasta entonces, Francia había sido dueño y señor de la final. Después también.
La escena se quiera o no impone. Observar atónito como 75.000 almas entregadas entonan ‘La Marsellesa’, con Saint Dennis engalanado en azul, blanco y rojo provoca el congoje en el rival. Si le añades once atletas (quizás el que menos cumple ese requisito es el rapidísimo Griezman) que te soplan en la nuca en cada acción, se explica la primera parte de la gran final de la Eurocopa.
Al shock inicial de la fuerte salida de los galos se le sumaba la perdida de Cristiano. Sissoko, el jugador del Newcastle, se convirtió en el martillo pilón de Francia. Al corte, en carrera, rematando en el área o fuera de ella, el jugador francés estaba en todos los sitios y el único de Portugal que parecía pararlo era Rui Patricio.
Paradójicamente, el avance francés menguó a partir del minuto 25. No por el buen hacer de Portugal que hasta el minuto 35 no fue capaz de dar más de cuatro pases seguidos, sino porque Griezman, Payet y Pogba habían desaparecido.
La segunda parte fue más de lo mismo. La potencia física francesa se estrellaba una y otra vez contra el muro luso. Unas veces la defensa, con un Pepe imperial, otras los aciertos del portero luso, el mejor de largo de Portugal, y por último la poca puntería de
Francia abocaron el partido al empate.
Griezman tuvo una de las más claras tras el centro de Coman, que había salido por un desaparecido Payet, pero su remate se fue rozando el travesaño. Sissoko hizo incluso una segunda parte mejor que la primera y un remate suyo se encontró con una estirada monumental de Patricio.
Ante las continuas acometidas galas, los lusos tenían suficiente con aguantar y no desordenarse. Un partido muy meritorio en el despliegue físico pero con muchas lagunas en ataque. Sirva de ejemplo, que la jugada más peligrosa de Portugal fue un centro envenenado de Nani que hizo estirarse a Lloris, hasta ese momento inédito y ya había pasado el 70.
Cuando el partido parecía abocado a la prórroga, Francia tuvo la última. Tras una fantástica maniobra de Gignac que dejaba sentado a Pepe estrellaba el balón en el palo y mandaba el partido a la prórroga.
Tras los 90 reglamentarios, la prórroga comenzó sin mucho fútbol. Demasiado miedo a perder. Poco de cada equipo, salvo alguna jugada de Francia con Koman como estiletes y un remate de Éder en un córner.
Todo cambiaría en la segunda parte de la prórroga, no porque mejorara el juego de ambos equipos sino porque Éder se sacó de la chistera un disparo raso que se convertía en el primer gol. Un golazo que vale una Eurocopa. Un zurdazo que se ha transformado en la primera de la historia de Portugal. Portugal había resistido lo inimaginable ante una Francia que lo intento pero que pagó la falta de puntería de Griezzman y la desconexión de jugadores tan importantes como Pogba o Payet.”
Cuando en el día de ayer visioné la final de la Eurocopa de fútbol, de no excesiva calidad de juego, pero emocionante como siempre, sentí la satisfacción de comprobar cómo el equipo de Portugal, aparentemente mermado por la lesión de su jugador emblemático, Cristiano Ronaldo, se sobreponía a sus carencias y lograba batir a la potente selección de Francia, que caía derrotada y sufría amargamente un aparente “deshonor” al ser vencida ante su propia afición y en su propio estadio capital.
Sea como fuere, el juego y el deporte tienen estas cosas, y tampoco hay que extrapolar una victoria deportiva para llegar a consideraciones de honor nacional ni cosas por el estilo.
La realidad, en el fútbol, como en la vida, es que los resultados son los que mandan, y Portugal marcó un gol mientras que Francia no lo consiguió, pese a tener la suerte muy esquiva.
Al final, triunfo portugués y alegría desbordada en
nuestra nación vecina y hermana, en la que el fútbol sigue siendo nexo de unión y compactación, en la que el himno nacional jamás es abucheado, y en la que todos quieren estar más unidos y ni piensan en separatismos. Paradojas de la vida.
El triunfo de Portugal me satisfizo, por los muchos vínculos que aún conservo en ese país, en el que viví y conviví y gocé bastantes años, y en el que alcancé el dominio de su idioma y el placer de escuchar los fados, de disfrutar con sus tradiciones, de sentirme querido por sus gentes, de hacer amistades que aún perduran.
No olvido, sean más o menos aficionados, a mis entrañables amigos, el jurista Dr. Alberto Jorge Silva,
el médico Dr. Olimpio Alcide Ferreira, el ex bancario José Silva Mendes Gomes y tantos otros portugueses de buena lid.
A todos ellos mi felicitación y mi abrazo efusivo; que ya era hora que Portugal, en la que el fútbol es casi religión, se alzase con algún trofeo importante.
Si además esa Eurocopa se obtuvo sucediendo a España y derrotando a Francia, miel sobre hojuelas.
A los franceses, tan chauvinistas ellos y a veces tan orgullosos de lo que no deben, solamente recomendar resignación, porque en la vida para gozar del triunfo alguna vez hay que sufrir una y mil derrotas.
Dicho queda:
¡Felicitaciones Portugal ¡Felicitaciones portugueses!
¡Muitos parabems!
¡Por muitos anos!
¡Gloria a Portugal!
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

2 comentarios:

  1. Meu grande amigo Angel, nós os paises pequenos e pobres, ainda mais como membro da UE, precisam mais destes estímulos que muitos outros paises. E, não há melhor estímulo do que a amizade dos nossos amigos como tu.
    Um grade abraço e muito obrigado.
    José Gomes

    ResponderEliminar
  2. Meu querido amigo Salvador (bueno, Angel por supuesto...) a tua bondade em teres citado o meu nome diz da tua fidalguia e da tua amizade que atravessa o tempo e vive dessas afinidades que Goethe chamou de eletivas. Muito agradecido pelas tuas palavras, bem hajas pela tua presença.
    Um abraço do tamanho mundo - ou, se não puder ser, à medida da Península Ibérica.
    Visca Valéncia e viva Portugal

    ResponderEliminar