lunes, 26 de septiembre de 2011

Por fin elecciones generales en España ¿Tendrán nuestros males remedio?

“La abeja y la avispa liban las mismas flores; pero no logran la misma miel”.- Joseph Joubert (1754-1824) Ensayista y moralista francés. 

El camino directo a la crisis...
“El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, ha anunciado este lunes la convocatoria de elecciones generales para el próximo 20 de noviembre y ha fijado para el martes 13 de diciembre la apertura de la décima legislatura, en una breve declaración en la que ha expresado su "confianza absoluta" en el futuro de España y ha apelado al "compromiso colectivo" con el país.
Zapatero ha comparecido en el salón de tapices del Palacio de la Moncloa después de un Consejo de Ministros informal que ha informado favorablemente el real decreto de disolución de las Cortes y de que el Rey Juan Carlos lo haya rubricado. El real decreto se publicará el martes en el BOE y la campaña electoral empezará a las cero horas del 4 de noviembre y terminará a las 24 horas del viernes 18. Zapatero ha recordado que ya el pasado 29 de julio, cuando adelantó sus planes de anticipar las elecciones, explicó los motivos de este calendario, principalmente el hacer posible que "el nuevo Gobierno salido de las urnas" se haga cargo del "nuevo ejercicio económico". "Así podrá hacerse", ha remachado.
Shoemaker
El jefe del Ejecutivo ha acompañado su anuncio de unas palabras de "confianza absoluta" en el futuro de España y de los españoles, convencido de que, al igual que han sido capaces de "construir un gran país", podrán salir "más pronto que tarde" de las "dificultades presentes" a través del compromiso colectivo "con el futuro de todos". "Todos somos necesarios, todos tenemos un papel que jugar en nuestra historia como pueblo", ha proclamado el presidente, que ha apelado a que el "debate democrático" que se inicia ahora con la precampaña electoral sirva precisamente para "renovar ese compromiso colectivo con España".
Eso sí, ha subrayado que "hoy no es día de balance" de sus años de Gobierno, sino el momento en que "se abre el tiempo político de los candidatos y de las fuerzas políticas", para que formulen y contrasten sus propuestas y, cuando se abran las urnas, los ciudadanos puedan elegir "libre, serena y conscientemente". En todo caso, ha dejado claro que el Gobierno seguirá ejerciendo "en plenitud de sus funciones" hasta el 20 de noviembre, como establece la Constitución. Una vez celebrados los comicios y hasta la toma de posesión del nuevo Gobierno, el Ejecutivo permanece "en funciones".
Zapatero ha tenido palabras de gratitud para los españoles que han confiado en él como presidente del Gobierno --"no soy capaz de imaginar un honor mayor", ha señalado-- para los ministros de todos los gabinetes que ha presidido, para los altos cargos y para sus colaboradores más cercanos.
Y, además, ha agradecido al Congreso y al Senado el "intenso trabajo" de las últimas semanas, que ha permitido al Ejecutivo sacar adelante 12 leyes y seis reales decretos desde que Zapatero anunció el adelanto electoral el 29 de julio, y también del conjunto de la legislatura, "como consecuencia fundamentalmente del ritmo que ha impuesto el duro combate a la crisis".
Asimismo, Zapatero ha asegurado que no tiene previsto antes de las elecciones generales del 20 de noviembre adoptar ninguna medida económica "significativa", puesto que la credibilidad de España en los mercados internacionales "ha ido fortaleciéndose". (Saludos de Pinocho)
La mano izquierda en el pecho...
En la comparecencia para anunciar la convocatoria de comicios, el presidente ha matizado, no obstante, que si fuese necesario poner en marcha medidas adicionales "sin duda lo haría".
"Sabemos que tenemos un contexto europeo de dificultad, como consecuencia de la incertidumbre en torno a Grecia, pero nuestra previsión es que la credibilidad de España en los mercados internacionales, en las instituciones internacionales, ha ido fortaleciéndose", ha afirmado.
Asimismo, ha dicho que mientras el Gobierno siga en activo hasta el 20 de noviembre, y aún cuando esté en funciones después de esa fecha, se seguirán tomando decisiones en línea con las reformas que ya se han hecho y con el proceso de consolidación fiscal puesto en marcha.”
(Europa Press. Madrid, 26-09-2011)
Final de ciclo; tarde y mal (De Federico Ysart en ABC, 26/09/2011)
“Con meses de retardo el Gobierno cierra hoy las cámaras; decreta el final de la legislatura más triste de la democracia, al menos para cinco millones de españoles. Abandona tarde y de mala manera el cometido que la mayoría del país le encomendó hace tres años y medio. No es la crisis mundial la madre de todos los males nacionales, sino la irresponsabilidad con que se han gobernado ayuntamientos, comunidades y el propio país. O la impericia; y, en todo caso, el falseamiento sistemático de la realidad. De la realidad y de sus cuentas.
Y ni él mismo se lo cree...  
El presidente Rodríguez Zapatero y los vicepresidentes que le han acompañado en estos años son los primeros responsables de la situación, obvio. Pero a su vez, todos ellos son responsabilidad del partido socialista en pleno, desde el ex presidente González hasta el concejal Zerolo, sin cuya confianza y soporte no habrían llegado hasta hoy al frente del Gobierno de la nación.
Para algunos ha sido la historia de un gran fiasco. Comenzando por quien comentó que daba gusto tener al fin un presidente que decía las cosas con una sonrisa, y no como su predecesor; fue hace siete años, el día de su primera investidura.
La sonrisa se trocó en mueca demasiado pronto. Su modo de gobernar rechazó el gran consenso para atizar rescoldos de ancestrales resentimientos; convirtió leyes razonables como la de las parejas homosexuales en trágalas gratuitos; otras, como la reforma del aborto, en punta de lanza de una política radical sin sentido ni sensibilidad. Y puso en marcha pandemonios como el Estatuto catalán.
Durante la legislatura que termina no han cumplido una sola ley del Presupuesto. Ni el de 2009, 2010, o este mismo 2011 aún sin terminar los ingresos previstos han tenido algo que ver con la realidad. Lo sabían incluso antes de que la oposición lo advirtiera en el trámite parlamentario; "¡como sea, hay que sacarlo como sea!", acabó siendo la consigna.
La misma con que han intentado diversos atajos para ofrecer algo que pensaron podría justificar un gobierno: el final de ETA. Pagando a ridículos intermediarios, negociando términos de acuerdos duros, blandos y mediopensionistas, excarcelando asesinos, abusando de la fiscalía y de otros órganos jurisdiccionales, e incluso estirando hasta lo posible, por si lo imposible llegara a suceder, la convocatoria de unas elecciones que debieron haberse celebrado hace meses. Muchos meses.”
Cuando hoy, por fin, ése que dice preside el gobierno de España, a quien se llama presidente del gobierno (pero difícilmente puede “presidir” su propia coherencia), ha disuelto el parlamento y convocado elecciones generales, algunos habrán pensado que ello está muy bien, porque se podrá revitalizar la vida política y económica de nuestro maltrecho país.
Siempre barre para casa...
Mas pienso que así solamente opinarán algunos, y no los más, ya que, visto lo que venimos observando, malo es lo que hemos venido sufriendo de parte de la ineficacia e ineptitud de Zapatero y sus “chicos”, pero no mejor será lo que se nos ha anunciado por los que optan a ser su recambio, y ello sin contemplar esas minorías nacionalistas, que son unos “triperos” impenitentes, siempre buscando sacar provecho propio de situaciones caóticas derivadas de la debilidad del partido en el poder.
Aunque finalmente se ha convocado elecciones generales, y de aquí al próximo 20 de Noviembre (¿por qué la coincidencia con el aniversario de la muerte de Franco?) vamos a quedar abrumados de consignas, promesas, críticas, descalificaciones y toda suerte de epítetos referidos al adversario de cada facción política, al menos una cosa positiva resultará de las elecciones convocadas: Por fin desaparecerá esa desdicha de presidente que hemos sufrido los últimos siete años.
Pero no hay muchas más razones para el optimismo. El oponente que podría triunfar, y hasta con mayoría absoluta, ese gallego sucesor de Aznar, que es tan cauto que “deja pasarse el arroz” casi siempre, va a encontrarse con un quiebra económica brutal, fruto de una política de despilfarro, un tejido productivo destrozado; un empresariado arruinado y desalentado; una ciudadanía sufriendo el desempleo y la crisis...
¿Sabrá, podrá, el nuevo líder, remontar contra corriente, por el difícil arroyo de la crisis económica, para conducir la nación a aguas más calmas?
Me parece que todo español de buena fe es lo que desea, mal que le pese a ese químico que tiene más de Fouchet o de Maquiavelo que de líder político, para quien se recaba el “sí”, porque se llama Rubalcaba, o, en gracejo popular, “te la clava”.
De todas maneras, aunque no quiero invocar aquello de “que me quede como estoy” (¡es lo que nos faltaba!), pienso que estamos ante una oportunidad tal vez única de sacar este nuestro país de la ciénaga en que el “profesional del arreglo de zapatos” nos ha metido.
¡Ah!, Y al menos tendremos un consuelo, porque como dijo el sarcástico Noel Clarasó, “Ante una lista de candidatos se piensa que, felizmente, sólo puede ser elegido uno”
“Quien da pronto da dos veces”.-  Lucio Anneo Séneca (2 AC-65) Filósofo latino.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario