lunes, 15 de junio de 2015

España se llena de “zurdos de las dos manos”.- O cómo los partidos antisistema son cuña para los tradicionales. Del azul y el rojo, al morado y al magenta

“SUS VOTANTES LES PIDIERON OTRA FORMA DE HACER LAS COSAS.-  Iglesias, Rivera y la distancia del dicho al hecho
(Por Alberto López Marín, en “El Imparcial”, 05/06/15)

El Pablo Iglesias preelectoral predicaba que con Podemos se acabaría aquello de tomar decisiones que afectan a los ciudadanos en "reservados de restaurantes". Este miércoles, Iglesias faltó a su palabra en una cena con Pedro Sánchez en lugar indeterminado y conocida con posterioridad.

Albert Rivera mantenía un discurso análogo y ha caído en la misma contradicción en sus encuentros con Sánchez y Mariano Rajoy. El presidente de Ciudadanos se escuda en que fue condición de Ferraz y Moncloa ese secretismo, pero en su mano, como en la de Iglesias, estaba oponerse o denunciarlo públicamente.

Los dos líderes alternativos han de atender también a que el
precedente andaluz no se reproduzca en más territorios o su decisiva pero no en todos los casos abundante presencia en ayuntamientos y parlamentos autonómicos será vista como un freno para que arranquen las legislaturas.

Por último, no extraña que Rajoy y Sánchez maniobren y decidan en nombre de sus delegados en regiones y municipios, pero sí que lo hagan y de forma tan acentuada los nuevos. En el caso de Madrid, comunidad y ciudad, la voz de Rivera silencia las de Ignacio Aguado y Begoña Villacís. De hecho, su rostro es el principal en la web de Ciudadanos de todos los lugares y no los de quienes han encabezado las listas.
Si el camino de UPyD se torció cuando saltó a la luz la falta de democracia interna, algo que ocurría desde los inicios de la formación, y la cerrazón de una Rosa Díez que siempre criticó a los que no saben vivir fuera de la política, los de Podemos y Ciudadanos pueden ser aún más breves si sólo aportan un mejor envoltorio al

mismo producto. Será interesante también conocer los años que Iglesias y Rivera -que lleva desde 2006- están al frente de sus filas.

Los partidos emergentes ya no son mera oposición desde los medios. Desde el 24 de mayo se han asegurado escaños y notable financiación del Estado y representan a una porción de la población que ha confiado en ellos por proponer otra forma de hacer las cosas.”



Ayuntamientos antisistema por toda España

(14/06/2015, “El Imparcial”)

Ada Colau en Barcelona, Manuela Carmena en Madrid o representantes del brazo político de ETA en varios municipios vascos y navarros -por ejemplo, Pamplona- conforman un horizonte electoral ciertamente inquietante. Es fruto del resultado electoral, aunque con una elaboración previa no exenta de cierta irresponsabilidad.

Sobresale la actitud del PSOE que, con tal de desbancar al PP a toda
costa, no ha dudado en pactar con partidos de extrema izquierda e incluso con los proetarras en Navarra y Euskadi; cuestión ésta que el propio Pedro Sánchez negó por activa y por pasiva durante la pasada campaña. Sin mayorías claras prácticamente en ningún consistorio, ha sido necesario llegar a acuerdos difícilmente digeribles por muchos que ahora ven cómo su voto sirve para aupar a un partido al que jamás apoyarían.

PP y PSOE tienen gran culpa de ello. Su ejecutoria durante estos últimos años ha desembocado en esta suerte de “ayuntamientos de castigo”. Sin embargo, se esperaba algo más de un Partido Socialista cuyo único afán ha sido pactar contra el PP, no a favor de nada. El tiempo dirá cuál es el resultado de este giro hacia el radicalismo, pero los socialistas deben comprender que los populistas pretenden, claro está, derrotar al PP: el problema es que antes quieren aniquilar al PSOE.”



Ya escribió Alejandro Casona que “algunos hay que parecen zurdos de las dos manos”, frase llena de significado, no para vituperar a quien es zurdo, sino para señalar que quien pudiendo usar sus dos manos en la vida, cada una para su propio cometido y habilidad, no sabe sino usar ambas solamente como lo hace con la izquierda, tradicionalmente considerada menos ducha y útil, de manera que acaban siendo ineptos, porque no dedican cada extremidad prensil al fin más adecuado.

¿A qué viene ello?

Pues no puedo menos que comentar lo acontecido en España después de las elecciones municipales y autonómicas del pasado 24 de mayo, cuyas consecuencias empezaron a confirmarse con hechos el pasado fin de semana con motivo de la constitución de los nuevos ayuntamientos y de la elección de alcaldes.

Hay que reconocer que se ha producido un cambio radical, un vuelco, en el panorama municipal, porque el predominio del PP ha sido sustituido por la entrada de los P(j)odemos, Ciudadanos y un conglomerado de coaliciones afines (que pretenden desfigurar sus raíces y que son tan antisistemas y proizquierdistas como su patrocinador), y el propio PSOE ha sufrido un notable descenso de votos, aunque ha incrementado el número de municipios que controla.

¿Cómo ha sido posible todo ello?

En primer lugar, porque la ciudadanía se ha cansado de tanta corrupción y de tanta estrechez económica, sin asumir ni valorar el esfuerzo de recuperación económica que se ha producido desde el gobierno. La renuncia al estado de bienestar es muy dolorosa.

En segundo lugar, porque el otro partido mayoritario, el PSOE, ahíto de oposición y ávido y necesitado de poder a cualquier precio, se ha echado en manos de esas terceras fuerzas políticas sobrevenidas, apoyándolas y apoyándose en ellas en lo que le ha convenido, para cerrar en falso su crisis de organización, de entendimiento y de identidad.

Y en tercer lugar, porque los partidos y coaliciones emergentes han subyugado con sus “cantos de sirena” a la juventud y a buena parte de la ciudadanía irritada y agobiada.

Así, aun negándose la creación de un frente popular de izquierdas, se ha rozado esa situación, y basta comprobar las estadísticas para cerciorarse de que la pérdida del poder municipal del partido conservador ha sido enorme, pero que el partido socialista que era su alternativa solamente ha conseguido algunos gobiernos municipales gracias a su entreguismo pactista con las otras fuerzas emergentes.

Mareas ¿rojas?
Ha bastado el paso de uno o dos días, para que ya se haya comenzado a notar el solapado revanchismo de los que han alcanzado el poder, pues se ha anunciado la retirada de cuadros con motivos más o menos morales o religiosos; la ausencia en celebraciones que connoten algo de religión; la implantación de un sistema asambleario y populista bien ajeno a las esencias auténticas de la vida democrática; en fin, un “romper con casi todo”, como manera de demostrar que se ha producido un cambio esencial.

Ya veremos lo que pasa, porque mal se cohonesta el aumento de ayudas sociales y la subida de impuestos para ello con la reducción de gastos públicos que se proclama; y peor aún será dejar sin cubrir necesidades ciudadanas patentes distrayendo los fondos para otras cosas como paralizar los desahucios legítimamente decretados por la autoridad judicial, o cambiar la regulación de las hipotecas sin cambiar la ley (¿?); o tantas y tantas cosas.

Y es que esas nuevas fuerzas emergentes, ahora conquistadoras del poder municipal, se han empeñado en ser “zurdos de las dos manos”,
y de esa forma, apenas si conservan lo que de bueno existía y todo lo quieren hacer nuevo y rayano en lo revolucionario.

La conclusión es obvia: romperán lo que había que conservar y no consolidarán adecuadamente lo que quieren innovar.

“Zurdos de las dos manos” están siendo también esos socialistas que dicen que “con el PP nunca”, y ellos mismos se entregan a quienes desean su destrucción para ocupar su espacio político.

(¿No habría que reflexionar que en Alemania y hasta en Francia, cuando ha sido preciso, conservadores y socialistas se han unido en la gran coalición, para mantener la estabilidad del país?) 

Y más ”zurdos de las dos manos” son los que ahora llegan, a Cataluña (Barcelona es un ejemplo con Ada Colau), a Madrid (la jueza
Carmena al final desvela su comunismo bolchevique), a Valencia (Joan Ribó, comunista y nacionalista, quiere resolver los problemas yendo en bicicleta), a A Coruña y Santiago (donde los “Mareas” van a provocar un auténtico maremoto). Pero estos, al menos, tienen la justificación de que eran de natural “zurdos”, izquierdistas, de manera que su habilidad raya en la izquierda, y ya veremos, de querer consolidar algo más propio de la derecha, si no son “diestros de las dos manos”. Que el dinero y el poder son muy pegajosos...

Tiempos de cambio, tiempos de incógnitas y tiempos de preocupaciones para el ciudadano moderado.

Porque detrás de la innovación, de la aparente rebeldía, de la aparente ruptura, se esconde el ansia del poder “de otra manera”, tal vez al estilo leninista, del que ya sabemos los grandes “bienes” que ha acarreado a la humanidad.

Vamos a desear que la ineptitud de estos zurdos dobles no salpique demasiado a la ciudadanía, y especialmente haga reaccionar al partido en el poder de la nación, que, cual don Tancredo, ve cómo se le alborota el gallinero y deja que las gallinas (y bastantes gallitos) merodeen a sus anchas, con la justificación –falsa- de que estaban sin pienso y ahora les ha llegado la comida.

En fin, para no ser demasiado “zurdo”, deseo que en lo posible y en lo esencial nos quedemos más o menos como estamos.

“No se puede cambiar el curso de la historia a base de cambiar los retratos colgados en la pared” Sri Pandit Jawaharlal Nehru (1889-1964) Político indio.

SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

2 comentarios:

  1. Estamos en la época del primer mandato de Zapatero, con la consigna: TODOS CONTRA EL p.p.
    eSTO ES DESTRUIR UNA NACION, CUANDO EN fRANCIA, SIN IR MAS LEJOS EXISTIO POR EL BIEN DEL PAIS LA COHABITACION. ¿Por qué no en España? es tan difícil o ha sido el rencor que el propio partido el el poder ha hecho posible..............................J.B.

    ResponderEliminar
  2. Spain is diferent... Y además hay que dejar que se "desbraven" los que han tocado poder, ya que lo necesitaban a cualquier precio.
    ¿Cohabitación? ¿En España? Pero si aún existe lo que Machado lamentaba de que media España helaría el corazón a la otra media...
    En tres días ya han empezado a aparecer empastres y deseos de revancha.
    ¡Que nos quedemos como estamos!

    ResponderEliminar