domingo, 23 de septiembre de 2012

El colapsado rescate de España: Los unos por los otros, y la casa por barrer. ¡Hechos, y no palabras!

“La única verdad es la realidad”.- Aristóteles (384 AC-322 AC) Filósofo griego.

 

"Merkel y Hollande apelan a la amistad franco-alemana para superar la crisis en Europa La canciller alemana, Ángela Merkel, y el presidente francés, François Hollande, evocaron este sábado el legado de Charles De Gaulle ante los retos que tiene Europa y recordó los progresos que se han logrado en la integración desde el fin de la guerra. Efe. Berlín 

Este sábado, la canciller alemana, Ángela Merkel, habló en un acto para conmemorar el cincuentenario de la amistad germano-francesa en Ludwigsburg (suroeste de Alemania), el mismo lugar donde De Gaulle pronunció en septiembre de 1962 un discurso en el que aseguró que el futuro de Europa estaba en las manos de la juventud francesa y alemana. "Cuando De Gaulle pronunció su discurso yo tenía 8 años, vivía en Brandeburgo, en la antigua RDA, el muro de Berlín tenía un año y la división de Alemania parecía cimentada", dijo Merkel. "En ese entonces, la idea de que algún día yo hablara ante ustedes como canciller de una Alemania unida era una utopía irrealizable", agregó. 

"El que ello haya sido posible, tiene que ver con el proceso de integración que empezó con los tratados de Roma", dijo Merkel, quien advirtió que "por grandes que sean los retos actuales, los europeos estamos unidos para nuestra felicidad". 

El presidente francés, François Hollande, por su parte, recordó el discurso de De Gaulle y también el papel del primer canciller de la posguerra, Konrad Adenauer, en el proceso de reconciliación franco-alemana tras dos guerras mundiales. "Ambos querían la paz entre nuestras naciones, no para su generación sino para siempre. Se llamaban Charles De Gaulle y Konrad Adenauer", dijo Hollande. 

En su discurso de hace cincuenta años, De Gaulle, según recordó Hollande, dijo que "la amistad franco-alemana debía ser la piedra angular sobre la que se debía construir no sólo la unidad de Europa sino también la libertad del mundo". 

"Ahora Europa no tiene guerras, eso lo hemos dejado atrás, pero tenemos otros retos. La respuesta a esos retos es más Europa. Europa derrotará a la crisis", dijo Hollande. "Hay que introducir la supervisión bancaria, hay que estabilizar la eurozona y hay que crear una nueva gobernabilidad para Europa. Es el momento de profundizar nuestras relaciones para que Europa tenga instituciones que respondan a los retos actuales", agregó el presidente francés. 

Hollande terminó su discurso en alemán y Merkel el suyo en francés, como una muestra de la amistad entre los dos países que el presidente de Francia comparó con "un viejo matrimonio". 

(De “El Imparcial”, 24/09/2012)

...

El ministro de Economía y Competitividad, Luis de Guindos, ha dicho que la línea de crédito de hasta 100.000 millones de euros que destinará la UE a sanear el sistema financiero español se utilizará "estrictamente para la recapitalización de los bancos".En una comparecencia tras su reunión con los líderes regionales del PP, De Guindos ha asegurado además que la cantidad que se destinará a sanear la banca española será "sustancialmente menor a los 100.000 millones de euros", la cuantía máxima concedida por el Eurogrupo. En este sentido, ha indicado que el importe de la línea de crédito que finalmente se utilizará para recapitalizar la banca estará en línea con el que avanzó la consultora Oliver Wyman, en torno a los 60.000 millones.
De esta forma, De Guindos ha descartado hacer uso de una de las posibilidades que tenía encima de la mesa, pero quedaría aún la opción de la compra de bonos soberanos de España por parte del Banco Central Europeo, tal y como propuso recientemente el presidente de este organismo, Mario Draghi.
¿Rescatador?
De Guindos ha dicho que "ni el rescate está más cerca ni más lejos hoy de lo que estaba ayer" y ha puntualizado que se trata de "un instrumento puesto a disposición por el BCE para comprar deuda en el mercado secundario de deuda pública" a cambio de una serie de condiciones. "España hará lo que tenga que hacer sin precipitarse, con el conocimiento de todos los elementos involucrados en este tipo de operaciones", ha remarcado.
Además, el ministro de Economía ha dejado claro que "la negociación de una línea de crédito no tiene que ver con el Plan Nacional de Reformas que aprobará el Gobierno en los próximos días" y que contará con medidas que fomenten el crecimiento económico, la competitividad y la exportación. En concreto, este plan tratará de eliminar las trabas a la actividad empresarial, especialmente en el sector servicios, así como fomentar la unidad de mercado y e impulsar la exportación que debe seguir "impulsando la recuperación de la economía española", ha apuntado.
En este sentido, ha indicado "no ha visto un deterioro importante" de la coyuntura económica en España en el tercer trimestre del año respecto al segundo. Entre las reformas, el Gobierno también prevé mejorar el tratamiento de la investigación, desarrollo e innovación (I+D+i), aprovechando la constitución de la Agencia de la Ciencia, así como la mejor utilización de los recursos públicos y la coordinación de las administraciones.
El Plan Nacional de Reformas tiene una agenda "amplia y ambiciosa que se concretará en próximos días", coincidiendo con la presentación de los Presupuestos Generales del Estado, en los que, según recordó De Guindos, "las pensiones serán una partida prioritaria desde el punto de vista del gasto público".
(En “El Imparcial”, 24/09/2012)
...
Después de las espantosas inundaciones que sufrió Valencia (mi ciudad natal, y que “soporta” mi existencia), en el mes de Octubre de 1957, se produjo, como siempre acontece con motivo de esas calamidades, un aluvión de promesas del gobierno español (en aquellos tiempos de Franco no había otro) sobre obras de reconstrucción, ayudas, rectificaciones financieras, proyectos urbanísticos, y toda esa pléyade de “regalos” que se anuncian y pocas veces se cumplen.
Pero unos meses después hubo nuevas lluvias torrenciales y se produjeron nuevos daños y nuevo caos –aunque sin la magnitud de la anterior riada- y ninguna obra de solución se había ni siquiera preparado.Ante ello, el Ateneo Mercantil de Valencia, que presidía a la sazón el prohombre valenciano Joaquín Maldonado Almenar y que era uno de los pocos foros autorizados por la entonces censura informativa pro-oficialista, esa institución valenciana clamó por una real y efectiva puesta en marcha de las ayudas prometidas e incitó hábilmente a la exigencia ciudadana. A esa voz se unieron otras reivindicaciones populares, entre las que destacó un claro y rotundo editorial del diario “Las Provincias”, centenario rotativo valenciano, en el que su director, el laborioso y afamado periodista Martín Domínguez Barberá, clamó por la efectiva solución de los problemas que aquejaban a la ciudad de Valencia,cuyo remedio se había prometido pero no iniciado siquiera, y bajo el título de “Hecho y no palabras” llamó al pueblo valenciano a exigir al gobierno central positivas actuaciones. Ese editorial, de forma sorprendente ante los “filtros” que existían, recorrió no solamente España sino buena parte del mundo exterior y excitó el orgullo de la ciudadanía para demandar lo prometido.A ello sí que reaccionó el gobierno, con actuaciones expeditivas muy al uso, como, por ejemplo, presionar de forma agobiante para el cese del director del periódico citado (no se olvide que la libertad de prensa era por aquel entonces una quimera), y poner sordina a las voces discrepantes, si bien por fin se legisló la solución mediante el llamado “Plan Sur”, que significó el mayor cambio urbanístico –y por ende social— experimentado por la ciudad de Valencia y sus alrededores.


Este largo preámbulo viene a cuento, porque “nuestros” padrinos europeos, la Merkel y el Hollande, se reúnen mucho hasta como “viejos amigos”, hablan mucho, proyectan mucho, dicen mucho que la ayuda a España está clara, pero mientras tanto, otros de sus “calañas” van replicando que el rescate será duro y traumático y que será muy costoso.
En el ínterin, el ministro De Guindos, que hace sospechar por su pinta de sabio despistado y de otra galaxia, un día dice que ya todo está “casi” arreglado, y el siguiente alerta de que “pronto” se comenzará a ver una salida; bajo la etérea mirada de un Rajoy que, como buen gallego, nunca se sabe si está subiendo o bajando la escalera, aunque lo único claro es que ni la sube ni la baja, porque no termina con la crisis.
Y lo importante: la situación económica general no mejora, porque en este país nuestro de una economía que se dijo vestida de frac, pero que va por ahí en pijama, y no tiene ni las zapatillas del necesario crédito bancario, ni los bancos pueden ni quieren facilitar desarrollo, ni el gobierno impulsa a ello, antes al contrario, sube impuestos y recorta bienestar.
Como “éramos pocos y parió la abuela”, pues nos aparece ese clarividente visionario catalán llamado Artur Mas, pidiendo dinero, o en otro caso independiza Cataluña de España, para convertirla en un estado fantasma, soñando con Montecarlo o Andorra, pero yendo  a ser como Kosovo, que se proclamó independiente y quedó en medio de la nada, reconocido solamente por un puñado de convenencieras naciones.
Y de esta guisa, Europa, la Unión Europea, sus integrantes y las autoridades económicas (que miran más sus propios ombligos que el bienestar de un país peligroso competidor del que opinan que hay demasiada vacación, demasiado vino y poco espíritu laborioso), nos van toreando de capa y muleta con un que “sí” y otro “quizás” y otro “no”, pero esas ayudas prometidas y necesarias ni se vislumbran, ya que los “recuperadores” tiemblan de pánico ante el volumen de la operación.
Probablemente ello es porque el ministro de Economía está aún deshojando la margarita para ver si nos caemos del “guindo” o nos agarramos a él, y retrasa la petición del rescate –de una u otra manera y con uno u otro nombre— porque ni sabe por dónde salir, ni le dejan hacerlo, probablemente porque a finales de octubre habrá elecciones autonómicas en Euskadi y Galicia.
En resumen, lo dicho: Los unos por los otros, y la casa del pueblo español sin barrer.
Y ello sin que olvidemos de que todavía demasiada gente no se ha percatado de que el plácido bienestar anterior ya ha fenecido y estamos en tiempos de vacas flacas, casi al borde de la extenuación.
Por eso, por activa, por pasiva, por arriba, por abajo, en voz alta y en voz baja, deberíamos y debemos todos clamar (todos, menos Cataluña, que ni quiere, ni está, ni se le espera) a Europa, al gobierno, a los especuladores, a los redentores económicos:
¡HECHOS, Y NO PALABRAS!
Porque “pescados son los del cesto; aquellos del mar son peces”

“Mala cosa es tener un lobo cogido por las orejas, pues no sabes cómo soltarlo ni cómo continuar aguantándolo”.- Publio Terencio Afer (195 AC-159 AC) Autor cómico latino. 

SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario