martes, 1 de abril de 2014

Francia: La tibieza e indefinición de Hollande precisan de una “solución española” con Valls e Hidalgo. Aviso para navegantes…

"Lecciones francesas
El ascenso de los populismos es una seria advertencia para París y el resto de Europa
(El País 1 ABR 2014 )


La dimisión del primer ministro francés, Jean-Marc Ayrault, y su sustitución por Manuel Valls, hasta ayer titular de Interior, es la consecuencia inevitable —no la única, sin duda— de unas elecciones municipales con enorme carga de política nacional, en las que el Partido Socialista (PS), arrastrado por la impopularidad del Gobierno, ha tocado fondo.

La segunda vuelta electoral ha confirmado e incluso ampliado la tendencia perfilada en la primera votación, hace una semana, hasta el punto de ofrecer resultados históricos. La derrota inédita —por lo estrepitosa— de los socialistas se ha visto acompañada por el ascenso, también inédito en la política local, del Frente Nacional, y por la sorprendente victoria de la Unión por un Movimiento Popular (UMP), habituada a perder batallas en el terreno municipal.

El PS cede 155 ciudades de más de 10.000 habitantes —algunas de ellas, bastiones tradicionales—, la UMP y sus aliados centristas ganan 147 y las huestes de Marine Le Pen se estrenan con 11 alcaldes y más de 1.000 concejales. Todo ello a menos de dos meses de las elecciones europeas.

Las grandes crisis suelen ser excelentes oportunidades para el cambio, siempre y cuando no se yerre en el diagnóstico. Desde las filas de la izquierda se culpa de la catástrofe al “giro neoliberal” del presidente, François Hollande, que en enero propuso un Pacto de Responsabilidad para impulsar la productividad de las empresas y reducir el enorme gasto público (el Estado supone el 57% del PIB).

Pero si algo reprochan los franceses al presidente es su indefinición y la ineficacia de su Gabinete. La economía hace agua, el paro alcanza niveles récord y el objetivo del déficit se incumple mientras la presión fiscal pone en fuga a las inversiones y agobia a las clases medias. El giro de Hollande apuntaba a la modernización de una economía muy lastrada por el intervencionismo y aún persisten las dudas de que se anime a culminarlo —como sucedió con sus antecesores de la derecha: cambiar el rumbo implica grandes dosis de coraje, pedagogía y desgaste—. En este sentido, el nombramiento de Manuel Valls, un hombre pragmático y alejado del sectarismo, parece una señal
adecuada.

Los votantes del Frente Nacional no son extraterrestres: son franceses de todo el espectro social (inmigrantes incluidos). El ascenso del lepenismo —como el de los demás populismos de derecha e izquierda en Europa— denota un malestar de fondo que no se resuelve con descalificaciones, rasgado de vestiduras ni “cordones sanitarios”. Marine Le Pen ha dado muestras de inteligencia y olfato. Su mensaje proteccionista, antiliberal y antieuropeísta apela a los miedos. La mejor manera de combatirlo es atender las inquietudes ciudadanas y abordar los problemas —paro, inseguridad o integración— con realismo y sensatez.”


Salvando paralelismos, que no concurren, en Francia ha venido a acontecer en las elecciones municipales algo similar a lo que ocurrió en España en las últimas elecciones generales, cuando los socialista fueron muy castigados con la pérdida de muchos escaños.

Hay quien opina que se trata de un problema de liderazgo, y puede ser que no falte razón, porque Hollande ha venido siendo un presidente anodino y sin un ápice de carisma, más conocido por sus amoríos que por sus logros, y por eso, ante el batacazo, el líder del socialismo francés ha recurrido a la “solución española” (es un jocoso decir), poniendo al frente del gobierno al oriundo catalán Manuel Valls, quien ha demostrado en su cometido como Ministro del Interior una dedicación y sensatez muy por encima de sus correligionarios socialistas.

Si a ello se une que para la alcaldía de París ha resultado elegida una socialista de raíces gaditanas y españolas, podría decirse que nunca España tuvo tanta influencia en Francia.

Pero la realidad pone de manifiesto una vez más que el pueblo francés siente con la izquierda pero piensa con la derecha, y sobre todo no tolera la ineficacia.

Algo así como que al anterior presidente del gobierno español, tan amorfo como el francés, pero además zascandil en sus ideas, se le hubiera ocurrido, como se le ocurrió, nombrar su sucesor a su ministro del Interior, el hoy líder socialista, Alfredo Pérez Rubalcaba, de quien se dice con razón que “ni una mala palabra ni una buena acción”, por su acreditada doblez.

De cualquier manera, lo que resulta evidente es que en Francia las elecciones municipales han servido de termómetro de la opinión pública sobre el partido gobernante, y en ese sentido no estará de más que el actual partido mayoritario en el control de España, se aprestara a sufrir en las inminentes elecciones al parlamento europeo, la censura de la ciudadanía.

Porque es más que dudoso que se pueda aceptar, aunque se comprenda, el brutal recorte de bienestar y la habitual indefinición sobre problemas cotidianos; que para eso está la oposición criticando, venga o no a cuenta, exista o no razón, los problemas que en muchos casos ellos mismos generaron.

Sea como fuere, ojalá el “seny” catalán (no el de Artur Mas, que lo suyo es paranoia) sirva para centrar la gobernanza en el país galo, y el embrujo gaditano permita que París siga siendo la ciudad encantadora y llena de embrujo que todos amamos.

Y que no se olvide aquello de que “cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar…”

No se puede cambiar el curso de la historia a base de cambiar los retratos colgados en la paredSri Pandit Jawaharlal Nehru (1889-1964) Político indio.

SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario