martes, 20 de noviembre de 2012

En el 20-N: Aniversarios casi olvidados, con aliño de independentismo encubridor de corrupciones. “Algo huele a podrido en Cundinamarca”



Ø  "No sabes qué enfermo está todo aquí en mi corazón.
Ø  "¡El mundo está desquiciado! ¡Vaya faena, haber nacido yo para tener que arreglarlo!"
-      Rey: ¿Todavía ensombrecido por las nubes?
-      Hamlet: No por las nubes, señor, sino por el sol.

Ø  Polonio "Que para peces de verdad, buenos son anzuelos de mentiras…"
-      Polonio "¿Qué estáis leyendo, mi señor?"
-      Hamlet "Palabras, palabras, palabras"
Ø  "La virtud no puede injertarse en nuestro viejo tronco sin que nos quede de él algún mal resabio"
Ø"¡Que me acuerde de ti! ¡Sí, sombra, desventurada, mientras la memoria tenga asiento en este desquisado globo!... ¡Que me acuerde de ti! ¡Sí, borraré de las tabletas de mi memoria todo recuerdo trivial y vano, todas las sentencias de los libros, todas las ideas, todas las impresiones pasadas, que copiaron allí la juventud y la observación! Y sólo tu mandato vivirá en el libro y volumen de mi cerebro, sin mezcla de material vil. ¡Sí, por los cielos!... ¡Oh, la más inocua de las mujeres! ¡Oh, villano, villano, risueño y maldito villano!... ¡Mis tabletas! ¡Bueno será apuntar que puede uno sonreír y sonreír, y ser un villano! A lo menos estoy seguro de que ello puede suceder en Dinamarca."

Ø  (Acto primero, escena V)
Ø  ¡Ay, pobre Yorick! Yo le conocía, Horacio: tenía un humor incansable, una agudeza asombrosa. Me llevó a cuestas mil veces. Y ahora, ¡cómo me repugna imaginarlo! Me revuelve el estómago. Aquí colgaban los labios que besé infinitas veces. Y ahora, ¿dónde están tus pullas, tus brincos, tus canciones, esas ocurrencias que hacían estallar de risa a toda la mesa? Ya no tienes quien se ría de tus muecas. ¿Estás encogido? Vete a la estancia de tu señora y dile que, por más que se embadurne, acabará con esta cara. Hazla reír con esto.
Ø  “Something is rotten in the state of Denmark."(Traducción: "Algo está podrido en el estado de Dinamarca")

(De Hamlet, tragedia escrita por William Shakespeare entre 1600 y 1602)
“CORRUPCIÓN EN CONVERGENCIA
Pedro J. Ramírez ha hecho un gran servicio a la verdad. La publicación del texto completo de la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) vincula de forma inequívoca a Convergencia con prácticas de corrupción. Y no solo el partido se benefició de la actividad delincuente, también, directa e indirectamente, Artur Mas y otros líderes.
A pesar de los esfuerzos de algunos dirigentes catalanes para borrar huellas, la policía ha sido capaz de concluir un informe incontrovertible que confirma aquella inolvidada intervención de Maragall en el Parlamento catalán en el que el político socialista solo se equivocó en el tanto por ciento de las mordidas. Él creía que era del 3% cuando la realidad elevaba la cifra al 4%, a repartir entre el partido y algunos de sus dirigentes.
Refugiarse en la púrpura del secesionismo de nada sirve. Aún más, a muchos les parece cada vez más claro que la tempestad de la independencia se ha desencadenado, al menos en gran parte, como coartada para oscurecer los delitos y para evitar que la Justicia española los sentencie.
Artur Mas, en lugar de exabruptos, tiene la obligación política y sobre todo moral de responder una a una a las acusaciones vertidas en el documento de la UDEF. Si no es capaz de dar una explicación convincente se sentará antes o después en el banquillo de los acusados para explicar, como dice Pedro J. Ramírez, cuánto se ha llevado y cómo se lo ha llevado.”
(Luis María ANSON,  de la Real Academia Española, en “El Imparcial”, 20/11/2012)
“¿Verdad o mentira? La duda que nos corroe en Cataluña
Con mucho menos que esto le amargaron la vida al ex ministro y número dos del PSOE, José Blanco. O al dirigente canario del PP y hoy ministro de Industria, José Manuel Soria, por mencionar a alguien del otro lado de la barricada política nacional. En cambio, al nacionalismo catalán se le dispensa trato de especie protegida, con carácter general. En este caso se miden las palabras y nadie osa cuestionar o parecer que cuestiona la presunción de inocencia, “mientras no se demuestre lo contrario”. Es el protocolo judicial. Pero en política las cosas funcionan de otro modo. Sobre todo cuando está abierto el mercado del voto.
Artur Mas, Jordi Pujol, Felip Puig, se mueven estupendamente hablando de Cataluña como una unidad de destino en lo universal. Sin embargo, les falta convicción al desmentir la existencia de cuentas privadas alimentadas con dinero público, la práctica del peaje político impuesta a empresas concesionarias de la Generalitat y algunas otras corruptelas. Se envuelven en la senyera estelada e interpretan esas acusaciones como si fueran ataques a Cataluña perpetrados desde las alcantarillas del Estado. Vale, pero eso no nos saca de dudas. Las mismas dudas que tenemos sobre si realmente estamos ante un episodio de guerra sucia con fines políticos. No sería la primera vez.
Hacia la Arcadia feliz...
La duda funciona como pedrada electoral de ida y vuelta, según quien la gestione ante la opinión pública catalana. Puede acabar pinchando la burbuja secesionista pero también puede disparar el voto nacionalista
La filtración policial de un borrador de indagaciones preliminares (no judicializadas) ha convertido la duda en un argumento político de primer orden a cinco días de la cita con las urnas. La duda funciona como pedrada electoral de ida y vuelta, según quien la gestione ante la opinión pública catalana. Puede acabar pinchando la burbuja secesionista, pero también puede disparar el voto nacionalista. ¿Es verdad o es mentira lo que se cuenta y lo que se sugiere en ese borrador cuya autoría corresponde a un policía, o a unos cuantos policías, pero no a la Policía como institución, según la explicación oficial?
La respuesta no viene determinada por las querellas criminales presentadas ayer por Pujol y Mas en un Juzgado de Barcelona. Eso no desmiente nada. Tampoco prueba nada la inexistencia de cuentas bancarias en paraísos fiscales a nombre del uno o del otro, porque la ingeniería financiera dispone de numerosos recursos para camuflar la titularidad. Pero es que estamos igual de vendidos por la otra parte, donde se persigue al filtrador y se nos dice que los máximos responsables del Ministerio del Interior desconocían la existencia del documento, a pesar de estar redactado en papel oficial. ¿Es verdad o es mentira que estamos ante un montaje contra los autores intelectuales del desafío secesionista al Estado español?
Hay quien habla de montaje construido con basura policial. Es decir, material inservible rescatado de las papeleras, desechos del trabajo indagatorio de la policía judicial, hipótesis abiertas en su día que luego se revelaron infundadas, etc. El silencio del presidente del Gobierno y el desmarque de Jorge Fernández (a la caza del filtrador) sugieren que las acusaciones están formuladas sobre bases movedizas (salvo lo relacionado con Felipe Puig, que tiene una referencia documental de fácil comprobación), pero hay otra duda que también nos corroe: ¿están haciendo teatro Mariano Rajoy y el ministro del Interior, máximos responsables políticos del Estado y sus desagües?”
(De Antonio Casado, en “El Confidencial”, 20/11/2012)
Ni más ni menos que hoy, 20 de Noviembre, se cumplen treinta y siete años de la muerte del general que mandó en España desde 1939, y cuarenta años desde que fue fusilado en la prisión de Alicante, José Antonio Primo de Rivera, fundador de Falange Española, uno de los soportes iniciales del llamado Movimiento Nacional, que predominó en España hasta la muerte de Franco, en 1975.
Y todavía más: Hace un año exactamente se celebraron en España las últimas elecciones a los órganos legislativos, que supusieron un vuelco político, con una severa derrota del Partido Socialista (ya nada obrero) y el triunfo del Partido Popular, que obtuvo la mayoría absoluta y gobierna (más bien recorta) desde poco después.
Pocos han recordado hoy esas efemérides (las antiguas, que no la reciente), y menos aún los medios de comunicación, supongo que porque no está de moda rememorar ciertos eventos pasados, aunque sí se intentó hace poco por ese zascandil con nombre de artesano remendón que sufrimos como presidente del gobierno y por un chulito metido a juez, aumentativo de garza, resucitar la “memoria histórica”, eso sí, unilateral, es decir, solamente referida a las atrocidades cometidas por los vencedores, omitiendo las que previamente perpetraron los vencidos que detentaban el poder al tiempo del comienzo de la horrenda guerra civil.
No es de esto de lo que hoy están pendientes los ciudadanos, porque “el agua pasada ya no mueve molino”, y porque hay problemas más acuciantes que recordar aquel hecho o aquella efemérides.
Y eso es así, debido, por una parte, al cacareado tema de la independencia de Cataluña, que el ínclito Artur Mas, metido a visionario libertador esquizofrénico-paranoico, se ha empecinado en defender “cueste lo que cueste” y “caiga quien caiga”; aunque a ese infumable tema, contrarrestándolo, se ha opuesto el asunto de su propia corrupción, no solo la emanada de Convergencia i Unió (Palau de la Música de Barcelona, por ejemplo) sino de sus familias Mas y Pujol, por la aireación “casual” de un “pre-informe” en “borrador” pendiente de “aprobar” por parte de investigadores policiales, sobre fondos irregulares de sus allegados en paraísos fiscales; y aliñado ello de las controversias sobre recortes, aumento del desempleo, concesión de residencia a extranjeros que inviertan más de 160.000 Euros en la adquisición de inmuebles en España, o por la dinámica propia de la crisis económica que azota nuestro país. Vamos, que estamos siempre muy entretenidos.
Lo que ocurre es que el ciudadano de a pie, entre los que intento hallarme, le sofocan y abruman todas esta “politiquerías”, que no otra cosa son, porque siempre aparecen "los mismos perros con diferentes collares", ya que esto parece como las peleas de antaño en los patios de las escuelas, en las que todos luchaban contra todos, para que al final, aconteciera como en el lejano oeste americano: que los dos líderes más fuertes medían sus fuerzas. Y solamente salían perdiendo sus ropas y calzados, además de sus caras, casi siempre magulladas.
Y ese ciudadano normal piensa que eso de que Cataluña se independice será un problema para los catalanes, pero no para él. Y que si los catalanes decidieran seguir a ese “iluminado” (de repente, porque antes era la prudencia y moderación mismas), y quieren “irse” de España, pues, bueno, se les abre la puerta y se les pone unas cuantas fronteras y se les deja ir, que ya volverán si quieren cual hijos pródigos, mendigando la “pela”, que para eso son líderes en lo de sacar provecho crematístico de cualquier situación.
Al mismo ciudadano le vuelve a escandalizar, pero menos, que se diga, se hable, parezca, se sospeche, se intuya, que se tenga dinero negro en paraísos fiscales, porque ya va siendo al uso que los políticos tengan uñas suficientes para “arañar” algunos restos que, por arte de birlibirloque, aparecen fuera del país y del control hacendístico o en manos de testaferros, que son quienes al final se van de la lengua.
Y también al pueblo llano indigna que los salarios se recorten y los empleos se reduzcan, mientras aparecen despilfarros de todo tipo en las administraciones públicas, y los banqueros (que no los bancarios) se forran con sueldos blindados e indemnizaciones millonarias, mientras los hipotecados son vencidos en unilaterales procesos judiciales en los que apenas si pueden opinar y defenderse, y las viviendas son desalojadas, mal que pese a quienes defienden las plataformas anti-desahucios.
Todo eso, y más, y más, nos envuelve, y nos seguirá rodeando cual cinturón que nos apresa, mientras en nuestro mundo primen la avaricia y el materialismo sobre la generosidad y la cordura, y mientras el hecho de gobernar sea más para aprovechar y ganar poder que para ordenar la convivencia y repartir riqueza.
Así, en definitiva, las palabras de “Hamlet” que al principio recojo son la premonición que ya el inmortal Shakespeare puso en boca del protagonista, para evidenciar que “uno puede sonreír y ser al mismo tiempo un villano”, que de esos y de desalmados estamos al completo, mejor dicho, vamos “in crescendo”.
Opino que cuando se celebren las elecciones en Cataluña, el próximo domingo 25, si el paranoico líder del independentismo no gana con la mayoría absoluta que le permita “marear la perdiz” una temporada, en busca de más dineros y tapar las impudicias que llevan su signo, pues saldrán cosas nuevas, siempre para obtener algo a cambio. Que el “do ut des” (te doy para que me des) del Derecho Romano es un principio que no olvida esa gente.
Ahora bien, si ese líder obtuviere (verbo en tiempo de futuro de subjuntivo) la mayoría absoluta, al aluvión de soflamas y gestos pro-nación separada, seguirá la protesta por la frustración de no conseguir nada. Y mientras tantos, “los míos” (los del vencedor) siguen en el poder, con el “recogedor” dispuesto…
“Algo huele a podrido en Cataluñamarca”, habría que parafrasear, porque en eso los catalanes no pueden independizarse del resto de España, ya que en toda la piel de toro (e incluyo a Portugal) lo que eran sonrisas son lágrimas ácidas de descontento y de descompresión social, por mor de políticos visionarios y de egoísmos inaceptables.
¡Ay, ay, ay!
Y parece que fue ayer cuando se lloraba a un general eternizado en el poder, que había “tapado” a un visionario del estado absolutista. ¡Y murieron el mismo día!
Mientras tanto, hoy es el Día Internacional del Niño, y aunque en algunos ámbitos se ha conmemorado, en Palestina se ha seguido masacrando niños, como en África se siguen muriendo de hambre infantes a miles. 
!Ay,ay,ay! !Qué pena!

“Si el vaso no está limpio, lo que en él derrames se corromperá”.- Quinto Horacio Flaco (65 AC-8 AC) Poeta latino. 

SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario