jueves, 17 de septiembre de 2015

JOSÉ MANUEL SÁNCHEZ GEY: LOS 96 AÑOS DE UN MILITAR Y PROFESOR EJEMPLAR


Cada año, en esta fecha, siendo portavoz del grupo de universitarios que allá por los años 1963/1964 nos formamos como oficiales de complemento del Ejército español en las inolvidables tierras del Montejaque malagueño, gloso la figura de este hombre singular, que viene dejando huella indeleble en su Cádiz de larga residencia, como ya antaño lo hizo en la milicia y en la enseñanza.
Esa glosa, ese recuerdo, tornase felicitación efusiva y emocionante desde el afecto y el recuerdo vivo de los integrantes de la XXI Promoción de Milicias Universitarias (IPS) --compañías de instrucción 4ª y 1ª de la 1ª Agrupación, del campamento de Montejaque-- porque pocas veces como en nuestro caso habrase podido ver la identificación en torno al maestro y jefe hoy más que nonagenario, de aquellos sus alumnos que lo fueron más de cincuenta años antes, cuando en la flor de la juventud, culminando sus estudios universitarios, asumieron el acento noble del esfuerzo en la milicia.
Aquel José Manuel Sanchez Gey, capitán y profesor a la sazón, ha llegado a ser paradigma y maestro de tantos y tantos militares de carrera con su libro “Reflexiones Militares”, que ha servido casi como manual ("memento" en el argot de los aspirantes militares) en las Academias de formación castrense, lo que se ha reconocido --rara avis--  creando en su honor la “cátedra extraordinaria comandante Sanchez Gey”, en el seno de la Facultad de Psicología de la Universidad Complutense.
Al privilegio que supone contarle entre nosotros se une la satisfacción de que cada año podemos manifestarle nuestro afecto,no solamente como ahora, en su
aniversario, sino siempre que tomamos contacto con él, bien de forma presencial, bien mediante la llamada telefónica, que siempre atiende con buen humor y sentidas palabras.
Al egregio José Manuel Sánchez Gey, y a sus hijos, nietos y bisnietos, envío, enviamos todos los compañeros, el abrazo emocionado, desde el afecto y la alegría de tenerle entre nosotros.
Por todos los compañeros, APB, o sea,
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

1 comentario:

  1. Ángel bonito y ajustado elogio de nuestro capitán que comparto plenamente.Saludos

    ResponderEliminar