martes, 1 de noviembre de 2011

Papandreu y el referéndum en Grecia: Luego que tu pan comí no me acordé de ti

“Luego que tu pan comí, no me acordé de ti” (Del refranero español)
Significado: No siempre es agradecido quien ha sido objeto de nuestros favores.

“El gobierno griego tomará el pulso de su pueblo y celebrará un referéndum sobre la adopción de los acuerdos alcanzados por los líderes europeos la pasada semana en Bruselas, según ha anunciado este lunes el primer ministro George Papandreu.
En un discurso ante sus correligionarios del grupo parlamentario socialista, Papandreu declaró que en estos momentos el pueblo debe decidir con un referendo "si aprueba o no el acuerdo" y afirmó que, "si no lo acepta, entonces no se aplicará".
"En un momento en que el sistema político es objeto de ataques y se le pone en entredicho, es nuestro deber mostrar el papel y el deber del ciudadano sin intermediarios, y eso es el referendo", declaró Papandreu.
'El ciudadano tiene la primera palabra
El dirigente socialista destacó que en un asunto "que determina el futuro del país, el ciudadano tiene la primera palabra, sin los enfoques que tuercen la realidad por los intereses partidistas".
El mandatario griego también anunció que someterá la gestión de su Gobierno a un voto de confianza del Parlamento, que superaría si logra el apoyo de 151 de los 300 diputados del Legislativo. El Pasok de Papandreu cuenta con 153 diputados, un apoyo suficiente para superar esa moción y evitar así la convocatoria de elecciones anticipadas que conllevaría perderla.
La oposición: 'Grecia, como una moneda al aire'
El primer ministro ha solicitado, hasta el momento sin éxito, el apoyo de la oposición tanto para su estrategia de austeridad como para el plan aprobado el pasado miércoles, por que se perdonan a Grecia unos 100.000 millones de euros de deuda pero que también obliga a Atenas a una dura política de recortes y ahorro.
De hecho, la noticia ha desatado una tormenta de reacciones por parte del resto de partidos, que acusan al presidente de ser "peligroso porque hace uso de Grecia en Europa como si tirara una moneda al aire [...] No se puede gobernar y en vez de retirarse con honor, dinamitarlo todo".
Otra de las cuestiones que deberán analizarse es la legalidad de la consulta propuesta, ya que la Constitución griega no permite los referéndums sobre cuestiones económicas; únicamente aquellos que versen sobre cuestiones de gran importancia nacional. Por ejemplo, el último que se llevó a cabo, en diciembre de 1974, sirvió para abolir la monarquía después de la caída de una dictadura militar. Ante esta situación también se oyen voces acerca de la necesidad de convocar unas elecciones anticipadas.
Ante este panorama, y como señalan desde el partido de extrema derecha LAOS, "Papandreu está atrapado en un callejón sin salida y está llevando al país por una pendiente muy peligrosa".
Una quita que alivia la situación
Los líderes de la Eurozona acordaron un segundo plan de rescate para la zona euro y, en lo que atañe directamente a Grecia, incluye una quita que va desde el 21% al 50%. Esta opción era necesaria para que, según un informe de la Troika, "Grecia pueda llegar a 2020 con un saldo vivo de deuda del 120% del PIB".
Además, los socios del euro aumentarán su contribución al rescate griego en 30.000 millones de euros más. Así la aportación pública (a través del fondo de rescate) será en total de 139.000 millones y la privada de 100.000 millones. En suma: 239.000 millones para tratar de poner punto final al problema griego.
Tras conocerse estas medidas, Giorgios Papandreu, aseguró que "Grecia habría colapsado" de no llegar a un acuerdo con sus acreedores privados.
Tensión en las calles
Entretanto, el clima en las calles del país sigue caldeado. El pasado viernes, Día Nacional, las festividades adquirieron un cariz reivindicativo y con multitud de actos de protesta contra las políticas de austeridad del Gobierno y las consecuencias del acuerdo europeo.
De hecho, una encuesta publicada la semana pasada mostró que la mayoría de los griegos califican como 'negativas' las decisiones adoptadas en la cumbre europea; solo un 12,6% le dieron el visto bueno.”
(De “El Mundo”, 01/11/2011)
“EL REFERÉNDUM GRIEGO ZARANDEA A EUROPA
Seguro que Papandreu tiene razones internas considerables para la pirueta política que acaba de anunciar: la convocatoria de un referéndum sobre las medidas de austeridad y recortes. Piensa ganarlo pero lo puede perder. A Europa no le vale la pena correr ese riesgo. A Papandreu, sí. Los jefes de Estado y de Gobierno hicieron un gran esfuerzo en la última cumbre para solucionar la situación griega y evitar el deterioro de la zona euro. Ahora resulta que los ciudadanos griegos son los que decidirán.
En ciertas cuestiones, el referéndum es una sana práctica democrática. En otras no. Si se propone en referéndum que Zapatero otorgue de despedida, como última merced, 3.000 euros a cada familia española en concepto de ayuda para salir de la crisis, el voto afirmativo sería clamoroso. Si se convoca a referéndum al pueblo español para restablecer el servicio militar, el no alcanzaría proporciones abrumadoras.
Hay cuestiones que no se pueden someter a referéndum. Grecia ha despilfarrado sin tino. Los ciudadanos griegos han vivido el 30 o el 40% por encima de sus posibilidades. Y han contraído una deuda gigante. Con el objetivo de no desarticular el sistema, Europa ha decidido una quita del 50% a cambio de una serie de exigencias de austeridad. El deber político, y tal vez moral, de Papandreu era asumir el desgaste de las medidas impopulares y su eventual salida del Gobierno si así lo decidieran los griegos en las próximas elecciones. Sin embargo, ha preferido sentirse respaldado, comprometiendo la estabilidad europea en una disparatada consulta popular que, seguramente, ganará pero que ha desatado el pánico en los mercados, sumiendo a Europa en la incertidumbre cuando parecía que la zona euro remontaba la crisis.”

(Luis María ANSON, de la Real Academia Española, en “El Imparcial”, 01/11/2011)
Grecia (en griego: Ελλάδα, Elláda; en griego antiguo: λλάς, Hellás), oficialmente República Helénica (griego: Ελληνική Δημοκρατία, romanización: Ellinikí Dimokratía), es un país del sureste de Europa. Está constituido en República parlamentaria. Su territorio, con capital en Atenas, ocupa la región más meridional de la Península Balcánica, al que se añaden las casi 6000 islas griegas que se extienden por el Mar Mediterráneo, entre las que estarían las Islas Jónicas, las Sarónicas, las Cícladas, las islas del Egeo, la isla de Creta y el archipiélago del Dodecaneso.
La Grecia moderna tiene su origen en la civilización de la antigua Grecia, considerada la cuna de la civilización occidental. De hecho, para Occidente es el lugar de nacimiento de la democracia, la filosofía occidental, los Juegos Olímpicos, la literatura occidental y del estudio de la historia, la política y los más importantes principios de las matemáticas y de la ciencia. Su legado está reflejado en los 17 emplazamientos considerados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En la actualidad Grecia es un estado desarrollado con un Índice de Desarrollo Humano muy alto. Grecia además es miembro de la Unión Europea desde 1981 y de la Unión Monetaria y Económica desde 2001, de la OTAN desde 1952 y de la Agencia Espacial Europea desde 2005. Es también socio fundador de las Naciones Unidas, la OCDE y la Organización de Cooperación del Mar Negro. Además de Atenas, que es su capital, su ciudades más importantes son Tesalónica, El Pireo, Patras, Heraclión y Lárisa.
Situada en el lado sur de la Península Balcánica, limita con Bulgaria, la República de Macedonia y Albania al norte, al este con Turquía y al oeste y sur con el Jónico y el Mediterráneo.

Etimología

El nombre de Grecia proviene del término latino Graeci, que a su vez deriva del griego Γραικοί (Graikoí), que era el nombre de una tribu del Epiro, según cita Aristóteles. Los romanos aplicaron esta denominación a toda la península helénica y de ahí pasó al español y muchas otras lenguas europeas. El nombre autóctono de Grecia, Hélade (en griego Ελλάδα), es de origen incierto. Se ha propuesto que signifique «tierra ligera», o que esté relacionado con la raíz de helios («sol»), aunque ninguna propuesta ha sido ampliamente aceptada.

Historia

Heredera de la Antigua Grecia, Grecia tiene una larga y rica historia durante la cual extendió su influencia sobre tres continentes.
Las costas del mar Egeo vieron el surgimiento de las primeras civilizaciones europeas, la civilización Cretense o Minoica (en recuerdo del legendario rey Minos) y la Micénica. Después de su desaparición, volvió a resurgir otra alrededor del 700 a. C. la última fue conquistada por Roma en 168 a. C., aunque la superioridad de la cultura griega modificó profundamente la romana. De hecho, en la parte oriental del imperio la cultura y la lengua griega siguieron siendo más influyentes.
El Imperio Griego Medieval se constituye como uno de los imperios más grandes de la historia de Europa; abarca desde el Mar Adriático y el Sur de Italia hasta Oriente Medio; Constantinopla se erige como la Segunda Roma y como el centro de la civilización heredera de las antiguas Grecia y Roma. El Imperio Griego de Bizancio también es uno de los imperios más longevos de la Historia: dura más de 1.000 años, desde el siglo V hasta el siglo XV.
Siguió a la caída de Constantinopla, la capital del Imperio, la entrada de los otomanos en Grecia, al igual en el resto de la Península Balcánica. Los griegos vivieron durante 350 años bajo el yugo turco, del que se liberaron en 1821 gracias a la Guerra de independencia de Grecia. Una vez Grecia recuperó su independencia en la mayor parte de su territorio, se constituyó el moderno Estado griego, siendo el noble Ioannis Kapodistrias el primer ministro de la Grecia moderna. A finales del siglo XIX los griegos continuaron batallando contra los turcos para continuar liberando territorios hasta entonces sometidos, como Tesalia o el Epiro. Durante las Guerras Balcánicas, Grecia logró también liberar Macedonia y Tracia. En 1922 la invasión griega de Asia Menor, sin embargo, acabó en derrota y en la expulsión de 1.500.000 griegos, acabando así 4.000 años de ininterrumpida presencia griega al Este del Mar Egeo.
Durante la década de los años 30, Grecia se vio arrastrada al fascismo de la mano del dictador Ioannis Metaxás. Durante la Segunda Guerra Mundial, Grecia fue ocupada por la Alemania nazi bajo un régimen colaboracionista. Siguió a la ocupación nazi la Guerra Civil Griega, que concluyó en 1949. En 1952, Grecia ingresó en la OTAN, y en 1981, en la Unión Europea. Hoy Grecia es una república parlamentaria democrática bien asentada que ha mantenido durante tiempos recientes un considerable desarrollo económico.
En 2010 Grecia fue protagonista de una crisis de confianza que contagió a toda la Unión Europea, que anteriormente castigada por la crisis del 2008-2009 vio cómo aumentaban los intereses que los inversores exigían para comprar su deuda, y se vio obligada a acometer reformas fiscales encaminadas a reducir su déficit a costa del crecimiento económico y a riesgo de una recaída en la recesión.

Política

Grecia es, actualmente, una república parlamentaria.
  • El Presidente de la República es elegido cada cinco años por el Parlamento Helénico.
  • Cada cuatro años se celebran elecciones al Parlamento Helénico tras las cuales se renueva el Primer Ministro y su gobierno.
  • El poder legislativo es unicameral y está representado con 300 miembros del Parlamento Helénico, los cuales representan el pueblo griego.
  • El poder judicial es independiente y está representado por tres cortes superiores.
  • Grecia se rige de acuerdo a la Constitución política del año 1975, con sus reformas de los años 1986, 2001 y 2008.
  • Grecia es miembro de la UE desde 1981.
  • Disfruta de relaciones amistosas con todos los países del mundo.
  • Los partidos políticos operan a un nivel nacional, a diferencia de otros países, en Grecia no existe ningún partido local ni partido prohibido. 
Política exterior
Grecia está a favor de la reestructuración de la ONU.
Mantener el nivel máximo posible de cooperación con la UE procurando el mayor grado de integración
Fomentar sus relaciones con Estados Unidos
Llegar a un acuerdo con la vecina Turquía para acordar la traza de la frontera en el Mar Egeo así como para la ocupación ilegal del Chipre «turco».
Llegar a un acuerdo con la República de Macedonia con quien el gobierno griego difiere sobre la utilización del nombre «Macedonia» (Grecia reclama la utilización de este nombre como parte de la herencia cultural griega).
Frenar la inmigración proveniente de su frontera con Turquía.
Fomentar su relación con Latinoamérica en relación a la cooperación comercial, cultural, científica y técnica (sobre todo con Cuba, Venezuela, Perú, Uruguay, Argentina, Brasil, Chile y México).
Continuar como observador dentro de la OEA. Y también la CDSH

Geografía

Grecia es un país miembro de la Unión Europea (UE) situado en el extremo sur de la Península Balcánica en el litoral del Mar Mediterráneo.
Su superficie es de 132.562 km² incluyendo aguas interiores de la cuenca del Egeo, islas e islotes. De acuerdo a estudios demográficos de Eurostat, la población de este país es de 11.244.118 habitantes.
Geográfica y climáticamente el territorio griego es muy variado. Contando con aproximadamente 9.000 islas, islotes y afloramientos rocosos, 15.021 km de costa (más de 16.000 km de costa incluyendo los afloramientos rocosos), siendo el segundo de Europa tras Noruega y décimo del mundo detrás de Estados Unidos en longitud costera. El mar Egeo ha sido de gran importancia en la historia y desarrollo de la cultura y civilización helenística.
Grecia es mayoritariamente montañosa y cuenta con varias cadenas entre ellas los Alpes Dináricos al oeste (los cuales por medio de islas cambian de dirección hacia el sureste al sur del Peloponeso); montes Ródope, la cadena del Olimpo entre otras. Grecia es el país de Europa con mayor número de picos montañosos. Su mayor altura se encuentra en la cadena del Olimpo, en el monte Mytikas 2.919 msnm, siendo este el cuarto de Europa en prominencia (altura real de la base a la cumbre) superado sólo por el Mont Blanc, el pico Mulhacén y el Monte Etna. Su altura de prominencia es de 2.919 coincidiendo con su altura s.n.m. puesto que su base se encuentra a 0 msnm.
Clima
El clima de Grecia se divide en tres clases:
  • El clima mediterráneo, que tiene inviernos húmedos y templados, y veranos calurosos y secos. La temperatura raramente llega a extremos, aunque algunas nevadas ocurren ocasionalmente en Atenas, Creta o Cícladas en el invierno.
  • El clima templado se encuentra en Macedonia Oriental, Macedonia Central y Tracia en lugares como Hebros y Xanti. Este clima tiene inviernos fríos y húmedos. 
Organización administrativa
Grecia se divide en 7 administraciones descentralizadas (αποκεντρωμένες διοικήσεις), divididas a su vez en 13 periferias (περιφέρειες), éstas en 74 unidades periféricas (περιφερειακές ενότητες) y éstas últimas en 325 municipios (δήμοι).Existe una región aparte, el Monte Athos, que posee una autonomía propia bajo soberanía griega
    Economía
    Monte Athos
    La agricultura representa un papel muy importante en la economía de Grecia. Las industrias creadas durante el periodo posterior a la I Guerra Mundial fueron en su mayoría destruidas durante la II Guerra Mundial y la siguiente guerra civil. Desde entonces, el desarrollo del sector manufacturero de la economía se ha visto obstaculizado por la falta de combustibles y las dificultades surgidas con el uso de la energía hidroeléctrica del país. En 1970, no obstante, la contribución de las manufacturas a la producción nacional anual superó por primera vez a la de la agricultura. Dos importantes fuentes de ingreso para Grecia son la construcción naval y el turismo. La extracción de petróleo de los campos del norte del mar Egeo fue una gran ayuda para la economía a principios de la década de 1980. Grecia pasó a ser miembro de la Comunidad Económica Europea (hoy, Unión Europea) en 1981. El presupuesto nacional a principios de la década de 1990 se calculó en unos 37,6 miles de millones de dólares de ingresos, y 45,1 miles de millones de gasto.
    Su industria produce principalmente: alimentos y productos tabacaleros, telas y tejidos; productos químicos, siderurgia; minería y refinado de petróleo, mientras que su agricultura se basa en la producción de trigo, maíz, cebada, remolachas para azúcar, olivas, tomates, vino, tabaco, patatas; carne y productos lácteos.
    La organización de sindicatos es gremial. Los miembros de cada gremio están afiliados a federaciones nacionales.
    Deuda pública - Crisis económica en Grecia
    El déficit público revisado de Grecia fue en 2009 de 36.150 millones de euros, frente a los 22.363 millones (9,4% del PIB) del año anterior y la deuda pública de Grecia alcanzó en 2009 un total de 298.032 millones de euros, un 126,8% del PIB.
    Tras conocerse el dato, el Gobierno griego revisó al alza su objetivo de déficit para el 2011, que pasa ahora a situarse en el 9,4% del PIB, frente al 8,1% previsto inicialmente por Atenas.

    Demografía

    Al año 2007, Grecia tiene una población de 11.250.000 habitantes (sin incluir a más de 750.000 inmigrantes). La esperanza de vida es de 79 años. El 99,9% de la población esta alfabetizada. El promedio de hijos por mujer es de 1,35; una de las más bajas del mundo occidental.
    La población de las dos conurbaciones más grandes de Grecia, Atenas y Salónica, es de cinco millones para la primera y algo más de 1 millón en la segunda. Aunque la población de Grecia sigue creciendo, el país se enfrenta a un serio problema demográfico: 2002 fue el primer año en que el número de muertes superaba el número de nacimientos.
    Desde la caída del Muro de Berlín y el colapso del Bloque del Este, Grecia se convirtió en un destino preferente para miles de inmigrantes del Este debido a su cercanía geográfica. Así, durante la década que media entre 1991 y 2001, Grecia fue el país con el mayor porcentaje de incremento relativo de la población inmigrante del mundo.
    Hoy en día los inmigrantes suponen entre el 12 y el 16% de la población de Grecia, de los que algo más de la mitad proviene de Albania. La migración masiva de albaneses a Grecia desde la caída del comunismo en Albania ha supuesto una fuente de conflictos en Grecia. Hay comunidades más pequeñas de inmigrantes, especialmente provenientes de países de alrededor como Serbia, Bulgaria, Rumania, Ucrania, Polonia y Georgia, así como de países asiáticos y africanos más lejanos como Pakistán, Irán o China. Se desconoce el número exacto, ya que gran parte de los inmigrantes que viven en Grecia lo hacen de forma ilegal. Además de permanecer en Grecia de forma ilegal, parte de estos inmigrantes (sobre todo pakistaníes y albaneses) se dedican al robo o pertenecen a las mafias, especialmente en Atenas y Salónica.
    Existen también numerosos grupos minoritarios lingüísticos, religiosos o culturales, como por ejemplo los aromunes o valacos, los arvanitas (cristianos ortodoxos que hablan un dialecto del albanés), los dopios (cristianos ortodoxos que hablan un dialecto serbio), los turcos, los pomacos (de religión musulmana y lengua búlgara) y los gitanos. Las únicas minorías que gozan de derechos especiales (debido principalmente al Tratado de Lausana) son las minorías musulmanas de Tracia: turcos, pomacos y gitanos.
    La composición étnica actual es la siguiente:
    • Europeos: 98,9% (Griegos de todos los grupos étnicos 92,7% + otros europeos 6,2%)
    • Asiáticos: 0,7% (mayoría de armenios y georgianos)
    • Americanos: 0,3% (mayoría de estadounidenses)
    • Australianos: 0,1%
    Lenguas
    El idioma más común en cualquier ámbito oficial, educativo o público del país es el griego moderno en su variante demótica, aunque es posible encontrar ámbitos en el que se usa la variante katharévousa. Otras lenguas habladas en Grecia por poblaciones originarias son el albanés en la zona fronteriza con Albania, el idioma arvanita (un dialecto del albanés) en muchas bolsas demográficas por toda Grecia, el idioma eslavomacedonio (un dialecto del serbio) en la provincia de Macedonia, el turco en Tracia, el idioma pomaco (un dialecto del búlgaro) en Tracia, el arrumano o valaco (un dialecto del rumano) en el Norte del país, el meglenorrumano en algunas comunidades al norte de Salónica, el romaní en poblaciones gitanas dispersas por todo el país y un dialecto del griego, el tsakonio, considerado por algunos como una lengua griega distinta, proveniente del antiguo dialecto dorio o arcadio.
    Partenón, en la Acrópolis
    Sólo las lenguas de las comunidades contempladas en el Tratado de Lausana (pomacos, turcos y gitanos musulmanes) disfrutan de cierta aceptación; las demás lenguas no tienen reconocimiento oficial alguno. El griego moderno es el oficial de la república helénica y tiene un total de 20 millones de hablantes a nivel mundial. Es un idioma indoeuropeo. Es de destacar su continuidad ininterrumpida desde los inicios de la prehistoria con la escritura Lineal A vinculada a la civilización minoica, en la más reconocible escritura Lineal B, y en los dialectos de la Grecia antigua, de los cuales el ático es el más parecido al griego moderno. La historia de esta lengua abarca más de 4.000 años.
    El griego ha tenido un enorme impacto en otros idiomas. Directamente en las lenguas romances e indirectamente a través del emergente latín durante los orígenes de Roma. Signos de su influencia, y de sus muchos desarrollos, pueden verse a través de la familia de los idiomas del occidente europeo.
    Religión

    La Constitución griega garantiza la libertad absoluta de religión. También dice que todas las personas que vivan en el territorio griego disfrutarán de una protección completa de sus creencias religiosas. Según la Constitución, la «religión prevalente» es la Iglesia Ortodoxa Griega con sede en la ciudad capital de Atenas. Los musulmanes griegos suponen el 1,3% de la población y se concentran principalmente en Tracia. También hay algunos protestantes evangélicos y católicos, principalmente en las Islas Cícladas; y judíos, sobre todo en Tesalónica. Existen varios grupos crecientes que intentan reconstruir y profesar la fe por la antigua religión politeísta griega.

    Cultura

    Los griegos, en general, sienten un gran vínculo con su pasado, haciendo hincapié en el periodo clásico de la historia griega, y desde el helenístico y el bizantino hasta el presente. Ambas, la Grecia clásica y la bizantina, representan para la mayoría de los griegos las precursoras de la actual República Helénica. Durante el final del siglo XIX y principios del XX las antiguas fronteras del imperio bizantino, o más en concreto aquellas que hasta este periodo habían conservado las poblaciones griegas, llegaron a representar para algunos un ideal al alcance del estado contemporáneo. La continuidad cultural y lingüística del pueblo griego, no obstante, fue complicada durante su historia por las influencias exteriores, como la del cristianismo sobre la antigüedad tardía, o la falta de presión al final de la época bizantina, son cosas fuertemente recalcadas por los griegos de hoy en día — siendo como son, una de las naciones más patrióticas de Europa, según Eurostat.
    Parlamento
    Tras la revolución de 1821, Grecia pasó por un periodo de renacimiento artístico y cultural. Los griegos actuales cuidan los recuerdos de los años de antes de la revolución, aquellos de la ocupación de Grecia por el Imperio otomano, como los de los «años de oscuridad», en que el desarrollo cultural se vio completamente detenido. A pesar de la evidencia de lo contrario (en particular con respecto a la literatura cretense), el resurgimiento de Grecia tras la formación de la primera República Helénica en 1831 es recordada por una inmensa mayoría de los griegos como el «renacimiento» de su nación.
    La experiencia de la ocupación, la de la época otomana y de la época moderna, ha dejado una marca imborrable en la psique griega. En el siglo XX, el trauma de la guerra civil griega durante el que la nación llegó a ser el primer teatro de guerra fría, inmediatamente tras la segunda guerra mundial, la cual condujo a enormes privaciones con la ocupación nazi, y la intromisión de los Estados Unidos con la creación del «Régimen de los coroneles», que gobernó brutalmente desde 1967 a 1974; todo ello llevó a la aparición de la idea del Ethnos Anadelfon ('Nación sin hermanos'), recalcando que los griegos sólo podían contar consigo mismos y sus compatriotas.
    Sin embargo, desde mediados de la década de 1970 hacia delante, en paralelo con España y Portugal, y sobre todo tras la entrada de Grecia en la Unión Europea en 1981, la orientación de Grecia, y las aspiraciones de la mayoría, se enfocó hacia la corriente principal europea.

    Gastronomía
    La cocina griega es citada como un ejemplo de dieta mediterránea. Tiene influencias de la italiana, balcánica y turca. Algunos de los platos locales más populares son la moussaka, stifado, spanakopita y souvlaki, una especie de lahmacun con carne al spiedo, salsa de yogur, lechuga, tomate, tzatziki, patatas y si se desea, queso feta, cebolla, mostaza o ketchup. También se pueden poner sutzoukaki (Una especie de salchichas) En Grecia la gente también come pequeños platillos llamados meze mojados en salsas como la tzatziki; pulpo a la parrilla, pescados pequeños, queso feta, dolmades (arroz e ingredientes variados envueltos en hojas de parra), varias legumbres, olivas y queso. Se le agrega aceite de oliva a casi todos los platillos. Entre los platillos dulces está el galaktoboureko, bebidas como el ouzo, metaxá y una variedad de vinos incluyendo el retsina.

    Arte

    El arte y la arquitectura de la Grecia antigua tuvieron una gran influencia en el arte occidental hasta la actualidad. El arte bizantino y la arquitectura bizantina también jugaron un importante papel en los inicios del cristianismo, y queda una significativa influencia en las naciones cristianas ortodoxas de Europa oriental y Eurasia. Hasta ahora, debido a los estragos de la historia, sólo una pequeña variedad del arte griego antiguo ha sobrevivido — sobre todo escultura y arquitectura y artes menores, incluyendo el diseño de monedas, cerámica y el grabado de piedras preciosas. Grecia también tiene, a partir de la revolución, un peso específico en la historia del arte contemporáneo.
    Arquitectura
    Los restos de la arquitectura aún perviven o están bien documentados actualmente.
    Los antiguos griegos desarrollaron dos estilos primarios (u «órdenes clásicos»). El sobrio y sólido dórico y el refinado y decorativo jónico. Hay que señalar que el estilo jónico evolucionó dentro del estilo corintio.
    La forma rectangular de los antiguos templos griegos, rodeados de columnatas soportadas por un pedimento triangular, construido de piedra caliza o mármol, da un popular estilo aún hoy en día. Aunque el arco era familiar a los troyanos, no estaba ampliamente extendido su uso, en contraste con las posteriores edificaciones romanas. Las obras representativas que perviven de la arquitectura griega son el Partenón y el Erecteón de Atenas, y las estructuras romanas basadas en el modelo griego, como el Panteón de Roma, el cual es atribuido al arquitecto griego Apolodoro de Damasco.
    La arquitectura bizantina fue un modo de construcción común desde el ascenso del cristianismo bajo Constantino hasta la caída del Bizancio en 1453 a manos de los turcos otomanos. Son característicos la cruz griega, el capitel de estilo bizantino capitol (una mezcla de jónico y capiteles corintios) y una cúpula central rodeada por varias pequeñas cúpulas. Grecia experimentó también el resurgimiento neobizantino tras la revolución griega y bastante insospechadamente, también el auge de la arquitectura neoclásica en los años siguientes a la Revolución; esto vino a ponerla en contacto e interacción con la tradicional villa bizantina para producir una forma específica en la Grecia contemporánea.
    Como otras capitales contemporáneas, Atenas, tiene obras de arquitectura modernista y postmodernista. Resultado de un concurso internacional, el Nuevo Museo de la Acrópolis, de Bernard Tschumi, es un ejemplo de la internacionalización del mercado arquitectónico mundial. Algunas de las últimas obras fueron para las Olimpíadas de Atenas de 2004, con la participación de arquitectos extranjeros como Santiago Calatrava.
    Pintura y escultura 
    En contraste con otras formas ilustradas, las pinturas conservadas de la antigua Grecia son muy escasas. Los pintores griegos trabajaban principalmente en paneles de madera, y las obras finales fueron admiradas durante cientos de años después de su creación. Sin embargo, estas pinturas desaparecieron después del siglo IV cuando no fueron suficientemente protegidas. Por añadidura, las inferiores copias romanas, por ejemplo las de Pompeya, las escasas muestras conservadas halladas en las tumbas de los reyes de Macedonia en Vergina, en Leúcade también en la antigua Macedonia, como las de Kazanlak en la antigua Tracia.
    Las obras conservadas de la antigua escultura griega son más comunes, en particular las de los maestros escultores, como Fidias y Praxíteles. Estos artistas y sus seguidores fueron frecuentemente emulados por los romanos. Sin embargo, los cristianos del siglo IV y V vieron la destrucción de los ídolos paganos como un «acto de piedad». Muchas esculturas antiguas de mármol fueron quemadas con cal en la Edad Media, y estatuas de bronce fueron fundidas para obtener el metal. Las estatuas de mármol que escaparon a la destrucción fueron olvidadas, o en el caso de los bronces, perdidos en el mar.
    En el periodo bizantino, el arte religioso era el tema dominante, con mosaicos e iconos muy trabajados adornando los edificios religiosos. El artista renacentista, El Greco (Domenikos Theotocopoulos), respondía al bizantino y en el siglo XVI el arte manierista, produciendo escultura y pinturas de forma libre, luz y color que inspiraría a artistas del siglo XX como Pablo Picasso y Jackson Pollock.
    Además, un importante y a menudo pionero papel, fue jugado por artistas de las islas Jónicas en el siglo XVIII y a comienzos del XIX, que explotaron las conquistas del Renacimiento italiano y de los talleres barrocos. Con persistentes esfuerzos hacia nuevas direcciones y objetivos, los artistas griegos afloraron al mundo durante las primeras décadas del siglo XIX conectando el arte griego con su antigua tradición, así como la búsqueda de talleres europeos, sobre todo los de la Munich School, con ejemplos definitorios del arte contemporáneo griego del periodo que incluye la obra de Theodoros Vryzakis y Nikiphoros Lytras.
    A comienzos del siglo XX, Demetrios Galanis, contemporáneo y amigo de Picasso, consiguió un amplio reconocimiento en Francia y fue miembro vitalicio de la Academia Francesa, tras la alabanza del crítico André Malraux como un artista capaz «de provocar fuertes emociones como Giotto». Ya en pleno siglo XX, Nikos Engonopoulos consiguió reconocimiento internacional con sus concepciones surrealistas en pintura y poesía, mientras que a finales de la década de 1960, Dimitris Mytaras y Yiannis Psychopedis se asociaron con el realismo crítico europeo.
    Grecia ha continuado la antigua tradición escultórica en las épocas modernista y postmodernista, con colaboradores como el filósofo Costas Axelos y el afamado Constantine Andreou, receptor de la Legión de Honor de Francia.

    Cerámica y monedas
    La antigua Grecia fue también reputada por su cerámica, que incluía tanto formas de vasos de bebida como urnas. La cerámica de figuras negras, en cuyas decoraciones aparecen siluetas negras sobre fondo rojo que son muy representativas de la temprana artesanía griega. Posteriormente las formas incluyen la cerámica de figuras rojas y la cerámica de figuras blancas.
    Los griegos no consideraban el diseño de moneda como una forma principal de arte propiamente dicha. No obstante, la durabilidad y la abundancia de monedas que diseñaron es una de las más importantes fuentes de conocimiento acerca de la estética griega. Las monedas fueron inventadas en Lidia durante el siglo VII a. C., pero fueron los griegos los primeros que las usaron ampliamente, y quienes establecieron un canon del diseño monetal que ha sido seguido desde entonces. Esta forma de arte tiene una particular importancia en el estudio de la época bizantina. Las monedas griegas eran principalmente de bronce.
    Literatura
    Grecia tiene una destacable, rica y fuerte tradición literaria que abarca unos 2800 años y a través de varias épocas. La época clásica es la que más comúnmente se relaciona con la literatura griega, que comienza en el 800 a. C. y mantiene su influencia durante el periodo bisensico, no obstante la influencia del Cristianismo comenzó a engendrar un nuevo desarrollo de la palabra escrita. Muchos elementos de la antigua tradición milenaria están reflejados en la moderna literatura griega, incluyendo a las obras de los laureados con el Nobel, Odysseas Elytis y George Seferis. Otros grandes escritores griegos del siglo XX son Yannis Ritsos y Nikos Kazantzakis, autor de la novela Zorba el griego.

     
    Grecia preclásica  

    Las primeras obras de la tradición literaria occidental son los poemas épicos de Homero y Hesíodo. La primera poesía lírica, la representativa por poetas como Safo y Píndaro, fue la responsable de la definición del género lírico como es entendido en la actualidad en la literatura occidental. Esopo escribió sus Fábulas en el siglo VI a. C. Estas innovaciones tuvieron una profunda influencia no solo en los poetas romanos, como Virgilio en su poema épico de la fundación de Roma, la Eneida, sino que se extendió a través de toda Europa.
     

    Grecia clásica

    En la Grecia clásica se establece el nacimiento del teatro tal y como lo entendemos. Esquilo introdujo las ideas de diálogo y dramatizando las relaciones de los personajes y al hacerlo, inventó el drama: su Orestíada trilogía de obras es considerada la cima de su carrera. Otros grandes dramaturgos fueron Sófocles y Eurípides. Aristófanes, un escritor de comedias, definió y desarrolló el concepto de comedia como forma teatral.
    Heródoto y Tucídides son considerados los pioneros del moderno estudio de la historia en el campo de la búsqueda filosófica, literaria, y científica. Polibio fue el primero en introducir en su estudio el concepto de militar.
    La filosofía produjo literatura con los diálogos de Platón, mientras que su discípulo Aristóteles, en su obra Poética, formuló el primer criterio de la crítica literaria. Ambas figuras literarias, en el contexto de las contribuciones de la filosofía griega en las épocas clásica y helenística, dieron nacimiento al concepto de ciencia política, el estudio de la evolución política y la crítica de los sistemas de gobierno.

    Grecia bizantina

    La expansión del Cristianismo por todo el mundo grecorromano en los siglos IV, V y VI, junto a la Helenización del Imperio bizantino que se produjo en el período, llevaría a la formación de una forma literaria única, que combinaba influencias cristianas, griegas, romanas y orientales (como las del imperio persa). A su vez, esto permitió que se desarrollase la poesía cretense, la saltaría poética en el Oriente griego, y el género histórico, con varios prominentes historiadores como Procopio de Cesarea.

    Grecia moderna

    La moderna literatura griega nació a partir de la revolución griega de 1821 y la subsiguiente independencia de Grecia en 1831, y como tal, la literatura griega del período está fuertemente influida por temas revolucionarios, aunque el impacto de la literatura griega de la ilustración también podía ser destacada, además de la influencia de las canciones y novelas acríticas del imperio bizantino.
    En el siglo XX, la tradición literaria griega moderna abarca la obra de Constantino Cavafis, considerado una figura clave de la poesía del siglo XX, conmovedor Giorgos Seferis (cuyas obras y poemas aspiraron a unir la literatura de la antigua y moderna Grecia) y Odysseas Elytis, quienes ganaron el Premio Nobel de Literatura. Nikos Kazantzakis es también una gran figura, con obras como La última tentación de Cristo y Cristo recrucificado recibiendo reconocimiento internacional. Vassilis Vassilikos es extensamente traducido. 
    (De Wikipedia y otras fuentes)
    ¡Ni que se hubieran conjurado Sócrates, Platón, Aristóteles, Diógenes el Cínico, Epaminondas, Sófocles, Eurípides, Esquilo y todos los demás griegos ilustres!
    Nadie podía ni imaginar que el hasta ahora “sumiso” Papandreu, acólito en apariencia de Ángela Merkel y cobista de Sarkozy, se despacharía a los cinco días de obtener de la Unión Europea los fondos adecuados para salvar en apariencia la crisis de su país, especialmente con una quita o “perdón” de entre el 50 y el 60 por 100, con la convocatoria de una cuestión de confianza en el parlamento helénico y el anuncio de que en su caso convocará al pueblo griego para un referéndum que ratifique los acuerdos alcanzados con la Unión Europea.
    Es algo así como que el que recibe un regalo prestado, cuando ya lo tiene materialmente en su mano, dice que se ha de pensar si lo devuelve.
    Pura argucia, con transcendencia que en estos momentos resulta difícil de analizar.
    Bien dice el refrán español que he recogido al principio, que una vez mordido el pan, se suele salir corriendo.
    Y es que confiar en políticos de cierta calaña, que se llaman progresistas, resulta peligroso.
    Y es que confiar en los magnates del dinero, en los que se creen que controlan las finanzas de Europa, es en muchas ocasiones arriesgado.
    ¿Quién esperaba esto?
    ¿Quién creía que Papandreu se erigiría en adalid de la hábil rebelión frente al control férreo de la Unión Europea?
    ¿Qué va a pasar ahora, mientras se ventila la cuestión de confianza y se organiza, en su caso, en referéndum?
    Algo ya está claro: La zona “Euro” se ha sumido en mayor crisis y las economías bursátiles y las deudas soberanas de Italia y España entran en costes muy gravosos.
    Y Francia queda apresada por la implicación de sus bancos en las deudas griegas.
    Y Alemania se queda pegada con cola de alta fijación a la incertidumbre creada por Grecia.
    Zapa... y Papa... los dos son socialistas
    Yo creo, con los elementos de juicio con los que cuento por ahora, que este Papandreu ha salido más pillín de lo que parecía, y se ha buscado (¡cómo no!) su continuidad política mediante una cuestión de confianza. Y si la supera… pues el pueblo griego en referéndum deberá hacerse el “harakiri” de admitir que su economía quede endeudada y controlada durante muchos años.
    Ocurre lo que tantas veces he repetido en este blog: Las “fuerzas ocultas” del capitalismo manejan en la distancia los acontecimientos en el mundo y en Europa, y ahora están empeñadas especialmente en que la Unión Europea fracase con su bloque “euro”, que tanto perturba al dólar norteamericano.
    Y por otra parte, el socialismo tan en declive busca asirse al clavo ardiendo de la aparente democracia de la consulta electoral, para mediante un referéndum encubrir su progresiva pudrición.
    A todo esto, los magnates del dinero, en Europa y en América, merecen se les califique con aquella sentencia del Eclesiastés que tanto repitió en sus homilías San Juan Crisóstomo: “Vanidad de vanidades y todo vanidad” (ματαιότης ματαιοτήτων τ πάντα ματαιότης)
    “La ambición suele llevar a las personas a ejecutar los menesteres más viles. Por eso, para trepar, se adopta la misma postura que para arrastrarse”.- Jonathan Swift (1667-1745) Político y escritor irlandés.
    SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

    No hay comentarios:

    Publicar un comentario