jueves, 7 de abril de 2011

El rescate económico de Portugal: Si las barbas de tu vecino vieres pelar…

(“ABC”, Editorial del 07/04/2011)
“A través de una comparecencia televisada, el primer ministro portugués reconoció anoche que su país necesita recurrir a la financiación europea para hacer frente a la crítica situación económica y liberarse del creciente acoso de los mercados. Aunque en Bruselas se discutía desde hace varias semanas sobre la cuantía y la forma de canalizar el rescate de Portugal, valorado en 75.000 millones de euros, el Gobierno luso ha demorado su decisión para evitar —en plena precampaña electoral, abierta tras la dimisión de Sócrates— el peso que para la opinión pública tendrán las severas condiciones y los ajustes que el próximo Ejecutivo tendrá que asumir y trasladar a los ciudadanos tras aceptar la ayuda comunitaria.
El Sócrates portugués
La situación portuguesa era insostenible, porque los intereses sobre su deuda soberana no han dejado de aumentar, de forma vertiginosa, llegando a superar ayer el 10 por ciento, una sangría insoportable. La política y los intereses de partido no han contribuido precisamente a dotar de estabilidad a un país en estado de provisionalidad, tras la dimisión del primer ministro y la convocatoria de elecciones, pero quienes pretendan justificar que la continuidad de Rodríguez Zapatero como presidente del Gobierno nos blinda ante una situación de rescate como la de Portugal se equivocan. Y ello, precisamente, porque lo ocurrido allí debería servir de ejemplo de que cuando un Gobierno es incapaz lo peor es empecinarse en el poder, que es lo que le ocurrió a Sócrates hasta que se dio de bruces con la dura realidad.
Protestas en Portugal
España, ciertamente, no es Portugal, y nuestro sistema financiero y empresarial, con sus defectos, no resta, sino que aporta musculatura y fortaleza. Pero la gestión económica del Gobierno luso encuentra su reflejo, incluso multiplicado, en la nefasta actuación del Ejecutivo de Zapatero. Transcurridas ya 104 semanas desde que Elena Salgado pronunció su famoso «esperemos unas semanas y veremos los brotes verdes» (mayo de 2009), el Gobierno no ha hecho otra cosa que enmendarse a sí mismo. La última vez, ayer, cuando se vio obligado a dar otro bandazo y aumentar en medio punto la previsión de paro para este año (hasta el 19,8 por ciento, lo que supone 138.000 parados más), además de rebajar dos décimas el crecimiento que espera para 2012 y 2013. Con un presidente en una peligrosa huida hacia ninguna parte y con este calamitoso horizonte, España necesita con urgencia otro Gobierno. Y aunque nuestra situación no sea la de Portugal, Zapatero debería aprender que obcecarse contra los intereses generales suele conducir al abismo.”
“ZAPATERO SE ANTICIPÓ A REMOJAR SUS BARBAS”
(Por Luis María ANSON, de la Real Academia Española, en “El Imparcial”,  07/04/2011)
Ninguno de los dos tiene barba...
“José Luis Rodríguez Zapatero se dio cuenta a tiempo de que si el Congreso de los Diputados no aprobaba las reformas que le impuso Ángela Merkel, no tendría otro camino que la dimisión. La espada de Damocles de la operación rescate pendía sobre su cabeza. Así que decidió comprar los escaños que necesitaba. Nadie niega la maestría de Zapatero en la compra de votos con dinero público. Si Sócrates hubiera pedido al líder socialista español que le diera clases de trapisondería, otro gallo le cantaría ahora. El voto de los seis diputados vascos nos costó un ojo de la cara. El presidente dadivoso pagó por cada uno de ellos más que Florentino Pérez por Ronaldo. La yema del otro ojo fue a parar a Coalición Canaria. Dejándose jirones en las alambradas socialistas, atónitas ante tanta contradicción, Zapatero evitó lo que ahora le ha ocurrido a Sócrates.
No sé por qué el entorno genovita de Rajoy desprecia al presidente socialista. PNV, Coalición Canaria y Convergencia son tres partidos de centro derecha que militan o han militado en la misma internacional que el PP. Lo lógico es que formaran piña política con Rajoy. Pues no. Son los aliados objetivos de Zapatero y gracias a ellos el presidente circunflejo superó los escollos del Presupuesto y sortea ahora los acosos europeos.
Difícil vaticinar qué ocurrirá si cae sobre Portugal la intervención de una operación rescate al estilo de la griega o la irlandesa. Ojalá la tradicional habilidad lusa sortee el obstáculo. Si no fuera así, España quedaría en primera línea, mientras crece la alarma en Europa a causa de unas Cajas politizadas, manipuladas desde hace muchos años por los intereses de la tórpida clase política española que ocupa, con razón, el tercer lugar entre las diez máximas preocupaciones del pueblo español.”
El refrán "cuando las barbas de tu vecino veas arder, pon las tuyas a remojar", con sus variantes, es por lo menos tan antiguo como nuestra lengua y se cree que proviene del bajo latín.
Existe un antiguo dicho castellano que, con algunas variantes, reza, por lo menos desde el siglo XV: Cuando las barbas de tu vecino veas pelar, pon las tuyas a remojar. En alguna de las variantes modernas, el verbo "pelar" ―que significaba más bien afeitar― es sustituido por "arder", "cortar" o "rasurar", pero la idea del refrán es que debemos aprender de los males que sufren los demás para no caer en los mismos errores y sufrir idénticas consecuencias.
En la primera edición del Diccionario de la Academia, de 1726, en una de las varias páginas dedicadas a la palabra barba y los dichos que la contienen se menciona (ortografía actualizada): Cuando la barba de tu vecino vieres pelar, echa la tuya a remojar. Refrán que avisa que tomemos ejemplo en lo que sucede a otro, para vivir con recato, cuidado y prevención. En esa entrada del Diccionario se cita, conforme el uso de la época, la frase original latina: Barbam propinqui radere, heus, cum videris, prabe lavandos barbula prudens pilos (Cuando veas afeitar la barba de tu vecino, ten la prudencia de poner la tuya a remojar), lo que permite suponer que la versión es mucho más antigua aún.
Además de este diccionario (no cito otros para no cansar, pero los hay), existen las siguientes referencias literarias:
Arcipreste de Talavera (1398-1470) ― Quando la barva de tu vezino vieres pelar, pon la tuya de rremojo.  

Hernán Núñez ― Refranes y proverbios en romance (1549) – Quando la barva de tu vezino pelar, echa la tuya a remojar. Discurso del capitán Francisco Draque (1587) ― ...pues no velar es summo desatino, viendo pelar las barvas del vezino.
Manuel Tamayo y Baus - La ricahembra (1854) ― Guárdate si ves pelar las barbas de tu vecino 
Benito Pérez Galdós ― De Oñate a la granja (1876) - Cuando las barbas de tu vecino veas arder... 

El lector se preguntará probablemente la razón de tanta referencia al origen del refrán transcrito, que se puede comprobar no es precisamente reciente.
En primer lugar, nunca está de más conocer los orígenes de nuestro lenguaje, pero además resulta bien ilustrativo saber con precisión la finalidad de determinadas expresiones como la que nos ocupa.
Y todo viene a cuento porque en Portugal hay un primer ministro, Sócrates, que aunque no ha demostrado ser un experto en materia económica, ya que ha conducido la economía de su país a una crisis tal que se ha visto precisado a solicitar el auxilio de la Unión Europea, mediante un “rescate” (al parecer de 75.000 millones de Euros), al menos ha sido capaz de presentar su dimisión ante la bancarrota y de asumir el amargo trance de solicitar dicha ayuda, en ciernes de unas elecciones generales legislativas que difícilmente podrán ganar él y su partido socialista.
Ése Sócrates solamente se ha parecido al maestro de filósofos en que ha sido capaz de tomarse él mismo la cicuta de la dimisión y de la petición de ayuda, ya que, por lo que me cuentan mis buenos amigos portugueses, ha actuado según el “patrón” que caracteriza a los del puño y la rosa: El dinero público está para gastarlo…
Pero al menos los portugueses pueden consolarse con que su falso filósofo tiene un apellido de raigambre y con que, de una manera u otra, ha sabido asumir su fracaso.
Porque en la misma península ibérica, a seiscientos kilómetros de Lisboa, mora otro presidente, también agarrador de la rosa con el puño, que además de tener un apellido de lo más normal, Zapatero, ni siquiera ha hecho honor al mismo; porque no ha sabido reparar los zapatos del pueblo (parece que los de algunos de los “suyos”, en el sur de España, han quedado bien forrados y renovados); y porque además ha sido tan y tan mentiroso anunciando unos brotes verdes que ni siquiera existen en el Palacio de la Moncloa, que le ha crecido la nariz, el descrédito social, cual Pinocho; y porque también se negó repetidamente, inclusive llamando antipatriotas a quienes lo predecían, a reconocer la verdad de la tremenda crisis económica que se aproximaba y por ello solamente ha adoptado medidas tarde y mal, y principalmente por presiones desde el exterior; y porque no ha sido capaz de dimitir ante sus continuos fracasos.
Este presidente español solamente ha anunciado que cuando se le acabe el tiempo de mandato, pues… ya no querrá hacerlo más… o mejor dicho, ha anunciado (sin reconocerlo) que como ni los zapatos de los suyos es capaz de reponer, que ya no será más arreglador…
Lo malo es que ese zapatero pretende quedarse aún un año más y mientras a los sufridos ciudadanos de aquí cada vez nos llegan más sobresaltos, con un desempleo creciente, con una práctica paralización económica, con un importante deterioro social, con unos políticos que, de uno u otro color, solamente evidencian egoísmo de poder.
Y estamos recordando el refrán, porque “las barbas del vecino portugués” ya están siendo, o han sido, peladas, o afeitadas, o rasuradas, o quemadas; y las nuestras han quedado, lo están hace tiempo, a remojo…
No puedo olvidarme de un distinguido colega y buen amigo portugués, muy estimable escritor y jurista, que se prodiga en comentarios de fina ironía al respecto, y que pienso sería capaz de dejarse la barba que no prodiga con tal de que no se le afeitara…¡Caro Alberto Jorge, se calhar os espanhois ficaremos igual ou pior!
No hay que lamentarse demasiado y al menos pronunciarse porque se adopten las medidas adecuadas, porque, caramba, al fin y al cabo, todavía queda en España y en Portugal un atisbo de orgullito nacional, para impedir tanto “rescate”, especialmente el de estos dos países que tanto mundo rescataron…
Pese a todo, ya he comenzado a aplicarme loción “pre-shave” en la barba de mi autoestima. Sé que más pronto que tarde, después de remojada, será cortada…
“Las medidas templadas, que equivalen a remedios prudentes, son hartamente nocivas cuando el mal es violento”.- William Shakespeare (1564-1616) Escritor británico.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

1 comentario:

  1. WWW.INFOCONTINENTAL.COM

    Una vez la gente decida informarse podremos optar por una sociedad mas evolucionada. Pienso que lo más importante a tratar en el panorma nacional actual es la inmigración, pero siempre es bueno estar alerta de cualquier otro tema.

    Por cierto, magnifico blog!!

    ResponderEliminar