miércoles, 9 de diciembre de 2015

Venezuela: ¿Libre al fin del populismo chavista? Maduro (derrotado) es un primate enloquecido…

"La oposición venezolana logra la mayoría absoluta y Maduro fulmina su Gobierno
(Por Efe, en “El Imparcial”,9/12/2015)
Los resultados oficiales de las elecciones venezolanas el pasado domingo confirman los datos que venía ofreciendo la opositora Mesa de Unidad Democrática, que ha logrado los 112 diputados necesarios para la mayoría absoluta frente a los 55 del chavismo. La reacción de Maduro a su evidente derrota ha sido la de pedir al Consejo de Ministros que "pongan su cargo a la orden" para iniciar un proceso de re-estructuración en "todas las áreas de Gobierno".
El Consejo Nacional Electoral de Venezuela (CNE) ofreció este martes los últimos resultados de los comicios legislativos del pasado domingo, que confirman que el nuevo Parlamento que tomará posesión el próximo 5 de enero estará conformado por una mayoría opositora "calificada" de dos tercios. La oposición, reunida en la Mesa de la Unidad Democrática (MUD) logró 112 diputados frente a 55 del gobernante Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) lo que implica dos tercios de la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), una mayoría con un gran poder sobre leyes orgánicas, entre otras atribuciones.
Con esta cantidad de parlamentarios podrán llevar a referendo aprobatorio proyectos de ley, tratados, convenios o acuerdos internacionales. Esa mayoría permite igualmente destituir a los magistrados, en el caso de que cometieran faltas graves que fueran calificadas previamente por el Poder Ciudadano (integrado por el fiscal, el defensor del pueblo y el contralor).
El defensor del Pueblo venezolano, Tarek William Saab, advirtió este martes, sin embargo, que el Parlamento recién electo no tiene poderes "omnímodos" para destituir a las autoridades de los poderes públicos y llamó a la "convivencia" y a la "humildad". El Parlamento "no tiene poderes omnímodos para estar despachando, despidiendo o destituyendo a miembros de los demás poderes porque existe el contrapeso constitucional", dijo el defensor.
El CNE también informó esta jornada, a través de su página web, que, con estos datos, la oposición logra un 67,07 % de los 167 escaños del Parlamento y el chavismo, un 32,93 %
Los resultados publicados por el Ente Electoral ya habían sido adelantados el lunes por esta coalición que consideró "mezquino" el retraso del CNE en ofrecer los datos oficiales definitivos, mientras el oficialismo pidió a la oposición no asumir este triunfo como si se tratara del "fin del chavismo" no ha ofrecido todavía, sin embargo, el número de votos recibidos por cada formación en las elecciones, que tuvieron una participación oficial del 74,25 %. 
Entre tanto, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, volvió a pronunciarse sobre los resultados electorales y dijo que en las legislativas "ganaron los malos" y apuntó que la oposición, que ahora es mayoría en el Parlamento, ya ha sacado su "odio" y
ha anunciado, supuestamente, que derogará las leyes "del poder popular".
"Se impusieron los malos, ganaron los malos, ganaron como ganan los malos, con la mentira, con el engaño, con la oferta engañosa, con la estafa", dijo el mandatario durante su programa de radio y televisión "En contacto con Maduro".
El presidente reiteró que la derrota que sufrió el chavismo el domingo es un "revés electoral" y que su Gobierno sigue de pie pues contó con el apoyo de los 43 % de los votos que se emitieron en las legislativas. "En Venezuela no ganó una oposición democrática, ganó una contrarrevolución, utilizando la Constitución, y lo primero que hicieron es sacar su odio, su odio desmedido", dijo Maduro al señalar al diputado electo opositor Henry Ramos Allup de sacar "su desprecio" y "racismo social".
La "renovación" de Maduro
Tras confirmarse la derrota del oficialismo, Maduro pidió a sus ministros poner los cargos a la orden para iniciar un proceso de "reestructuración, renovación y reimpulso" del Gobierno. "Quiero anunciar que producto de todo este proceso de revisión y reimpulso le he pedido al Consejo de Ministros que pongan su cargo a la orden para hacer un proceso de reestructuración, renovación y reimpulso profundo de todo el Gobierno nacional", dijo el presidente durante su programa de radio y televisión "En contacto con Maduro".
El mandatario dijo que esta reestructuración se hará "en todas las áreas de Gobierno" y recordó que después del varapalo electoral ha convocado a un diálogo en las fuerzas del chavismo. "En este diálogo que hemos convocado debe dar como resultado un conjunto de decisiones gubernamentales de renovación profunda y de batalla en temas claves que iré anunciando, activando, pido todo el apoyo de Venezuela entera", señaló. Dijo, además, que le gustaría decir que también pide el apoyo de la oposición, pero sabe que los representantes de ese bando "no le juegan limpio a Venezuela".
"Pido apoyo a todo el país, yo quiero continuar con las misiones, grandes misiones (programas sociales) (...) pero hay una interrogante: ¿Se podrá con una AN en manos de la derecha?, dejo esa interrogante en el medio del debate, ¿Podremos seguir con el modelo de inclusión social de justicia, de felicidad y de socialismo?", aseguró. Tras abrir ese "debate", dio las gracias "de antemano" a todos los ministros, aunque no adelantó los cambios que anunciará, se espera, en los próximos días. "A todos y a todas mi reconocimiento, mi abrazo, de hermanos y vamos a continuar en la batalla", señaló.
.
“Sin Chávez no hay chavismo
El Ejército se ha puesto del lado del pueblo. Percibe a Maduro como un perdedor lejos de su antecesor
(Roberto Abdul*, en “La Razón”, 9/12/15) 

-¿Por qué se ha retrasado tanto el recuento final de los votos? ¿Ha sido una orden directa del Gobierno?
–Existen dos aspectos que lo explican. En primer lugar, el hecho de que las circunscripciones indígenas hayan sido de las últimas en ofrecer los datos es una cuestión de la dificultad técnica. Son zonas que se encuentran bastante aisladas, donde trabajan con actas manuales y hay problemas de transmisión. En segundo, está la intencionalidad política por parte del Gobierno y del Consejo Electoral para amargar la victoria política de la oposición. Estamos hablando de votos clave que de ir finalmente a la oposición, ésta conseguiría una mayoría cualificada de los dos tercios. De igual modo, todavía no se han publicado ni el porcentaje total de votos ni de participación total. Es todo una estrategia clara del chavismo.
-¿Cómo se gestionará la derrota en el seno del PSVE? ¿Provocarán las filas del chavismo la caída de su propio líder?
-Ahora mismo existe una fuerte división en el partido. Maduro tiene una legitimidad que le viene del cargo, pero su rol en el PSVE ha perdido credibilidad. Hay fricciones graves porque esta derrota afloja muchas tuercas de la carreta del chavismo. Ha demostrado que no es imbatible. Ahora, desde las bases se piden cuentas al Ejecutivo de por qué no se corrigió a tiempo el modelo a pesar de la fuerte crisis.
-¿Se escenificará públicamente el choque de trenes Cabello-Maduro? ¿De lado de quién se pondrá el Ejército?
-Sí, pero Diosdado Cabello tiene peores niveles de rechazo que Maduro y además él es tan culpable como el presidente de lo ocurrido. Apostó por el colapso del Gobierno, pero también le manchó a él. El Ejército se va a poner del lado de los ciudadanos como se vio en la jornada electoral. Más allá de los beneficios que han recibido del chavismo, ellos también han sufrido la crisis que vive el país, el desabastecimiento.
*Politólogo venezolano”

Vaya por delante la satisfacción que supone a casi el mundo entero la paliza electoral que se han llevado el “camionero” Maduro y su corte de acólitos en las recientes elecciones legislativas venezolanas. Una vez más se ha impuesto la sabia máxima de que “no hay que vender la piel del oso antes de cazarlo”, porque aunque se esperaba una reacción del pueblo de Venezuela frente a tanto desastre en su país, nadie vaticinaba que se alcanzase semejante vuelco de resultados.
Y probablemente quienes menos temían la debacle eran los bolivarianos del populista y dictatorial Maduro, ya que no se alcanza que, si algo esperaban, no adoptaran una vez más alguna de esas medidas dictatoriales que venían aplicando para sofocar cualquier resultado adverso y fulminar de nuevo a la oposición, con los métodos castristas y neo-estalinistas al uso.
Lo ocurrido les ha pillado por sorpresa, a "calzón quitado",  lo que evidencia su falsa confianza y su propia ineptitud, al tiempo que revela el absoluto hartazgo de un pueblo muerto de hambre, empobrecido cada vez más y sumido en un clima de violencia y peligro social cada vez mayor.
Así pues, el batacazo ha sido tan monumental que han saltado por los aires todas las medidas preventivas y neutralizantes de una posible derrota que tuviera arbitradas el régimen de Maduro, ya que todas las mayorías se le han vuelto en contra.
El presidente venezolano se ha quedado con cara de atónito, lo que no quiere decir que se haya tornado hacia la imbecilidad, porque si algo le sobra dentro de su estulticia y dictatorial carácter es malicia destructora de los oponentes.
Ahora hay que esperar las “contramedidas” que adopte el defenestrado Maduro, en el período que mediará hasta la constitución de la nueva asamblea legislativa, aprovechándose del privilegio auto-conferido de poder vetar las leyes y legislar sin contar con el parlamento.
Todo va a depender del apoyo del ejército y de la policía, que son los factores (especialmente el primero) que han fallado al régimen, ya que los militares se han percatado de que ir en contra del aluvión popular implicaba no solamente una guerra civil sino su propio desprestigio y caída.
Si, pues, los militares respetan el orden constitucional, Maduro comenzará a “hacer de las suyas”, hasta que sus propios y mayores abusos le lleven a la caída total.
Quiérese con ello decir que ese simio, mono,macaco o primate (muy parecido a un orangután, con perdón de éste) que es Nicolás Maduro, va a actuar acorde con su naturaleza, es decir, como un primate irritado y enloquecido, y va a empezar a agredir a quien se le ponga por delante y a destruir todo aquello que se le ocurra, venga o no a cuento.
Es el momento de que las fuerzas hasta ahora opositoras que han vencido en las elecciones sigan manteniéndose unidas (que aunque lo parezca no lo están), para aguantar los embates de ese humanoide convertido en presidente, que engendró Chávez en su endiosamiento y que ha resultado un espécimen de la selva amazónica.
Es la continuación de la caída del populismo en América del Sur, que ya comenzó en Argentina cuando la malgastadora, caprichosa, y mafiosa Cristina de Kirchner cayó también por causa de sus abusos, veleidades y destarifos que el pueblo no olvidó.
¿Y no  seguirán Bolivia y Ecuador?
Maduro ha sido derrotado.
 ¡Menos mal!
Ahora hace falta que triunfe la democracia y a Venezuela comiencen a llegar la cordura, la mejora económica y la paz social.
Que, no se olvide, en la fábula del escorpión y la rana, aquél no puede sustraerse a su naturaleza. Y los chavistas, con Maduro, Diosdado, y sus secuaces tratarán hasta el final de mantenerse en el poder. Es lo acorde con su esencia antidemocrática. Se comprende su temor porque su futuro no es otro que ser juzgados probablemente por delitos contra el derecho de gentes.
¡Ay, si Simón Bolívar levantase la cabeza!
¡Dios ayude a Venezuela”
“No hay cosas por las cuales los hombres hagan tan hercúleos esfuerzos como las cosas de las cuales ellos saben que no son merecedores” Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) Escritor británico.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario