miércoles, 9 de enero de 2013

Venezuela: El drama de perder a su líder autoritario populista y no hallar solución a los problemas cotidianos. “!Imposible lo dejasteis para Vos y para mí!”

“La masa busca al líder, no porque le estime sino por interés; y el líder acepta a la masa por vanidad o por necesidad”.- Napoleón I (1769-1821) Napoleón Bonaparte. Emperador francés.
"Venezuela, oficialmente denominada República Bolivariana de Venezuela, es un país de América, situado en el septentrión de América del Sur, constituido por una parte continental y por un gran número de islas pequeñas e islotes en el mar Caribe, cuya capital y mayor aglomeración urbana es la ciudad de Caracas. Tiene una extensión territorial de 916 445 km². El territorio continental limita con el mar Caribe por el norte, con Colombia por el oeste, con Brasil por el sur y con Guyana por el este. Con este último país, el Gobierno venezolano mantiene una reclamación por el Territorio de la Guayana Esequiba sobre un área de 159 542 km². Por sus territorios insulares, ejerce soberanía sobre 471 507 km² del mar Caribe y del océano Atlántico bajo el concepto de zona económica exclusiva. Esta zona marina limita con las de trece Estados.
Su territorio fue residencia de importantes grupos tribales de amerindios, como los caribes. Fue avistado por primera vez por Cristóbal Colón en 1498. Poco después se dio inicio a la colonización y al proceso de mestizaje cultural. Venezuela fue el primer país de Sudamérica en proclamar su independencia de la Corona Española, proceso que se consolidó con la Batalla de Carabobo y la posterior Batalla naval del Lago de Maracaibo en 1823 con la expulsión definitiva de las tropas españolas. Tras un largo capítulo de conflictos civiles, la República halló su vía hacia la modernización de la mano de gobiernos notoriamente autoritarios. A mediados del siglo XX comenzó la lucha por un sistema democrático, que se afianzó luego del derrocamiento del General Marcos Pérez Jiménez en 1958. Debido al auge petrolero, Venezuela vivió un período de alto crecimiento económico, que se vio interrumpido por la crisis energética de los años 1980, suscitando una etapa de inestabilidad política y social alternada con altibajos financieros.

Venezuela se considera actualmente un país emergente, con una economía basada primordialmente en la extracción y refinación del petróleo y otros minerales, así como actividades agropecuarias e industriales. Su economía es la 34° en importancia, y está clasificado como un país de ingresos medianos altos. Se le reconoce también por ser uno de los 17 Países megadiversos, con una geografía irregular que combina regiones áridas, selva, las extensas sabanas de los Llanos y ambientes andinos. Cuenta con el conjunto de áreas protegidas más extenso de América Latina, denominadas Áreas bajo Régimen de Administración Especial, las cuales abarcan aproximadamente el 63% del territorio nacional. Su población supera los 29 millones de habitantes para 2012, y es ampliamente mestiza, integrando razas indígenas, europeas, y en menor grado africanas y asiáticas, situación que influye en su cultura y sus manifestaciones artísticas.

Bolívar
Políticamente, está constituida como un Estado federal democrático, social, de derecho y de justicia, autónomo y soberano, cuya soberanía está consagrada en su Acta de Independencia firmada en 1811. Su capital federal y sede de los Poderes de la Nación es Santiago de León de Caracas. El territorio venezolano se subdivide en 23 entidades federales, un Distrito Capital —que comprende a la ciudad de Caracas—, y las Dependencias Federales —conformadas por más de 311 islas, islotes y cayos.”

(De Wikipedia, en cuyo site puede consultarse más ampliamente sobre esta nación de sud-América)
“Maduro confirma que Chávez no acudirá a la investidura
El Gobierno responde a la petición de Capriles de aclarar qué ocurrirá mañana. El líder de la oposición exige al Supremo que se pronuncie sobre la ausencia del presidente. El mandatario tomará posesión posteriormente ante el máximo tribunal, según las autoridades
A dos días de la fecha marcada en rojo en el calendario venezolano, el 10-E, la jornada en la que Chávez debería tomar posesión de su cargo como presidente, el Gobierno venezolano no tuvo más remedio que reconocer públicamente que el mandatario no estará en condiciones de asistir a su investidura en Caracas.

Chávez «no podrá comparecer en esa fecha ante la Asamblea Nacional», indicó el presidente de la Asamblea Nacional, Diosdado Cabello, dando lectura a un mensaje enviado por el vicepresidente, Nicolás Maduro. «El comandante-presidente ha pedido informar que, de acuerdo con las recomendaciones del equipo médico que velan por el restablecimiento de su salud, el proceso de recuperación postquirúrgica deberá extenderse más allá del 10 de enero», señaló la misiva.

En el texto se afirma además que esa situación constituye «un irrebatible motivo sobrevenido, por lo cual se invoca el artículo 231 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela a objeto de formalizar, en fecha posterior, la juramentación correspondiente ante el Tribunal Supremo de Justicia» (TSJ).

Los dos protagonistas
Horas antes, el líder de la oposición, Henrique Capriles, había instado al Gobierno y al Supremo a clarificar el escenario político al que se enfrenta Venezuela por la ausencia de su presidente electo. «El TSJ tiene que fijar su posición. El país está esperando una salida, una interpretación clara y ésa es una responsabilidad que tienen ustedes, señores magistrados. Me parece una señal terrible que estén convocando a la gente a la calle el jueves», señaló. Antes exigió al chavismo que dijera la verdad sobre el estado de salud de Chávez. «¿Por qué les cuesta tanto decir la verdad? Por más dura que sea se debe ir con la verdad por delante. La mentira siempre tendrá su tiempo contado, porque siempre al final conoceremos la verdad», puntualizó.

Además, Capriles precisó que el Ejército está llamado a defender la Constitución y a actuar para que las leyes se respeten, aún más cuando el presidente está ausente. «La Fuerza Armada como institución tiene un rol que cumplir», agregó para subrayar que el escenario de la anarquía es terrible y por eso los venezolanos deben exigirle una respuesta al TSJ y al Ejército.

Respecto al polémico acto de toma de posesión de Chávez, Capriles animó a los mandatarios extranjeros invitados a no acudir: «No se presten al juego de un partido político ante la ausencia del presidente de la República».

Las denuncias de Capriles sobre el vacío de poder fueron continuas: «Aquí tenemos un Gobierno que no gobierna, que está paralizado y que se ha concentrado en llevar el debate político al 10 de enero, mientras los problemas del país siguen empeorando».

El reloj avanza, mientras Venezuela ha quedado paralizado esperando a un presidente electo que permanece en un hospital de La Habana sin que se sepa su estado. Y esto, indudablemente, tiene sus consecuencias políticas, sociales y económicas. A esta paralización ha contribuido el esquema contraconstitucional utilizado para dejar un encargado en la presidencia, Maduro, que ha asumido las funciones sin haber sido encargado por decreto. Por tanto, nunca se le trasladaron competencias en el ámbito económico de hecho, y todavía está en duda si podrá aprobar los puntos de la agenda que le lleven el resto de ministros. Además se sigue sin conocer públicamente el verdadero estado de salud del presidente. Eso frena cualquier tipo de decisión, tanto en el seno del Gobierno como en los inversores y empresarios venezolanos o extranjeros.

Fedecámaras –la cámara de comercio venezolana– pidió ayer a Maduro que reciba a los empresarios para acordar «ajustes macroeconómicos urgentes», al advertir que «Venezuela está virtualmente paralizada. No esperemos a enero. Las decisiones hay que tomarlas ahora. Instamos y le pedimos directamente al presidente encargado de la República, al presidente Maduro, a que acometamos, conjuntamente con sus ministros de la economía, decisiones cuanto antes», aseguró el titular de Fedecámaras, Jorge Botti, a La Razón.

Por otra parte, Botti lanzó la voz de alarma sobre un posible desabastecimiento en el país, principalmente de alimentos, debido a lo que denunció como «nula» oferta de divisas a los empresarios. «Es la primera vez en nuestra historia que, con un precio del petróleo holgadamente alto, estamos teniendo severos problemas de suministro de inventarios por esa causa», añadió.

Con este panorama de incertidumbre política y económica, Venezuela se enfrenta mañana a una jornada clave que marcará su destino: el de ser un país democrático y respetar los pasos establecidos en su propia Constitución o el de acercarse al lado oscuro de la ilegalidad.”

Con especial afecto hacia mis buenos amigos Layla y Alejandro, con su hija Laura, venezolanos de bien; pocos como ellos entenderán  y compartirán mejor lo que se comenta.

Se veía venir… Desde que Hugo Chávez anunció la primera vez que le aquejaba un cáncer, y se marchó a Cuba para ser tratado, quien más quien menos atisbó que la enfermedad era cosa grave y que el variopinto y populista “caudillo” venezolano quería evitar a toda costa la información relativa a sus dolencias, para anular las especulaciones sobre el futuro liderazgo político en Venezuela.

Y a fe que así ha acontecido, porque malhadadamente (nadie puede alegrarse del cáncer de otro ser humano), esa dolencia ha ido evolucionando hasta llegar a la actual situación, en la que, después de otra secreta intervención quirúrgica, solamente se sabe por rumores, y sin exactitud, que al orondo militarote venezolano se le ha extirpado buena parte de su intestino, se le han aplicado terapias anti natura y se le ha sumido en un coma inducido, que no se sabe si es para paliar su sufrimiento o para hacer como que se prolonga su vida, en tanto se hace cuajar una sucesión en Venezuela.

Algo tengo claro: Hugo Chávez ya no volverá a mandar como lo hizo, aunque no descarto alguna pantomima de presentarle en Venezuela para que se le entronice como presidente de la república (e inclusive no dejo de especular con alguna maniobra para tratar de demostrar que tomó posesión en La Habana, entre jeringas y goteros).

Caracas
Y, por otra parte, nada más lejos de mi ánimo que entrar ahora a vituperar a Chávez y a los chavistas, cuando el líder se halla en el lecho casi seguro de su muerte.

Pero por encima de todo lo que hay que poner de manifiesto es algo conocido, y que los españoles aprendimos hace más de treinta años cuando el  proclamado caudillo entró en la fase de su exitus, que trataron de prolongar de forma inhumana unos cuantos desalmados. Hay que tener bien en cuenta que cuando un líder en apariencia carismático desaparece, si ese líder basó su poder en el autoritarismo, en la demagogia y en el populismo barato, por mucho que se intente la continuidad resulta imposible.

He ahí a Venezuela. País riquísimo, con petróleo sobrante, con ingresos millonarios, con riquezas de toda suerte. Pero país en el que la clase pobre se ha incrementado, sirviendo de soporte demagógico al líder, y la inseguridad económica y sobre todo social y ciudadana ha galopado hasta límites tales que muchos venezolanos han tenido que prácticamente huir de la nación, para sustraerse la ola de criminalidad y muerte que galopa por allí.

Y si mientras a ras de suelo la corrupción es total, porque la controla la menguada clase dominante con estilo militarista; si los extraordinarios recursos naturales se aplican a subvencionar revoluciones “bolivarianas” (creo que Simón Bolívar huiría también de Venezuela) en países vecinos, alentando a dictadorzuelos como Ollanta Hubama o Evo Morales; y subvencionando con “venezo-dólares” la arcaica dictadura comunista cubana, Venezuela solamente ha podido sobrevivir gracias a los sacrificios de sus ciudadanos.

Maracaibo
No es que se esté olvidando los abusos de los anteriores dirigentes políticos, corruptos en general, sino que el caudillo ahora en trance de desaparición ha usado y abusado de sus méritos, para conformar un país en el que él se ha creído el todopoderoso, llegando a alcanzar la blasfemia cuando pedía a Dios que amparase sus decisiones cuasi mesiánicas.

Pena da el pueblo venezolano, mucha pena. Porque hasta cuando ya resulta incontestable que su líder está inhabilitado por la enfermedad, sus acólitos tratan de prolongar una situación con interpretaciones sesgadas y absurdas de la constitución, al amparo de decisiones tan pintorescas como la última adoptada por la Asamblea nacional, cuando ha decidido que “esperará al líder”.

¡Vaya estado de Derecho!

Valencia de Venezuela
Así que ningún futuro halagüeño puede vaticinarse para Venezuela y pocas esperanzas de sensatez hay que concebir, máxime cuando hasta la oposición política tiene en Capriles un lánguido representante, y la división entre los disidentes campa más de lo deseado.

En fin, que Hugo Chávez merece se le parafrasee aquella frase del Tenorio de Zorrilla; “Imposible la dejasteis (a Venezuela, claro) para Vos y para mí”.

Y solamente desear que Hugo Chávez, si es que ha llegado su hora, se vaya en paz, y deje la paz tras sí.



“La sumisión a un hombre débil es disciplina. La sumisión a un hombre fuerte es sólo servilismo”.- Gilbert Keith Chesterton (1874-1936) Escritor británico. 


SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA 

1 comentario:

  1. This page certainly has all the information I wanted concerning this subject and didn't know who to ask.


    Here is my web site Binäre Optionen handeln

    ResponderEliminar