lunes, 30 de agosto de 2010

EL FINAL DEL VERANO…

“Nadie necesita más unas vacaciones que el que acaba de tenerlas”.- Elbert Hubbard (1856-1915) Ensayista estadounidense.
Aunque en estas latitudes mediterráneas desde las que escribo, el verano termina estacionalmente el día 21 de septiembre, en otras muchas (especialmente en la Europa del Este, Ucrania, que es donde he pasado casi todo el mes de Agosto) con el fin del octavo mes del calendario se dice que ha terminado el verano.
La verdad es que no me importa demasiado si el verano acaba veinte días antes o después, porque en España y en la zona mediterránea aún lo soportaremos normalmente hasta finales de septiembre o primeros de octubre, y sí concedo especial importancia a lo que el verano significa para la mayor parte de la población.
Así, el verano, y especialmente el mes de Agosto, viene a ser en la mayor parte de los países del hemisferio Norte, el tiempo de más luz, de más vida, de más goce de la humana relación y de la familia, y en fin, el tiempo tradicional de vacaciones.
Como he anticipado, este verano me he desplazado a Ucrania, en coche, y por tercera vez consecutiva, lo que me ha permitido –aparte de darme una buena “panzada” de kilómetros—seguir apreciando paisajes, modos de vida y de organización social de varios países de Europa, y extraer interesantes consecuencias.
Por ejemplo, he comprobado cómo Francia y los franceses tienen la tendencia hacia el mar que también impera en España, pues, por ejemplo, en los Alpes (zona de Annecy y Chambery, en la Saboya francesa) se nos comentó que había pocos franceses de vacaciones, porque allí suelen ir en invierno por causa del esquí. Sin embargo, en la zona de Niza-Costa Azul, los establecimientos hoteleros estaban al completo.
En Italia, pese al “Ferragosto”, los que no se marchan a otros países (Alemania, Austria, Croacia y especialmente España son los preferidos, y principalmente sus costas) se trasladan a las zonas marítimas.
En Austria, la tendencia es menor hacia el mar, tal vez porque está más lejano, pero en cambio se conoce en Hungría, concretamente en la zona del lago Balaton, el mayor hábito a pasar allí vacaciones por parte de los austríacos.
Los alemanes se diversifican entre el mediterráneo y el Mar del Norte o Mar Báltico.
En Ucrania, la gente que puede tener vacaciones (cada vez es mayor su número) o acude a Crimea, al Mar Negro, donde el servicio es muy flojo y los precios excesivos, exceptuando los de alto nivel para potentados, o se va a otros países en los que sea fácil obtener Visado, como Bulgaria, bastante barata y de no mal servicio, o Turquía, muy en boga últimamente.
En fin, que las vacaciones se han ido acabando y con ellas el verano, de manera que hayamos estado en el mar o en la montaña, con amigos o en familia, lo importante es que ya vuelve la habitual tarea, y dentro de unos días, solamente las fotos y los relatos a los amigos serán los recuerdos de este verano y de estas finalizadas vacaciones.
Por ello, ¿qué menos que desear a los lectores un feliz regreso y que aprovechen la recarga de energía para afrontar el siempre duro tiempo de trabajar?
“ Cuando no se encuentra descanso en uno mismo, es inútil buscarlo en otra parte” François de la Rochefoucauld (1613-1680) Escritor francés.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario