viernes, 29 de abril de 2011

El Día de la Madre

“Muchas maravillas hay en el universo; pero la obra maestra de la creación es el corazón materno.”.- Ernest Bersot (1816-1880) Filósofo francés. 

El Día de la Madre o Día de las Madres es una festividad que conmemora a las madres. Se celebra en diferentes fechas del año según el país: en España, en la actualidad, se celebra el primer domingo de cada mes de mayo. El moderno Día de la Madre fue creado por Julia Ward Howe, en 1870, originalmente como un día de madres por la paz, que luego devino en un día para cada familia en honor a su madre y se ha convertido en una fiesta en muchos lugares del mundo.

Las primeras celebraciones del Día de las Madres se remontan al antigua Grecia, donde se le rendían honores a Rea, la madre de los dioses Zeus, Poseidón y Hades.
La Encyclopædia Britannica dice: "Una fiesta derivada de la costumbre de adorar a la madre en la antigua Grecia. La adoración formal a la madre, con ceremonias a Cibeles, o Rea, la Gran Madre de los Dioses, se ejecutaba en los idus de marzo por toda Asia Menor" (1959, tomo 15, pág. 849).
Igualmente los romanos llamaron a esta celebración La Hilaria cuando la adquirieron de los griegos y se celebraba el 15 de marzo en el templo de Cibeles y durante tres días se hacían ofrendas.
Los católicos transformaron estas celebraciones en honor a la Virgen María, la madre de Jesús. En el santoral católico el 8 de diciembre se celebra la fiesta de la Inmaculada Concepción, fecha que en muchos países se adoptó para la celebración del Día de la Madre.
En Inglaterra hacia el siglo XVII, tenía lugar un acontecimiento similar, honrando también a la Virgen, que se denominaba Domingo de las Madres. Los niños concurrían a misa y regresaban a sus hogares con regalos para sus progenitoras.

La mayoría de los países lo festejan en mayo, frecuentemente un segundo domingo de mayo.
Segundo domingo de febrero

Cuarto domingo de la cuaresma
Irlanda, Reino Unido (Mothering Sunday)
8 de marzo
21 de marzo 
(Día de la primavera)

Primer domingo de mayo
Segundo domingo de mayo
8 de mayo
10 de mayo
14 de mayo

15 de mayo

26 de mayo

27 de mayo

30 de mayo

Último domingo de mayo
República Dominicana, Suecia, Francia (primer domingo de mayo si coincide con Pentecostés)

12 de agosto
Tailandia (Cumpleaños de la reina Sirikit Kitiyakara)

15 de agosto, 
Día de la Asunción

El tercer domingo de octubre

8 de diciembre
Panamá (Día de la Inmaculada Concepción)

22 de diciembre  Indonesia
Durante el siglo XXVII en Inglaterra comienza a celebrarse un día llamado "servir de domingo", o "Domingo de Servir a la Madre" en la cual se honraba a las madres de Inglaterra y los criados tenían permiso y el día pagado para ir a visitar a sus madres.
En aquel tiempo muchos de los pobres de Inglaterra trabajaban como criados para los ricos.La mayoría de los trabajos estaban lejos de sus hogares, y los criados vivían en las casas de sus patrones.
Esto fue una gran alegría para los criados porque les pagaban su día de trabajo y podían volver a la casa de sus familias y pasar el día con sus madres.
Después se comenzó a preparar una torta (tarta, cake) especial, llamada la torta que se iba a "servir a la madre" y se llevaba para celebrar ese día como un acto festivo en honor de las madres.
En Estados Unidos el primer día fue sugerido en 1872 por Julia Ward Howe como un día dedicado a la paz. El origen del «Día de la madre» es la tierna historiade una joven que perdió prematuramente a su madre. Y concibió un día sin igual, para rendirle tributo a la madre.
La estadounidense Ana Jarvis, de Philadelphia, despuésde la muerte de su madre en 1905, decidió escribir a maestros, religiosos, políticos, abogados y otras personalidades, para que le apoyaran en su proyectode celebrar el "Día de la Madre" en el aniversario de la muerte de su madre, el segundo domingo de mayo.
Tuvo muchas respuestas, y en 1910 ya era celebrado en casi todos los estados de los Estados Unidos.Viendo la joven Jarvis, la gran acogida a su iniciativa, logró que el Congreso de los Estados Unidos aprobara un proyecto de ley a favor de la celebración del «DIA DE LA MADRE», en todos los Estados Unidos. En 1914, luego de deliberar y aprobar el proyecto, el Presidente Woodrow Wilson aprobó la petición que proclamaba el «DIA DE LA MADRE» como día de fiesta nacional, que debía ser celebrado el segundo domingo del mes de mayo. Posteriormente otros países se fueron sumando a la celebración y Ana Jarvis pudo comprobar en más de 40 países de diferentes partes del mundo este acontecimiento sentimental que no tenía otro fin que rendir homenaje y enaltecer a ese ser que da parte de sí para dar vidas, y aún su vida por el fruto de sus entrañas.
( De Wikipedia y otras fuentes)
¡Tanto que escribir sobre las madres!
¡Tanto que escribir sobre la madre de cada uno!
Y sin embargo todo queda escrito, todo queda dicho, todo queda entendido, todo resulta significado, en cuanto se pronuncia la palabra “madre”.
Pese a que el consumismo (esto que ahora se llama “globalización”) ha instaurado la tendencia comercial del Día de la Madre, y parece que lo importante es qué regalo hacerle y dónde comer con ella, el hondo significado de la maternidad, la auténtica maravilla de la creación que permite sobrevivir al mundo, es lo que justifica la honra a la madre.
Bien está que se dedique un día a la madre, pero mejor será que cada día, con nuestra vida, rindamos tributo a la madre que nos dio la luz, procurando se sienta orgullosa de cada uno de nosotros.
Y quienes sean creyentes, que invoquen a su “Madre del cielo” para que proteja a su imagen terrena, las madres, las madrecitas de nuestro corazón.
Acabo insertando un soneto hallado en la Red, que, en su espontaneidad, contribuye a ensalzar el auténtico significado espiritual y humano de la celebración.
Soneto para la mujer más bella,
lo hago inspirado en lo que siento,
le imprimo mucho amor, más que talento,
pues es mi corazón quien habla de ella.

Me dice que el reflejo de una estrella,
unido al agradable fresco viento,
también luna y el mar, hacen intento,
por ser sombra guardián de mi doncella.

Mujeres hay millones, es muy cierto,
pero de todas ellas, una es mía,
sin ella los Océanos son desierto.

Pero con ella, todo es alegría,
por verte madre, siempre estoy despierto,
al menos las veinticuatro horas del día.
 
(Autor: Carlos Juárez, "El Hijo de Guamúchil")


“Todo lo que soy o espero ser se lo debo a la angelical solicitud de mi madre”.- Abraham Lincoln (1808-1865) Político estadounidense.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

martes, 26 de abril de 2011

Chernóbil: Veinticinco años desde la tragedia

"Cada uno tiene el máximo de memoria para lo que le interesa y el mínimo para lo que no le interesa".- Arthur Schopenhauer (1788-1860) Filósofo alemán.

Chernóbil (en ruso: Чернобыль [tɕɪrˈnobɨlʲ], en ucraniano: Чорнобиль [tʃɔrˈnɔbɪlʲ]) es una ciudad fantasma y situada el norte de Ucrania, en el Óblast de Kiev, cerca de la frontera con Bielorrusia.
Añadir leyenda
La ciudad fue abandonada en 1986 debido al accidente ocurrido en la central nuclear homónima, situada a 14,5 kilómetros al nornoreste de la ciudad. La central nuclear se encontraba en el raión de Chernóbil, pero la ciudad y la planta no estaban directamente relacionadas: al mismo tiempo que se construía la planta, se construyó la ciudad de Prípiat para los trabajadores de la central.
Las casas aún habitadas no son muy diferentes de las desocupadas, y sus escasos habitantes usan símbolos para avisar que "el dueño de esta casa vive aquí". Asimismo, los vigilantes y el personal administrativo de la zona de exclusión están hospedados en el extremo de la ciudad más distante a la central. Antes del accidente, 14.000 residentes ya habían abandonado la ciudad.
El nombre de la ciudad podría venir de la unión de las palabras chornyi (чорний, negro) y byllia (билля, pasto u hojas); y por lo tanto podría significar pasto negro u hojas negras. También se especula con que su nombre podría venir de la palabra en ucraniano polin girkii (Полин гіркий), literalmente altamisa amarga, usada para referirse al ajenjo, hierba abundante del lugar.

Historia

Chernóbil era una villa real del Gran Ducado de Lituania durante el siglo XIII, en el territorio ucraniano cercano a Kiev. Se le concedió como feudo personal a Filon Kmita, capitán de la caballería real, en 1566. La provincia que englobaba a Chernóbil fue transferida al Reino de Polonia en 1569, y luego anexionada por el Imperio Ruso en 1793. Desde poco antes del siglo XX, la ciudad estaba poblada por sirvientes rutenos y polacos, y por una gran comunidad judía.
Desde los comienzos de la segunda mitad del siglo XVIII, la ciudad se convirtió en uno de los mayores centros del Judaísmo jasídico. La dinastía jasídica de Chernóbil fue fundada por Menachem Nachum Twersky, también conocido como el Rabino Mardoqueo de Chernóbil. Gran parte de la población judía fue víctima de pogroms en octubre de 1905 y en marzo y abril de 1919, en los que muchos judíos perdieron la vida y las propiedades de muchos otros fueron ultrajadas. En 1920, los herederos de Twersky dejaron Chernóbil, y la ciudad dejó de ser un centro jasídico.
Durante las guerras civiles que azotaron la región durante el periodo 1917-1920 fue ocupada primero por el Ejército Blanco y luego por el Ejército Rojo.
En 1921 Chernóbil pasó a formar parte de la recién formada RSS de Ucrania.
Durante el periodo 1929-1933 Chernóbil sufrió muertes masivas durante la Estalinización, en el Holodomor y en la subsiguiente hambruna. La comunidad polaca de Chernóbil fue deportada a Kazajistán en 1936, haciendo la travesía en muy malas condiciones, en el que la mayoría de los deportados murió de hambre y de frío.
Durante la segunda Guerra Mundial la ciudad fue ocupada del año 1941 al 1944. La comunidad judía de la ciudad fue finalmente exterminada durante este periodo.
El 26 de abril de 1986, el cuarto reactor de la Central Nuclear de Chernóbil explotó a la 01:23 a.m. hora local. Básicamente se estaba experimentando con el reactor para comprobar si la energía de las turbinas podía generar suficiente electricidad para las bombas de refrigeración en caso de fallo (hasta que arrancaran los generadores diésel). Pero una sucesión de errores provocó una enorme subida de potencia y una gran explosión que dejó al descubierto el núcleo del reactor, con lo cual se emitió una gigantesca nube radiactiva hacia toda Europa. Todos los residentes permanentes de la ciudad y los que vivían en la zona de exclusión fueron evacuados debido a que los niveles de radiación sobrepasaron todos los estándares de seguridad. El accidente era hasta entonces el único de la historia que había alcanzado el nivel 7 de la escala INES. Sin embargo, el 11 de abril del 2011 el gobierno japonés elevó a ese mismo grado el nivel de alerta por el accidente de la planta nuclear de Fukushima, luego del terremoto y el maremoto acaecidos exactamente un mes antes en ese país.
La ciudad de Chernóbil y los suburbios adyacentes son ahora hogar de científicos, oficiales de mantenimiento de la central nuclear, liquidadores, doctores, científicos y físicos especializados en radiación. Aunque Prípyat (una ciudad vecina a Chernóbil y más cercana a la central nuclear que ésta) permanece sin mantenimiento, Chernóbil ha sido renovada y es ahora hogar de más de 2.000 personas, entre ellos eventuales visitantes a la zona de exclusión, quienes se hospedan en los sectores de la ciudad más distantes a la central nuclear. Años después, algunas mujeres embarazadas que fueron alcanzadas por la radiación durante el accidente tuvieron hijos que nacieron con malformaciones o con problemas de salud crónicos graves.
El accidente
El accidente de Chernóbil (cirílico: Черно́быльская ава́рия, ruso: Chernóbylskaya aváriya, cirílico: Чорнобильська катастрофа, ucraniano: Chornobilʹsʹka katastrofa) es el nombre que recibe el accidente nuclear sucedido en la central nuclear de Chernóbil (Ucrania) el 26 de abril de 1986. Este suceso ha sido considerado el accidente nuclear más grave según la Escala Internacional de Accidentes Nucleares y uno de los mayores desastres medioambientales de la historia.
Chernóbil, ciudad abandonada
Aquel día, durante una prueba en la que se simulaba un corte de suministro eléctrico, un aumento súbito de potencia en el reactor 4 de esta central nuclear, produjo el sobrecalentamiento del núcleo del reactor nuclear, lo que terminó provocando la explosión del hidrógeno acumulado en su interior. La cantidad de dióxido de uranio, carburo de boro, óxido de europio, erbio, aleaciones de circonio y grafito expulsados, materiales radiactivos y/o tóxicos que se estimó fue unas 500 veces mayor que el liberado por la bomba atómica arrojada en Hiroshima en 1945, causó directamente la muerte de 31 personas y forzó al gobierno de la Unión Soviética a la evacuación de 116 000 personas provocando una alarma internacional al detectarse radiactividad en, al menos, 13 países de Europa central y oriental.
Después del accidente, se inició un proceso masivo de descontaminación, contención y mitigación que desempeñaron aproximadamente 600 000 personas denominadas liquidadores en las zonas circundantes al lugar del accidente y se aisló un área de 30 km de radio alrededor de la central nuclear conocida como Zona de alienación, que sigue aún vigente. Solo una pequeña parte de los liquidadores se vieron expuestos a altos índices de radiactividad. Los trabajos de contención sobre el reactor afectado evitaron una segunda explosión de consecuencias dramáticas que podría haber dejado inhabitable a toda Europa.
Voluntarios
Dos personas, empleadas de la planta, murieron como consecuencia directa de la explosión esa misma noche y 31 en los tres meses siguientes. Mil personas recibieron grandes dosis de radiación durante el primer día después del accidente, 20.0000 personas recibieron alrededor de 100 mSv, 20.000 cerca de 250 mSv y algunos 500 mSv. En total, 600.000 personas recibieron dosis de radiación por los trabajos de descontaminación posteriores al accidente. 5.000.000 de personas vivieron en áreas contaminadas y 400.000 en áreas gravemente contaminadas, hasta hoy no existen trabajos concluyentes sobre la incidencia real, y no teórica, de este accidente en la mortalidad poblacional.
Tras prolongadas negociaciones con el gobierno ucraniano, la comunidad internacional financió los costes del cierre definitivo de la central, completado en diciembre de 2000. Inmediatamente después del accidente se construyó un "sarcófago", para aislar el exterior del interior, que se ha visto degradado en el tiempo por diversos fenómenos naturales por lo que corre riesgo de desplomarse. Desde 2004 se lleva a cabo la construcción de un nuevo sarcófago para el reactor. El resto de reactores de la central están cerrados.
La central nuclear
El sarcófago
La central nuclear de Chernóbil (Чернобыльская АЭС им. В.И.Ленина – Central eléctrica nuclear memorial V. I. Lenin) se encuentra en Ucrania, 18 km al noroeste de la ciudad de Chernóbil, a 16 km de la frontera entre Ucrania y Bielorrusia y 110 km al norte de la capital de Ucrania, Kiev. La planta tenía cuatro reactores RBMK-1000 con capacidad para producir 1 000 MWth cada uno. Durante el periodo de 1977 a 1983 se pusieron en marcha progresivamente los cuatro primeros reactores; el accidente frustró la terminación de otros dos reactores que estaban en construcción. El diseño de estos reactores no cumplía los requisitos de seguridad que en esas fechas ya se imponían a todos los reactores nucleares de uso civil en occidente. El más importante de ellos es que carecía de un edificio de contención.
El núcleo del reactor estaba compuesto por un inmenso cilindro de grafito de 1,700 t, dentro del cual 1,600 tubos metálicos resistentes a la presión alojaban 190 toneladas de dióxido de uranio en forma de barras cilíndricas. Por estos tubos circulaba agua pura a alta presión que, al calentarse, proporcionaba vapor a la turbina de rueda libre. Entre estos conductos de combustible se encontraban 180 tubos, denominados «barras de control», compuestos por acero y boro, que ayudaban a controlar la reacción en cadena dentro del núcleo del reactor.
El accidente
En agosto de 1986, en un informe enviado a la Agencia Internacional de Energía Atómica, se explicaban las causas del accidente en la planta de Chernóbil. Este reveló que el equipo que operaba en la central el sábado 26 de abril de 1986 se propuso realizar una prueba con la intención de aumentar la seguridad del reactor. Para ello deberían averiguar durante cuánto tiempo continuaría generando energía eléctrica la turbina de vapor después de la pérdida de suministro de energía eléctrica principal del reactor. Las bombas refrigerantes de emergencia, en caso de avería, requerían de un mínimo de potencia para ponerse en marcha (hasta que se arrancaran los generadores diésel) y los técnicos de la planta desconocían si, una vez cortada la afluencia de vapor, la inercia de la turbina podía mantener las bombas funcionando.
La central nuclear
Para realizar este experimento, los técnicos no querían detener la reacción en cadena en el reactor para evitar un fenómeno conocido como envenenamiento por xenón. Entre los productos de fisión que se producen dentro del reactor, se encuentra el xenón, un gas muy absorbente de neutrones. Mientras el reactor está en funcionamiento de modo normal, se producen tantos neutrones que la absorción es mínima, pero cuando la potencia es muy baja o el reactor se detiene, la cantidad de Xe aumenta e impide la reacción en cadena por unos días. El reactor se puede reiniciar cuando se desintegra el Xe.
Los operadores insertaron las barras de control para disminuir la potencia del reactor y esta decayó hasta los 30 megavatios. Con un nivel tan bajo, los sistemas automáticos detendrían el reactor y por esta razón los operadores desconectaron el sistema de regulación de la potencia, el sistema refrigerante de emergencia del núcleo y, en general, los mecanismos de apagado automático del reactor. Estas acciones, así como la de sacar de línea el ordenador de la central que impedía las operaciones prohibidas, constituyeron graves y múltiples violaciones del Reglamento de Seguridad Nuclear de la Unión Soviética.
Zonas especialmente contaminadas por cesio
A 30 megavatios de potencia comienza el envenenamiento por xenón y para evitarlo aumentaron la potencia del reactor subiendo las barras de control, pero con el reactor a punto de apagarse, los operadores retiraron manualmente demasiadas barras de control. De las 170 barras de acero al boro que tenía el núcleo, las reglas de seguridad exigían que hubiera siempre un mínimo de 30 barras abajo y en esta ocasión dejaron solamente 8. Con los sistemas de emergencia desconectados, el reactor experimentó una subida de potencia extremadamente rápida que los operadores no detectaron a tiempo. A la 1:23, cuatro horas después de comenzar el experimento, algunos en la sala de control comenzaron a darse cuenta de que algo andaba mal.
Cuando quisieron bajar de nuevo las barras de control usando el botón de SCRAM de emergencia (el botón AZ-5 «Defensa de Emergencia Rápida 5»), estas no respondieron debido a que posiblemente ya estaban deformadas por el calor y las desconectaron para permitirles caer por gravedad. Se oyeron fuertes ruidos y entonces se produjo una explosión causada por la formación de una nube de hidrógeno dentro del núcleo, que hizo volar el techo de 100 toneladas del reactor provocando un incendio en la planta y una gigantesca emisión de productos de fisión a la atmósfera.
Secuencia de hechos que llevaron a la explosión
Secuencia de eventos
Hora local en Ucrania (UTC+3)
Evento
25 de abril
01:06
Comienza la reducción gradual programada del nivel de potencia del reactor.
03:47
La reducción de potencia se detuvo a los 1600 MW.
14:00
El sistema de refrigeración de emergencia del núcleo (ECCS) fue aislado para evitar la interrupción de la prueba más tarde. Este hecho no contribuyó al accidente, pero en caso de haber estado disponible habría reducido mínimamente su gravedad. La potencia, no obstante, debería haberse reducido aún más. Sin embargo, el regulador de la red eléctrica de Kiev pidió al operador del reactor mantener el mínimo de producción de energía eléctrica para satisfacer correctamente la demanda. En consecuencia, el nivel de potencia del reactor se mantuvo en 1600 MW, y el experimento se retrasó. Sin este retraso, la prueba se habría efectuado el mismo día.
23:10
Reducción de potencia reiniciada.
24:00
Cambio de turno del personal.
26 de abril
00:05
El nivel de potencia se disminuyó a 720 MW, y siguió reduciéndose, pese a estar prohibido.
00:28
Con el nivel de potencia sobre los 500 MW, el operador transfirió el control del sistema manual al sistema de regulación automática. La señal falló o el sistema de regulación no respondió a esta señal, lo que provocó una caída inesperada de potencia a 30 MW.
00:43:27
La señal de disparo del turbogenerador se bloqueó conforme a los procedimientos de la prueba. INSAG-1 declaró: "Este procedimiento habría salvado al reactor." No obstante, es posible que este procedimiento retrasara el inicio del accidente unos 39 segundos.
01:00
La potencia del reactor se elevó a 200 MW y se estabilizó. A pesar de que los operadores de la central pudieran desconocerlo, se violó el margen requerido de reactividad operacional (ORM - Operational Reactivity Margin) de 15 barras (mínimas). La decisión se tomó para realizar las pruebas resumen del turbogenerador con una potencia cercana a los 200 MW.
01:01
La bomba de circulación de reserva se cambió a la izquierda del circuito de refrigeración con el fin de aumentar el flujo de agua hacia el núcleo.
01:07
Una bomba de refrigeración adicional se cambió a la derecha del circuito de refrigeración como parte del procedimiento de prueba. El funcionamiento de las bombas de refrigeración adicionales elimina el calor desde el núcleo más rápidamente, lo que conduce a la disminución de la reactividad y hace aún más necesaria la eliminación de las varillas de absorción para evitar una caída en la potencia. Las bombas extrajeron demasiado calor (flujo) hasta el punto de superar los límites permitidos. El aumento del flujo de calor del núcleo generó problemas con el nivel de vapor en las baterías.
01:19 (aprox.)
El nivel de vapor de la batería estuvo no muy lejos del nivel de emergencia. Para compensar esto, un operador incrementó el flujo de agua. Esto incrementó el nivel de vapor, y además disminuyó la reactividad del sistema. Las barras de control se subieron para compensarlo, pero hubo que subir más barras de control para mantener el balance de reactividad. La presión del sistema empezó a caer y, para estabilizar la presión, fue necesario apagar la turbina de vapor de la válvula de derivación.
01:22:30
Cálculos posteriores al accidente encontraron que el ORM en este punto era equivalente a 8 barras de control. Las políticas de operación requerían un mínimo de 15 barras de control en todo momento.
La prueba
01:23:04
Las válvulas de alimentación de la turbina se cerraron para poder permitir que funcionasen por inercia. Para los 30 segundos posteriores a este momento no se requiere ninguna intervención de emergencia por parte del personal.
01:23:40
El botón de emergencia (AZ-5) fue presionado por un operador. Las barras de control empezaron a entrar en el núcleo del reactor e incrementaron la reactividad en la parte inferior del núcleo.
01:23:43
El sistema de protección de emergencia de tasa de energía (excursion power) se activa. La potencia supera los 530 MW.
01:23:46
Desconexión del primer par de las bombas de circulación principales (MCP) que están agotadas, seguida de la desconexión del segundo par.
01:23:47
Fuerte disminución en el caudal (flujo) de los MPC que no participan en la prueba y lecturas poco fiables en los MPC que sí participan en la prueba. Importante aumento en la presión de las baterías de separación de vapor. Fuerte aumento en el nivel de agua de las baterías de separación de vapor.
01:23:48
Restauración en el caudal (flujo) de los MPC que no participaban en la prueba hasta el estado casi inicial. Restablecimiento de las tasas de flujo un 15 por ciento por debajo de la tasa inicial de los MPC de la izquierda, y un 10 por ciento inferior de uno de los MPC que sí participaba en la prueba y lecturas poco fiables para el otro [...]
01:23:49
Señal "Pressure increase in reactor space (rupture of a fuel channel)" (Aumento de la presión en el espacio del reactor (ruptura de un canal de combustible)), señal "No voltage - 48 V" (Mecanismos variadores del EPC sin fuente de alimentación) y señal "Failure of the actuators of automatic power controllers Nos 1 and 2" (Fallo de los accionadores de los controladores de alimentación automática números 1 y 2).
01:24
Según una nota en el diario de operación del ingeniero jefe de control del reactor: "01:24: Severe shocks; the RCPS rods stopped moving before they reached the lower limit stop switches; power switch of clutch mechanisms is off." (01:24: Fuertes golpes; las barras RPC dejaron de moverse antes de llegar al límite inferior; el interruptor de encendido de los mecanismos de embrague está apagado.)
Más tarde
Primera explosión.
Reacciones inmediatas
Vista aérea
Minutos después del accidente, todos los bomberos militares asignados a la central ya estaban en camino y preparados para controlar el desastre. Las llamas afectaban a varios pisos del reactor 4 y se acercaban peligrosamente al edificio donde se encontraba el reactor 3. El comportamiento heroico de los bomberos durante las tres primeras horas del accidente evitó que el fuego se extendiera al resto de la central. Aun así, pidieron ayuda a los bomberos de Kiev debido a la magnitud de la catástrofe. Los operadores de la planta pusieron los otros tres reactores en refrigeración de emergencia. Dos días después, había 18 heridos muy graves y 156 heridos con lesiones de consideración producidas por la radiación. Todavía no había una cifra del número de muertos, pero en un accidente nuclear aumenta día tras día la lista de víctimas, hasta pasados muchos años después.
El primer acercamiento en helicóptero evidenció la magnitud de lo ocurrido. En el núcleo, expuesto a la atmósfera, el grafito del mismo ardía al rojo vivo, mientras que el material del combustible y otros metales se había convertido en una masa líquida incandescente. La temperatura alcanzaba los 2.500 °C y en un efecto chimenea, impulsaba el humo radiactivo a una altura considerable.
Al mismo tiempo, los responsables de la región comenzaron a preparar la evacuación de la ciudad de Prípiat y de un radio de 10 km alrededor de la planta. Esta primera evacuación comenzó de forma masiva 36 horas después del accidente y tardó 3 horas en ser concluida. La evacuación de Chernóbil y de un radio de 36 km no se llevó a cabo hasta pasados seis días del accidente. Para entonces ya había más de mil afectados por lesiones agudas producidas por la radiación.
Recogiendo manzanas contaminadas
La mañana del sábado, varios helicópteros del ejército se prepararon para arrojar sobre el núcleo una mezcla de materiales que consistía en arena, arcilla, plomo, dolomita y boro absorbente de neutrones. El boro absorbente de neutrones evitaría que se produjera una reacción en cadena. El plomo estaba destinado a contener la radiación gamma y el resto de materiales mantenían la mezcla unida y homogénea. Cuando el 13 de mayo terminaron las emisiones, se habían arrojado al núcleo unas 5.000 t de materiales.
Solamente visitas turísticas
Comenzó entonces la construcción de un túnel por debajo del reactor accidentado con el objetivo inicial de implantar un sistema de refrigeración para enfriar el reactor. Este túnel, así como gran parte de las tareas de limpieza de material altamente radiactivo, fue desarrollado por reservistas del ejército ruso, jóvenes de entre 20 y 30 años. Finalmente, jamás se implantó el sistema de refrigeración y el túnel fue rellenado con hormigón para afianzar el terreno y evitar que el núcleo se hundiera debido al peso de los materiales arrojados. En un mes y 4 días se terminó el túnel y se inició el levantamiento de una estructura denominada sarcófago, que envolvería al reactor y lo aislaría del exterior. Las obras duraron 206 días.
Las evidencias en el exterior
Las evidencias iniciales de que un grave escape de material radiactivo había ocurrido en Chernóbil no vinieron de las autoridades soviéticas sino de Suecia, donde el 27 de abril se encontraron partículas radiactivas en las ropas de los trabajadores de la central nuclear de Forsmark (a unos 1.100 km de la central de Chernóbil). Los investigadores suecos, después de determinar que no había escapes en la central sueca, dedujeron que la radiactividad debía provenir de la zona fronteriza entre Ucrania y Bielorrusia, dados los vientos dominantes en aquellos días. Mediciones similares se fueron sucediendo en Finlandia y Alemania, lo que permitió al resto del mundo conocer en parte el alcance del desastre.11 12
La noche del lunes 28 de abril, durante la emisión del programa de noticias Vremya (Время), el presentador leyó un escueto comunicado:
"Ha ocurrido un accidente en la central de energía de Chernóbil y uno de los reactores resultó dañado. Están tomándose medidas para eliminar las consecuencias del accidente. Se está asistiendo a las personas afectadas. Se ha designado una comisión del gobierno."
Los dirigentes de la URSS habían tomado la decisión política de no dar más detalles. Pero ante la evidencia, el 14 de mayo el secretario general Mijaíl Gorbachov decidió leer un extenso y tardío, pero sincero, informe en el que reconocía la magnitud de la terrible tragedia.
Sin embargo la prensa internacional manifestó que el informe dado por las autoridades rusas minimizaba la magnitud del accidente y deseaba encubrir en la mayor de las posibilidades los efectos colaterales y secundarios que arrojaría al mundo una catástrofe nuclear de esa magnitud, y que empezaban a ser evidentes en todo el mundo y sobre todo en Europa.
Los efectos del desastre
Madre exhibiendo certificado del cáncer por radiación de su hijo
La explosión provocó la mayor catástrofe hasta entonces en la historia de la explotación civil de la energía nuclear. Treinta y una (31) personas murieron en el momento del accidente, alrededor de 135.000 personas tuvieron que ser evacuadas de los 155.000 km² afectados, permaneciendo extensas áreas deshabitadas durante muchos años al realizarse la relocalización posteriormente de otras 215.000 personas. La radiación se extendió a la mayor parte de Europa, permaneciendo los índices de radiactividad en las zonas cercanas en niveles peligrosos durante varios días. La estimación de los radionucleidos que se liberaron a la atmósfera se sitúa en torno al 3,5% del material procedente del combustible gastado (aproximadamente 6 toneladas de combustible fragmentado) y el 100% de todos los gases nobles contenidos en el reactor. De los radioisótopos más representativos, la estimación del vertido es de 85 petabecquerelios de Cs y entre el 50 y el 60% del inventario total de I, es decir, entre 1600 y 1920 petabecquerelios. Estos dos son los radioisótopos más importantes desde el punto de vista radiológico, aunque el vertido incluía otros en proporciones menores, como Sr o Pu.
Efectos inmediatos
Áreas de Europa contaminadas en kBq/m2 con Cs
País
37-185 kBq/m2
185-555 kBq/m2
555-1480 kBq/m2
+1480 kBq/m2
49 800
5 700
2 100
3000
29 900
10 200
4200
2200
37 200
3 200
900
600
12 000
-
-
-
11 500
-
-
-
8 600
-
-
-
5 200
-
-
-
4 800
-
-
-
1 300
-
-
-
1 200
-
-
-
300
-
-
-
300
-
-
-
60
-
-
-
La contaminación de Chernóbil no se extendió uniformemente por las regiones adyacentes, sino que se repartió irregularmente en forma de bolsas radiactivas (como pétalos de una flor), dependiendo de las condiciones meteorológicas. Informes de científicos soviéticos y occidentales indican que Bielorrusia recibió alrededor del 60% de la contaminación que cayó en la antigua Unión Soviética. El informe TORCH 2006 afirma que la mitad de las partículas volátiles se depositaron fuera de Ucrania, Bielorrusia y Rusia. Una gran área de la Federación rusa al sur de Briansk también resultó contaminada, al igual que zonas del noroeste de Ucrania.
En Europa occidental se tomaron diversas medidas al respecto, incluyendo restricciones a las importaciones de ciertos alimentos. En Francia se produjo una polémica cuando el ministerio de Agricultura negó el 6 de mayo de 2006 que la contaminación radiactiva hubiese afectado a ese país, contradiciendo los datos de la propia administración francesa. Los medios de comunicación ridiculizaron rápidamente la teoría de que la nube radiactiva se hubiese detenido en las fronteras de Francia.
La exigüa cosecha de patatas sigue contaminada
Doscientas personas fueron hospitalizadas inmediatamente, de las cuales 31 murieron (28 de ellas debido a la exposición directa a la radiación). La mayoría eran bomberos y personal de rescate que participaban en los trabajos para controlar el accidente. Se estima que 135.000 personas fueron evacuadas de la zona, incluyendo 50.000 habitantes de Prípiat (Ucrania). Para más información en cuanto al número de afectados, véanse las secciones siguientes.
Antes del accidente el reactor contenía unas 190 toneladas de combustible nuclear. Se estima que más de la mitad del yodo y un tercio del cesio radiactivos contenidos en el reactor fue expulsado a la atmósfera; en total, alrededor del 3.5% del combustible escapó al medio ambiente. Debido al intenso calor provocado por el incendio, los isótopos radiactivos liberados, procedentes de combustible nuclear se elevaron en la atmósfera dispersándose en ella.
Los "liquidadores" recibieron grandes dosis de radiación. Según estimaciones soviéticas, entre 300.000 y 600.000 liquidadores trabajaron en las tareas de limpieza de la zona de evacuación de 30 km alrededor del reactor, pero parte de ellos entraron en la zona dos años después del accidente.
Efectos a largo plazo sobre la salud
Inmediatamente después del accidente, la mayor preocupación se centró en el yodo radiactivo, con un periodo de semidesintegración de ocho días. Hoy en día (2011) las preocupaciones se centran en la contaminación del suelo con estroncio-90 y cesio-137, con periodos de semidesintegración de unos 30 años. Los niveles más altos de cesio-137 se encuentran en las capas superficiales del suelo, donde son absorbidos por plantas,
Las formas físicas y químicas del escape incluyen gases, aerosoles y, finalmente, combustible sólido fragmentado. Sobre la contaminación y su distribución por el territorio de muchas de estas partes esparcidas por la explosión del núcleo no hay informes públicos.
Algunas personas en las áreas contaminadas fueron expuestas a grandes dosis de radiación (de hasta 50 Gy) en la tiroides, debido a la absorción de yodo-131, que se concentra en esa glándula. El yodo radiactivo procedería de leche contaminada producida localmente, y se habría dado particularmente en niños. Varios estudios demuestran que la incidencia de cáncer de tiroides en Bielorrusia, Ucrania y Rusia se ha elevado enormemente. Sin embargo, algunos científicos piensan que la mayor parte del aumento detectado se debe al aumento de controles. Hasta el presente no se ha detectado un aumento significativo de leucemia en la población en general. Algunos científicos temen que la radiactividad afectará a las poblaciones locales durante varias generaciones, la cual se cree que no se extinguira por 300.000 años.
Las autoridades soviéticas comenzaron a evacuar la población de las cercanías de la central nuclear de Chernóbil 36 horas después del accidente. En mayo de 1986, aproximadamente un mes después del accidente, todos los habitantes que habían vivido en un radio de 30 km alrededor de la central habían sido desplazados. Sin embargo la radiación afectó a una zona mucho mayor que el área evacuada.
Restricciones alimentarias
Pripyat, la ciudad más próxima
Poco después del accidente varios países europeos instauraron medidas para limitar el efecto sobre la salud humana de la contaminación de los campos y los bosques. Se eliminaron los pastos contaminados de la alimentación de los animales y se controlaron los niveles de radiación en la leche. También se impusieron restricciones al acceso a las zonas forestales, a la caza y a la recolección de leña, bayas y setas.
Veinte años después las restricciones siguen siendo aplicadas en la producción, transporte y consumo de comida contaminada por la radiación, especialmente por cesio-137, para impedir su entrada en la cadena alimentaria. En zonas de Suecia y Finlandia existen restricciones sobre el ganado, incluyendo los renos, en entornos naturales. En ciertas regiones de Alemania, Austria, Italia, Suecia, Finlandia, Lituania y Polonia, se han detectado niveles de varios miles de becquerelios por kg de cesio-137 en animales de caza, incluyendo jabalíes y ciervos, así como en setas silvestres, frutas del bosque y peces carnívoros lacustres. En Alemania se han detectado niveles de 40.000 Bq/kg en carne de jabalí. El nivel medio es 6800 Bq/kg, más de diez veces el límite impuesto por la UE de 600 Bq/kg. La Comisión Europea ha afirmado que "las restricciones en ciertos alimentos de algunos estados miembros deberán mantenerse aún durante muchos años.
Visitantes en el gimnasio abandonado
En Gran Bretaña, de acuerdo con la Ley de Protección de la Comida y el Ambiente de 1985, se han estado usando Órdenes de Emergencia desde 1986 para imponer restricciones al transporte y venta de ganado ovino que supere los 100 Bq/kg. Este límite de seguridad se introdujo en 1986 siguiendo las orientaciones del Grupo de Expertos del Artículo 31 de la Comisión Europea. El área cubierta por estas restricciones cubría en 1986 casi 9000 granjas y más de 4 millones de cabezas de ganado ovino. En 2006 siguen afectando a 374 granjas (750 km²) y 200.000 cabezas de ganado.
En Noruega, los Sami resultaron afectados por comida contaminada, y se vieron obligados a cambiar su dieta para minimizar la ingesta de elementos radiactivos. Sus renos fueron contaminados al comer líquenes, que extraen partículas radiactivas de la atmósfera junto a otros nutrientes.
Fauna y flora
Después del desastre, un área de 4 kilómetros cuadrados de pinos en las cercanías del reactor adquirieron un color marrón dorado y murieron, adquiriendo el nombre de "Bosque Rojo". En un radio de unos 20 o 30 kilómetros alrededor del reactor se produjo un aumento de la mortalidad de plantas y animales así como pérdidas en su capacidad reproductiva.
Chernóbil, una ciudad muerta...
En los años posteriores al desastre, en la zona de exclusión abandonada por el ser humano ha florecido la vida salvaje. Bielorrusia ya ha declarado una reserva natural, y en Ucrania existe una propuesta similar. Varias especies de animales salvajes y aves que no se habían visto en la zona antes del desastre, se encuentran ahora en abundancia, debido a la ausencia de seres humanos en el área.
En un estudio de 1992-1993 de las especies cinegéticas de la zona, en un kilo de carne de corzo se llegaron a medir hasta cerca de 300.000 bequerelios de cesio-137. Esta medida se tomó durante un periodo anómalo de alta radiactividad posiblemente causado por la caída de agujas de pino contaminadas. Las concentraciones de elementos radiactivos han ido descendiendo desde entonces hasta un valor medio de 30.000 Bq en 1997 y 7.400 en 2000, niveles que siguen siendo peligrosos. En Bielorrusia el límite máximo permitido de cesio radiactivo en un kg de carne de caza es 500 Bq. En Ucrania es de 200 Bq para cualquier tipo de carne.
Controversia sobre las estimaciones de víctimas
Turistas
Se prevé que la mayoría de muertes prematuras causadas por el accidente de Chernóbil sean el resultado de cánceres y otras enfermedades inducidas por la radiación durante varias décadas después del evento. Una gran población (algunos estudios consideran la población completa de Europa) fue sometida a dosis de radiación relativamente bajas, incrementando el riesgo de cáncer en toda la población (según el modelo lineal sin umbral). Es imposible atribuir muertes concretas al accidente, y muchas estimaciones indican que la cantidad de muertes adicionales será demasiado pequeña para ser estadísticamente detectable (por ejemplo, si una de cada 5.000 personas muriese debido al accidente, en una población de 400 millones habría 80.000 víctimas mortales debidas al accidente, estadísticamente indetectables). Además, las interpretaciones del estado de salud actual de la población expuesta son variables, por lo que los cálculos de víctimas se basan siempre en modelos numéricos sobre los efectos de la radiación en la salud. Por otra parte los efectos de radiación de bajo nivel en la salud humana aún no se conocen bien, por lo que ningún modelo usado es completamente fiable (afirmando incluso varios autores que el efecto de la hormesis, que está comprobado en la acción de otros elementos tóxicos, también debería aplicarse a las radiaciones).
Dados estos factores, los diferentes estudios sobre los efectos de Chernóbil en la salud han arrojado conclusiones muy diversas, y están sujetos a controversia política y científica. A continuación se presentan algunos de los principales estudios.
Estudios realizados sobre los efectos del accidente de Chernóbil
Informe del UNSCEAR 2000
Todo irradia muerte y soledad
El informe del Comité Científico de Naciones Unidas sobre los Efectos de la Radiación Atómica (UNSCEAR) destaca la muerte en las primeras semanas de 30 empleados de la central o bomberos, de los 600 empleados de emergencias que se encontraban en la central esa noche, dolencias debidas a las radiaciones en 134, la evacuación de 116.000 personas de los alrededores de la central y la relocalización de unas 220.000 personas. El informe afirma que se observó un incremento significativo en la incidencia de cáncer de tiroides en los niños, pero que no existe la evidencia de un impacto importante en la salud pública que esté relacionado con las radiaciones 14 años después del accidente. El estudio no observa un incremento en la incidencia media de cáncer o un incremento en la mortalidad que pudiera asociarse a la exposición a las radiaciones. No se había encontrado que el riesgo de leucemia hubiera crecido, incluso entre los trabajadores expuestos o los niños. El informe señala que no existe ninguna prueba científica de incremento en otros desórdenes no malignos relacionados con las radiaciones ionizantes. Sí se informó de un incremento en otros efectos no relacionados con un detrimento en la salud, como un incremento en las muertes violentas y los suicidios.
Estudio de la AEN 2002
La Agencia para la Energía Nuclear presentó en 2002 un estudio en el que indica que tras la respuesta de la URSS ante el accidente de Chernóbil se produjeron un total de 31 muertes, una debida a una explosión, una segunda debida a una trombosis, una más debida a quemaduras y 28 debidas a las radiaciones.
Un total de 499 personas fueron hospitalizadas, de las que 237 tenían síntomas de haber sido expuestos de forma importante a las radiaciones perteneciendo los 28 muertos a este último grupo.
En el informe se citan dos estudios diferentes en los que se cifra el posible incremento del número de cánceres en el futuro entre un 0,004 % y 0,01 % con respecto al número de cánceres total, entre los que se encontrarían los producidos por el tabaco, la polución y otros.
También se enfatiza el hecho de que el número de cánceres de tiroides entre los niños aumentó de una forma importante en Bielorrusia y Ucrania debido al accidente de Chernóbil. En el periodo de 1986 a 1998 el número de cánceres con respecto al periodo de 1974 a 1986 se había incrementado en 4057 casos de cáncer de tiroides en niños. Prácticamente todos los casos fueron en niños nacidos antes del accidente.
El Informe del Fórum de Chernóbil (2005)
Restos de una vida que acabó
En septiembre de 2005, el informe del Fórum de Chernóbil (en el que participan entre otros el OIEA, la OMS y los gobiernos de Bielorrusia, Rusia y Ucrania) estimó que el número total de víctimas que se deberán al accidente se elevará a 4000 (mejor estimador). Esta cifra incluye los 31 trabajadores que murieron en el accidente, y los 15 niños que murieron de cáncer de tiroides. Todos ellos forman parte de las 600.000 personas que recibieron las mayores dosis de radiación.
La versión completa del informe de la OMS, adoptado por la ONU y publicado en abril de 2006, incluye la predicción de otras 5000 víctimas entre otros 6,8 millones de personas que pudieron estar afectados, con lo que se alcanzarían las 9000 víctimas de cáncer.
Entre otras críticas, en el año 2006 Alex Rosen expresó sus dudas acerca del informe por considerar que los datos del mismo son anticuados y no toman en cuenta más que las repúblicas ex soviéticas. Otra crítica expuesta por grupos antinucleares se refiere al acuerdo que une al OMS y al OIEA y que obliga a la primera a consultar y consensuar previamente sus informes relacionados con sus competencias con el OIEA.
El informe TORCH 2006
Este estudio (en inglés The Other Report on Chernobyl, "El Otro informe sobre Chernóbil") se realizó en 2006 a propuesta del Partido Verde alemán europeo.
En él se destaca que el informe del Fórum de Chernóbil sólo tomó en consideración las áreas con exposición superior a 40.000 Bq/m², existiendo otros países donde existe contaminación con niveles inferiores a ese valor (Turquía, Eslovenia, Suiza, Austria y Eslovaquia). Se indica que el 44% de Alemania y el 34% del Reino Unido también fueron afectados. También se señala que se necesita un mayor esfuerzo de investigación para evaluar las incidencias de cáncer de tiroides en Europa, prediciendo de 30.000 a 60.000 muertes sólo por cáncer debidas al accidente así como un aumento de entre 18.000 y 66.000 casos de cáncer de tiroides sólo en Bielorrusia. Según este informe se ha observado un incremento medio del 40% de tumores sólidos en Bielorrusia. Además señala que la inducción de cataratas y las enfermedades cardiovasculares tienen conexión con el accidente.
Este informe fue revisado en la Campaña sobre las radiaciones de bajo nivel, donde se observó que era una revisión teórica de una pequeña parte de la evidencia acumulada en los veinte años transcurridos desde el desastre de Chernóbil que revela desviaciones consistentes al ignorar o minusvalorar desarrollos cruciales en radiobiología, además de que ignora un gran volumen de evidencias en Rusia, Bielorusia y Ucrania.4
El informe de Greenpeace de 2006
En respuesta al informe del Fórum de Chernóbil, Greenpeace encargó un informe a un grupo de 52 científicos de todo el mundo. En este informe se estima que se producirán alrededor de 270.000 casos de cáncer atribuibles a la precipitación radiactiva de Chernóbil, de los cuales probablemente alrededor de 93.000 serán mortales; pero también se afirma que "las cifras publicadas más recientemente indican que sólo en Bielorrusia, Rusia y Ucrania el accidente podría ser responsable de 200.000 muertes adicionales en el periodo entre 1990 y 2004". Blake Lee-Harwood, director de campañas de Greenpeace, cree que poco menos de la mitad de las víctimas mortales totales se podrán atribuir al cáncer, y que "los problemas intestinales, los del corazón y del sistema circulatorio, los respiratorios, los del sistema endocrino, y especialmente los efectos en el sistema inmunológico también causarán muchas muertes".
Carl Bialik, en el Wall Street Journal, expresó las preocupaciones existentes acerca de los métodos que Greenpeace utilizó en la compilación de su informe. Por ejemplo, la dificultad de aislar los efectos de Chernóbil de otros, como puede ser el incremento del número de fumadores o mejoras en el diagnóstico de cánceres. Además de que es imposible extrapolar de forma directa los datos de incrementos de cáncer en Hiroshima y Nagasaki a poblaciones europeas.
El informe de la AIMPGN de abril de 2006
En abril de 2006 la sección alemana de la AIMPGN realizó un informe que rebate gran parte de los resultados del resto de estudios realizados. Entre sus afirmaciones se encuentra que entre 50.000 y 100.000 liquidadores han muerto hasta 2006. Que entre 540.000 y 900.000 liquidadores han quedado inválidos. El estudio estima el número de víctimas mortales infantiles en Europa en aproximadamente 5000. Según el estudio sólo en Baviera (Alemania), se han observado entre 1000 y 3000 defectos congénitos adicionales desde Chernóbil. Sólo en Bielorrusia, más de 10.000 personas han sufrido cáncer de tiroides desde la catástrofe. El número de casos de cáncer de tiroides debidos a Chernóbil previsto para Europa (excluida la antigua Unión Soviética) se sitúa entre 10.000 y 20.000, entre otras.
Otros estudios y alegatos
  • El ministro de Sanidad ucraniano afirmó en 2006 que más de 2.400.000 ucranianos, incluyendo 428.000 niños, sufren problemas de salud causados por la catástrofe. Tal como señala el informe de 2006 de la ONU, los desplazados por el accidente también sufren efectos psicológicos negativos causados por éste.
  • El estudio Radiation-Induced Cancer from Low-Dose Exposure (Cáncer inducido por exposición a bajas dosis de radiación) del Committee For Nuclear Responsibility (Comité para la responsabilidad nuclear) estima que el accidente de Chernóbil causará 475.368 víctimas mortales por cáncer.
  • Otro estudio muestra un incremento de la incidencia del cáncer en Suecia.
  • También se ha relacionado un cambio en la relación entre sexos en el nacimiento en varios países europeos con el accidente.
  • El sumario del informe "Estimaciones sobre el cáncer en Europa debido a la precipitación radiactiva de Chernóbil", de la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer, publicado en abril de 2006, afirma que es improbable que los casos de cáncer debidos al accidente puedan ser detectados en las estadísticas nacionales de cáncer. Los resultados de análisis de tendencia en el tiempo de casos y mortalidad de cáncer en Europa no muestran, hasta ahora, un incremento en tasas de cáncer, aparte de los casos de cáncer de tiroides en las regiones más contaminadas, que se pueden atribuir a la radiación de Chernóbil". Sin embargo, aunque estadísticamente indetectable, la Asociación estima, basándose en el modelo lineal sin umbral, que se pueden esperar 16.000 muertes por cáncer debidas al accidente de Chernóbil hasta 2065. Sus estimaciones tienen intervalos de confianza al 95% muy amplios, entre 6.700 y 38.000 muertes.
  • Un estudio del GSF (Centro Nacional de investigaciones del Medio Ambiente y la Salud) de Alemania, muestra evidencias de un incremento en el número de defectos congénitos en Alemania y Finlandia a partir del accidente
Comparaciones con otros accidentes
El accidente de Chernóbil causó algunas decenas de muertos inmediatos debido al envenenamiento con radiaciones. Además de ellos se prevén miles de muertes prematuras en las décadas futuras. De todos modos, en general no es posible probar el origen del cáncer que causa la muerte de una persona, y es muy difícil estimar las muertes a largo plazo debidas a Chernóbil. Sin embargo, para entender la magnitud del accidente sí es posible comparar los efectos que han producido otros desastres producidos por el hombre, como por ejemplo:
Ayuda humanitaria a las víctimas de Chernóbil
Al informarse sobre el accidente varias naciones ofrecieron ayuda humanitaria inmediata a los afectados, además de realizar promesas de ayuda humanitaria a largo plazo.
Hiroshima fue el comienzo...
Cuba ha mantenido desde 1990 un programa de socorro para las víctimas de este accidente nuclear. Casi 24.000 pacientes, de Ucrania, Rusia, Bielorrusia, Moldavia y Armenia, todos ellos afectados por accidentes radiactivos, han pasado ya por el Hospital Pediátrico de Tarará, en las afueras de La Habana. La mayoría de los pacientes son niños ucranianos afectados por la catástrofe, con dolencias que van desde el estrés post-traumático hasta el cáncer. Alrededor del 67% de los niños provienen de orfanatos y escuelas para niños sin amparo filial. El impacto social de la atención brindada es grande, porque estos niños no tienen posibilidades económicas para tratar sus enfermedades. Son evaluados y reciben todo tipo de tratamientos, incluidos trasplantes de médula para quienes padecen leucemia. En este programa, el Ministerio de Salud de Ucrania paga el viaje de los niños a Cuba y todo el resto de la financiación del programa corre a cargo del gobierno cubano.
La ONG gallega "Asociación Ledicia Cativa" acoge temporalmente a menores afectados por la radiación de Chernóbil en familias de la Comunidad Autónoma de Galicia. La ONG castellano-leonesa "Ven con Nosotros" realiza un trabajo similar en las comunidades de Castilla y León, Madrid y Extremadura54 y "Chernobil Elkartea" ,"Chernobileko Umeak" en el País Vasco y "Arco Iris Solidario" en Navarra.
También se creó el Chernobyl Children Project International, y otros países como Irlanda o Canadá también ayudaron a los niños afectados.
Situación de la Central Nuclear de Chernóbil desde 1995
Operación y cierre de la central
Ucrania era en 1986 tan dependiente de la electricidad generada por la central de Chernóbil que la Unión Soviética tomó la decisión de continuar produciendo electricidad con los reactores no accidentados. Esta decisión se mantuvo después de que Ucrania obtuviese la independencia. Eso sí, las autoridades tomaron varias medidas para modernizar la central y mejorar su seguridad.
En diciembre de 1995 el G7 y Ucrania firmaron el llamado memorándum de Ottawa, en el que Ucrania expresaba la voluntad de cerrar la central. A cambio el G7 y la UE acordaron ayudar a Ucrania a obtener otras fuentes de electricidad, financiando la finalización de dos nuevos reactores nucleares en Khmelnitsky y Rovno y ayudando en la construcción de un gasoducto y un oleoducto desde Turkmenistán y Kazajistán. En noviembre de 2000, la Comisión Europea comprometió 65 millones de euros para ayudar a Ucrania a adquirir electricidad durante el período provisional (2000 – 2003) mientras se construían nuevas centrales.
El último reactor en funcionamiento fue apagado el 15 de diciembre de 2000, en una ceremonia en la que el presidente ucraniano Leonid Kuchma dio la orden directamente por teleconferencia.
Nuevo sarcófago
Con el paso del tiempo, el sarcófago construido en torno al reactor 4 justo después del accidente se ha ido degradando por el efecto de la radiación, el calor y la corrosión generada por los materiales contenidos, hasta el punto de existir un grave riesgo de derrumbe de la estructura, lo que podría tener consecuencias dramáticas para la población y el ambiente.
El coste de construir una protección permanente que reduzca el riesgo de contaminación cumpliendo todas las normas de contención de seguridad fue calculado en 1998 en 768 millones de euros. Ucrania, incapaz de obtener esa financiación en el escaso tiempo disponible, solicitó ayuda internacional. Varias conferencias internacionales han reunido desde entonces los fondos necesarios, a pesar de que el presupuesto ha ido aumentando sensiblemente por culpa de la inflación.
Símbolos de un pasado extinguido
En 2004 los donantes habían depositado más de 700 millones de euros para su construcción (en total en esa fecha se habían donado cerca de 1.000 millones de euros para los proyectos de recuperación ), y desde 2005 se llevaron a cabo los trabajos preparativos para la construcción de un sarcófago nuevo, cuya construcción comenzó finalmente el 23 de septiembre de 2007, después de que el gobierno de Ucrania firmara un contrato con el consorcio francés NOVARKA y cuya finalización está prevista para principios de 2012. Se prevé que la construcción de este sarcófago en forma de arca permita evitar los problemas de escape de materiales radiactivos desde Chernóbil durante al menos cien años. La firma francesa Novarka construirá una gigantesca estructura de acero con forma de arco ovalado de 190 metros de alto y 200 metros de ancho. Cubrirá por completo la actual estructura del reactor y el combustible así como los materiales de residuos radiactivos que desataron la tragedia en 1986. Y es que el reactor accidentado aún conserva el 95% de su material radiactivo original, y la exposición a las duras condiciones meteorológicas de la zona amenazan con nuevas fugas.
Antes de construir el nuevo sarcófago habrá que extraer el reactor 3 y el combustible que aún contiene. Ucrania ha firmado otro contrato con la empresa estadounidense Holtec para construir un gran almacen que haga las funciones de vertedero donde guardar los residuos nucleares generados, para ello se está construyendo en la propia central un centro de almacenamiento de residuos de alta actividad.
El accidente en la cultura popular
El accidente nuclear de Chernóbil, acaecido en Pripyat el 26 de abril de 1986 ocurrió en un momento en que se debatía muy airadamente sobre la conveniencia o no de la energía nuclear. Ello dio pie a una gran cobertura mediática en todo el mundo, lo que despertó el interés de múltiples artistas, que se basaron en el accidente para la creación de obras.
Novelas
Karl Schroeder escribió en 2001 la novela El dragón de Pripyat, y describe una trama terrorista que pretende usar robots manejados por control remoto para provocar una explosión en el sarcófago del reactor número cuatro y provocar una contaminación nuclear de grandes proporciones.
Cine
En 1991 se estrenó la película de Anthony Page titulada Chernobyl: último aviso. La película es una reconstrucción de los hechos técnicos que provocaron el accidente de Chernóbil y de las decisiones políticas que se tomaron.
La película Star Trek VI: The Undiscovered Country, estrenada también en 1991, comienza con la destrucción del principal productor de energía del imperio Klingon, lo que provoca una importante crisis y obliga al imperio a acercarse a la Federación de Planetas Unidos, con la que mantenía importantes desencuentros. Este hecho se asocia a la importancia que tuvo el accidente de Chernóbil en la caída de la Unión Soviética y el acercamiento del antiguo bloque comunista a la OTAN y, en especial, a Estados Unidos.
Con posterioridad han sido desarrollados varios documentales, en los que se abarcan multitud de áreas: unos se centran en la visión técnica del accidente, otros lo enfocan al plano político y algunos, incluso, acompañan a Pripyat a antiguos habitantes de la ciudad.
Música
En el año 1986, año del accidente de la planta, la banda de rock argentino Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota sacaron el disco Oktubre en donde aparecía la canción Ji ji ji en donde dice "Olga Sudorova... Vodka de Chernobyl ¡Pobre la Olga! ¡crepó!" en clara alusión a la entonces reciente tragedia de Chernobyl y a la postura que adoptó el gobierno soviético, induciendo a la población que había sufrido el accidente nuclear a que tomen Vodka para "prevenir enfermedades derivadas del accidente", cuya finalidad era mantenerlos borrachos para dispersarlos de sus pensamientos.
"Sabíamos que no nos decían la verdad, pero no lo podíamos probar", cuenta la ama de casa Maria Rajenko. El gobierno central de Moscú no había dicho en los días previos nada sobre la tragedia. De pronto se empezó sólo a enviar a los niños a campamentos de vacaciones y se pedía a los habitantes de la zona que bebieran vodka, con la indicación de que la potente bebida alcohólica era buena contra las enfermedades. Fragmento extraído de la nota: Ucrania recuerda a Chernobyl
La canción Kiev, de Barclay James Harvest, editada en el álbum Face to face (1987) está inspirada en el desastre, y en ella se lamenta el sufrimiento que el accidente ocasionó a toda la población de la región.
En 2006 el dúo Huns & Dr Beeker grabó la canción Ghost Town como tributo a la ciudad de Pripyat, deshabitada desde el accidente.
Otras muchas canciones con títulos similares fueron grabadas a partir de la fecha del accidente; sin embargo, su relación con Chernóbyl no está adecuadamente documentada. En 2010, la cantante ucraniana, Alyosha, fue elegida para representar a Ucrania en Eurovision y, grabó el videoclip de su canción, Sweet People, en Chernóbil.
En Abril de 2011 la banda mexicana de punk Espécimen, lanzó a través de su página oficial, el sencillo "Chernobyl", en donde también muestran su rechazo al uso de la energia nuclear por el peligro que esta representa.
Videojuegos
Tres videojuegos han sido desarrollados basándose en la zona contaminada, más concretamente en la ciudad de Pripyat y en las inmediaciones de la central nuclear. Son S.T.A.L.K.E.R.: Shadow of Chernobyl, su precuela S.T.A.L.K.E.R.: Clear Sky y su secuela S.T.A.L.K.E.R.: Call of Pripyat. Por otra parte, Call of Duty 4: Modern Warfare basa uno de sus niveles en el área de Pripyat, mostrando el área afectada.
Además, en el juego Soviet Strike para Playstation y Sega Saturn, una de sus fases nos lleva a Chernobil, teniendo el argumento de las misiones relación con el accidente.
(De Wikipedia y otras fuentes)
He de reconocer que el tema de Chernóbil, como cualquier otro referido a Ucrania, causa en mí todo tipo de reacciones y sensibilidades, menos la indiferencia.
En este caso concreto, el accidente nuclear de Chernóbil he podido reconstruirlo muy de cerca, no solamente por lecturas e informaciones obtenidas en Ucrania, sino por narraciones de familiares muy allegados y de muy buenos amigos, y hasta por proximidad geográfica.
Es más; mi esposa tiene actualmente una vivienda en una población situada a menos de cien kilómetros al sur, en la que siguen viviendo un hijo y un nieto.
En esa vivienda me alojo yo mismo cuando viajo a Ucrania, y en las rutas que desde la capital Kiev, conducen hasta esa población, pueden leerse las indicaciones kilométricas a poblaciones muy cercanas a la zona de Chernóbil.
He charlado muy ampliamente con ucranianos que, especialmente por motivos de estudios científicos, han estado en las proximidades de la central nuclear, he visto sus fotografías, y hemos intercambiado ampliamente comentarios sobre sus experiencias.
Por ello, decir que lo ocurrido fue espantoso no es exageración alguna.
Y decir que los efectos de Chernóbil perdurarán por largo tiempo, tampoco implica ninguna megaloexpresión.
Sin embargo, lo que más me ha impresionado sobre el tema de Chernóbil ha sido, de una parte, la indiferencia de las autoridades ucranianas ante el problema, procurando no tratar mucho del tema, como si se tuviera vergüenza, y destinando escasos fondos para aliviar las necesidades y las urgencias que todavía perviven, tratando de obtener ventajas económicas de la comunidad internacional mientras en el país se iba instalando cada vez más una oligarquía acaparadora de riquezas mediante la corrupción y se derrochaba a manos llenas por una minoría, mientras el resto de la población sufría auténticas necesidades. 
Y por otra parte, me ha impresionado, me sigue impresionando, la enorme entereza del pueblo ucraniano, tan acostumbrado a sufrir de todo y por culpa de todos. Pueblo que reaccionó ante la tragedia de Chernóbil con el practicismo de intentar salvar y proteger a su infancia, de buscarle nuevos horizontes médicos y de salud, de incluir a los niños en los programas de ayuda ala infancia, mediante su asistencia a campamentos en el extranjero.
Inclusive a España han venido bastantes niños ucranianos, hoy ya hombretones, con motivo de esos programas.
Fue un hogar...
Impresionante, cierto, el accidente nuclear de Chernóbil; pero más impresionante y aleccionador el entorno, el ambiente y las circunstancias políticas en que se produjo, con una URSS en franco declive y descomposición, con su economía rota y su sociedad fracturada; con un mundo occidental instalándose cada vez más en un estado del bienestar que explotaría, ha explotado, veinte años más tarde; con una progresión tecnológica descontrolada y utilizada las más de las veces para espúreos intereses de propaganda política.
Recordaré siempre la frase de alguien muy allegado, quien comentando sobre el accidente de Chernóbil, se lamentó de toda la manipulación y engaño con que lo había intentado soterrar el entonces régimen comunista ya decrépito, pero añadiéndome algo similar a la expresión española de “más cornadas da el hambre”.
¿Energía nuclear, sí o no?
Responderé sin hacerlo aparentemente. Prudencia siempre, ante los avances tecnológicos, y pragmatismo para la utilización adecuada de las tecnologías.
Pensé, al iniciar este comentario, incluirlo en mi blog de viajes (“De acá para acullá” (Experiencias viajeras)" pero me parece que el tema es demasiado transcendente como para no tratarlo como un afán de cada día, como el afán del día de hoy.
¡Que la humanidad tome buena nota de Chernóbil y de Fukushima!
Este mundo lo creemos nuestro y olvidamos demasiado a menudo que es de alguien más que de los humanos.
“¡Oh, memoria, enemiga mortal de mi descanso!” .- Miguel de Cervantes Saavedra (1547-1616) Escritor español.

SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA