jueves, 20 de febrero de 2014

Ucrania se muere …Y ni sus dirigentes ni los países extranjeros encuentran antídoto. ¿Yanukóvich camino de acabar como el Ceaucescu ucraniano?



He decidido no recoger con detalle las noticias que van llegando casi minuto a minuto sobre el sesgo de la situación en Ucrania, omitiéndolas como introducción a mis comentarios.

Quedan obsoletas las novedades casi  antes de ser recogidas, porque la crisis en Ucrania es como el ojo de un tornado que se genera y comporta sin un rumbo o control exacto y esparce por doquier violencia y destrucción.

Ahora, cuando Yanukóvich debiera de haber mostrado su talla de líder de una nación, no de marioneta de los “suyos”, es cuando se ha comprobado que solamente desde su doblez y el engaño al pueblo (no olvidemos que ya fue condenado a cinco años de prisión por atraco y fraude), y siguiendo las directrices del “amo” ruso y de los financiadores oligárquicos del este del país, es capaz de hacer algo, y
al dictado de Putin, que ya le ha enviado un representante “para que medie”…; que Yanukóvich, por sí, es incapaz.

Por una parte, se ha demostrado que no tiene capacidad de convocatoria ni con los débiles y fraccionados líderes de la oposición, y por otra se ha comprobado que los únicos resortes de los que la presidencia y el gobierno saben hacer uso son los de la represión y los de las fuerzas paramilitares, los malvados “titushki”, que se disfrazan de opositores para agredir a estos, al tiempo que atacan a las fuerzas policiales para tratar de justificar su salvaje reacción.

La violencia extrema (a la policía ya se le ha dotado de armas de combate ¡como si no las viniera usando!) solamente genera más violencia, y solamente la diplomacia, la tregua para el diálogo y la búsqueda de soluciones constructivas, con indudables sacrificios personales, pueden permitir que sobreviva Ucrania como nación.

Pasan los días y los muertos aumentan (cuando estas líneas escribo se habla ya de más de un centenar), la sangre corre más aún, y las posturas se radicalizan, bajo la aviesa mirada de Putin (que desea una Ucrania débil para engullirsela) y la tibia y dubitativa postura de la Unión Europea, que parece un pulpo de mil tentáculos, pero sin fuerza ni vida.

¿Y quién lo sufre? El pueblo ucraniano, que se ve lanzado de nuevo a todo aquello que padeció en los tiempos del comunismo, ya que mande quien mande se ve rodeado por la corrupción y el abuso.

Y el país, si es que alguna vez no fue dos naciones bien distintas (el este pro-ruso y el oeste pro-occidental), ya presenta síntomas de desmembramiento, porque Crimea –república autónoma que ya intentó ser independiente y asociada a Rusia— amenaza con
separarse de Ucrania, y no sería de extrañar que por el oeste nacieran situaciones equivalentes.

Mientras tanto, los extremistas de uno y otro lado hacen de las suyas, aprovechando la  ayuda de un pueblo indignado y  harto de tantas y tantas atrocidades.

Un pueblo que, de seguir así las cosas, un día de estos “cazará” a Yanukóvich y le dará un destino “a lo Ceaucescu” en Rumanía,

Estoy empezando a preguntarme si no será lo más sensato que Rusia y la Unión Europea impongan una tregua y convoquen una conferencia de paz, que acabe mediante la creación de un estado federal de las “dos Ucranias”, o tal vez una solución “ a lo Kosovo”.

¡Cualquiera se atreve a vaticinar!

Pero lo que hay que evitar por todos los medios es que siga la lucha fratricida y el derramamiento de sangre.

Que mucho nos preocupamos en Occidente por los derechos humanos de los inmigrantes ilegales que nos invaden, pero en nada atendemos a los derechos humanos de las gentes cultas, sensatas, trabajadoras y dignas de mejor suerte que son los ucranianos.

Menos su presidente y sus adláteres y los extremistas de la oposición, claro, que solo merecen un Tribunal Penal Internacional.



“Lo que se obtiene con violencia, solamente se puede mantener con violencia” .- Mahatma Gandhi (1869-1948) Político y pensador indio.



SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

2 comentarios:

  1. a pesar de todo SEGUIMOS VIVIENDO, NO HAY NI UN PANICO, CLARO QUE ESTAMOS DE LUTO, YA TENEMOS MAS DE 100 MUERTOS, PERO LAS RESIDENCIAS SE CONVIERTEN EN LOS HOSPITALES, ES MUY DIFICIL ENTENDERLO, PERO EN EL EPICENTRO DE VOLCANO ES MENOS PELIGROSO QUE A PIE DE ESTE, YA EN LOS BARROS SE ORGANIZAN LAS COMUNIDADES DE AUTODEFENZA Y COORDINACION
    ES LA VACUNACION DE AUTOGESTION, AUNQUE SANGRIENTE, LAS REGIONES YA EMPIEZAN MOVERSE, EL LAS ALDEAS Y PUEBLECITOS LAS ABUELAS BIELDOS TAPAN Y BLOQUEAN LAS CARRETERAS , QUEMAN NEUMATICOS. DE QUE MUERTE TRATAS TU¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿ YA SE AGOTAN LAS LAGRIMAS SIGUIMOS ACTUANDO.
    LOS EUROPEOS QUE SIGAN CHARLANDO Y MURMURANDO ALGUNAS TONTERIAS, LLEVAN ALGUNAS CONVERSACIONES CON TERRORISTA!!! ES CRIMINAL! LA GENTE DE BUENA VOLUNTAD E EDUCACION NUNCA LLEVARA NINGUNAS CONVERSACIONES CON TERRORISTAS Y ASESINOS, QUE SON MAL EDUCADO Y SE CONVIERTE LOCO!

    ResponderEliminar
  2. Gracias, Galyna, por tu comentario, que siempre es enriquecedor, porque como bien dices, estás "a pie del volcán". Y que no se interprete que doy por muerta a Ucrtania, porque su pueblo ha sobrevivido siempre a través de los tiempos, sino a la actual nación ucraniana, dividida y sojuzgada por los nuevos imperialistas pro-soviéticos. Por otra parte, las conversaciones nunca son malas, si se trata de atenuar o evitar el mal mayo de la sangre y la muerte.
    Que tengáis mucha suerte!
    S. de P. B.

    ResponderEliminar