lunes, 24 de agosto de 2015

Ucrania: Día de la Independencia (24 Agosto) mientras el oso ruso desgarra la nación


El Acta de Declaración de Independencia de Ucrania (en ucraniano: Акт проголошення незалежності України) fue aprobada por el parlamento ucraniano el 24 de agosto de 1991. El acta establecía a Ucrania como un estado independiente y democrático. Anteriormente, el 16 de julio de 1990, el parlamento había aprobado la Declaración de Soberanía Estatal de Ucrania (en ucraniano: Декларація про державний суверенітет України).
El acta fue aprobada en el momento en que los líderes conservadores comunistas de la Unión Soviética ejecutaban el intento de Golpe de Estado en la Unión Soviética, en un intento de restaurar el control del Partido Comunista de la Unión Soviética sobre todo el país. Como respuesta, el parlamento de Ucrania en sesión especial aprobó por abrumadora mayoría el Acta de Declaración. El acta fue aprobada por 321 votos a favor y 2 votos en contra, con 6 abstenciones. El autor del texto fue Levko Lukyanenko.
El mismo día, el 24 de agosto, el parlamento convocó un referéndum para apoyar la Declaración de Independencia. La proposición para convocar un referéndum nacional fue un acuerdo entre el líder de la mayoría Oleksandr Moroz y el líder de la oposición Íhor Yukhnovsky.
En el Referéndum de Independencia de Ucrania de 1 de diciembre de 1991, el pueblo de Ucrania expresó mayoritariamente su apoyo al Acta de Declaración de Independencia, con más del 90% de los votos a favor. Poco después la independencia de Ucrania fue reconocida en el mundo entero.
El 24 de agosto se celebra en Ucrania el Día de la Independencia.
Acta de Declaración de Independencia de Ucrania
En vista del peligro mortal que rodea a Ucrania en relación al golpe de estado en la URSS el 19 de agosto de 1991, continuando con cientos de años de tradición del desarrollo estatal en Ucrania, procediendo en base al derecho de la nación a la autodeterminación de acuerdo con la Carta de Naciones Unidas y otros documentos legales internacionales e implementando la Declaración de Soberanía Estatal de Ucrania, la Rada Suprema de la República Socialista Soviética de Ucrania solemnemente declara la Independencia de Ucrania y la creación de un estado ucraniano independiente, UCRANIA.
El territorio de Ucrania es indivisible e inviolable.
Desde este día en adelante, la Constitución y las leyes de Ucrania serán las únicas válidas en el territorio de Ucrania.
Este acta entra en vigor desde el momento de su aprobación.
RADA SUPREMA DE UCRANIA, 24 de agosto de 1991
(De Wikipedia y otras fuentes)

“Presidente ucraniano insta a la unidad para asegurar cambios y combatir al "agresor" ruso
domingo 23 de agosto de 2015
Por Natalia Zinets y Richard Balmforth
KIEV (Reuters) - El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, pidió el domingo a todas las fuerzas políticas del país que apoyaran sus planes para llevar a cabo una reforma constitucional que busca terminar con un conflicto separatista en el este y derrotar lo que denominó como el "agresor ruso".
Poroshenko usó una ceremonia de alzamiento de bandera en Kiev, en la víspera del Día de la Independencia, para instar a sus socios de coalición que superen sus dudas y voten a favor de la reforma constitucional que dará un estatus especial a las zonas separatistas del este de Ucrania.
Los cambios propuestos, que deberán pasar una primera votación parlamentaria el 31 de agosto, han dividido a la coalición gobernante, aliada con Occidente, y sigue siendo incierto si el Ejecutivo logrará los 226 votos necesarios para un segundo proceso legislativo.
Varios socios de la coalición están bajo presión, particularmente de grupos paramilitares opuestos a dar cualquier concesión a los separatistas prorrusos que han tomado grandes territorios en el este.
En referencia al derramamiento de sangre en el este del país por parte del "agresor ruso", Poroshenko dijo: "Mi llamado directo a todas las fuerzas políticas, en primera instancia a aquellos que están juntos en la coalición del Parlamento, es de unirnos ahora por el bien de Ucrania".
Poroshenko probablemente rinda cuentas de lo que ha hecho tras el acuerdo de paz de Minsk, que incluye la celebración de elecciones locales en el este, cuando se reúna con la canciller alemana, Angela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, el lunes en Berlín.
Las autoridades ucranianas movilizaron una gran cantidad de policías y tropas para reforzar la seguridad este fin de semana y durante el día de la independencia del lunes, cuando habrá una marcha en Kiev de soldados que sirven en el frente de batalla.
En el conflicto han muerto más de 6.500 personas,
entre ellas cientos de civiles. Los rebeldes pro-rusos tomaron las armas en el este después de que Rusia se anexionara Crimea en marzo de 2014, en respuesta al derrocamiento de un presidente pro Moscú en Kiev tras unas protestas en las calles un mes antes.”
...

Durante bastantes años he tenido la suerte y he disfrutado del privilegio de gozar en Kiev, junto con los amigos de allí, la celebración del Día de la Independencia.
Se trataba, se trata, de una fecha en la que el pueblo ucraniano, la inmensa mayoría, celebra y se enorgullece de ser una nación independiente, hoy se cumplen veinticuatro años.
Pero las circunstancias de las celebraciones han cambiado mucho, y no sé si para bien.
En los tiempos en que Rusia no trataba de apoderarse de Ucrania, ya que de una u otra manera
había colocado gobernantes marionetas en el país del Dnipro (Yanukóvich, Kuchma, por ejemplo), el 24 de Agosto era una fiesta completa, con las gentes vestidas al modo tradicional, las muchachas con pañuelo que mostraban los colores gualda y azul de la bandera nacional; las calles y plazas llenas de enseñas y gallardetes; música por doquier; y en Kiev un importante desfile militar.
¡Cuántas veces paseé junto con mi esposa y amigos por las calles de Kiev visitando jardines, escuchando conciertos y gozando con los ucranianos de su felicidad por la libertad y la independencia!
Ahora eso ha cambiado bastante, porque Ucrania, aunque lo disimule, se siente ferozmente herida por Rusia, que se proclama “hermana” y tal vez lo sea, pero al modo en que lo fue Caín respecto de Abel: agrediendo e intentando matar.
Hace más de un año, ese caimán entreverado de lobo que es Putin se “comió” Crimea, con la excusa de que esa península siempre había sido rusa, y de que sus habitantes deseaban volver a la nación madre.
Se celebró un falso referéndum, manipulado de forma total, en el que un puñado de pro-rusos infiltrados trataron de dar legitimidad a una consulta popular absolutamente irregular.
El resultado es que hoy el pueblo llano de Crimea vive en mucha mayor pobreza y mayor aislamiento. Eso sí, los millonarios rusos siguen disfrutando de sus lujosas mansiones allí.
Pero desde el pasado año, Rusia ha seguido infiltrando aparentes separatistas (se ha descubierto que son soldados y voluntarios rusos) en las regiones de Donetsk y Lugansk, instaurando una invasión a la que el gobierno ucraniano ha debido responder como ha podido, ya que tiene pocos medios y casi nula ayuda exterior.
La guerra del este sigue y seguirá mientras la Unión Europea y Estados Unidos continúen con su política tibia de defensa con la boca y absentismo con los hechos. Rusia cada vez más seguirá instigando la rebelión, para mostrar que el gobierno de Kiev no controla la situación.
Y el pueblo ucraniano libre (el no sojuzgado por la guerra) sufre y sigue sufriendo, desde la militarización, la muerte de sus jóvenes, el empobrecimiento brutal, el desánimo; pero no renuncia y sigue poniendo de manifiesto una identidad nacional bien distinta de la de esa Rusia en la que un pseudo-zar, con apellido de fulana, tiene sorbido el orgullo nacional con proclamas de expansión y dominio mundial, mientras la crisis económica va sepultando a la nación.
Sea como fuere, ya es casi un milagro que Ucrania pueda todavía celebrar su 24 Aniversario de la Independencia, y desde aquí, con mi personal felicitación a los ucranianos, hago patentes mis votos para que se superen las actuales adversidades, y de una vez por todas Europa asuma que debe implicarse de veras en la defensa e integración de una nación, como la ucraniana, ejemplo de cultura y laboriosidad y curtida en mil adversidades.
Me uno, en fin, a los ucranianos y proclamo con ellos en éste su día: “Slava Ukraïna!” , ¡Gloria a Ucrania!
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario