martes, 29 de junio de 2010

A propósito de la sentencia sobre el Estatuto de Cataluña: Los mismos perros con diferentes collares

“Los mismos perros con diferentes collares”.- Esta expresión proviene del rey Fernando VII al pasar revista real, cuando instituida por la Revolución de 1820, la milicia de Madrid fue disuelta en 1823 y sustituida por los voluntarios realistas. Cuando estos se presentaron por primera vez ante Fernando VII, éste se sorprendió al ver que aquellos nuevos soldados realistas eran los mismos milicianos liberales que acababa de licenciar y refirió la citada frase a su soldado de guardia: «Pero, si son los mismos perros con distintos collares».
Su significado actual: muestra el rechazo a la misma nefasta actuación o situación pero con diferentes personas.”
(Del refranero de Internet)
“El presidente catalán, José Montilla, ha trasladado a José Luis Rodríguez Zapatero su "decepción" por una sentencia sobre el Estatut que "jamás se tenía que haber producido" y le ha instado, tras convocar una cumbre catalana, a que "rehaga el pacto político que posibilitó el Estatut".
Montilla se ha mostrado este lunes "indignado" tras conocerse la sentencia del TC sobre el Estatuto catalán, ha descalificado duramente tanto al PP como al TC y ha convocado a la ciudadanía a una manifestación unitaria en defensa del autogobierno catalán.
En una declaración institucional en el Palau de la Generalitat, Montilla ha explicado que ha hablado telefónicamente con el presidente del Gobierno, al que, ha dicho, "le he trasladado, sin ambigüedades, nuestra decepción por un proceso y una sentencia que jamás se debería de haber producido".
"Esta sentencia no puede derivar en una crisis de confianza. Tenemos un problema que sólo la voluntad política y la determinación conjunta de las instituciones políticas catalanas y españolas podremos superar, si nos comprometemos juntos a desarrollar todo lo que hemos pactado, acordado, votado y refrendado. Habrá que rehacer el pacto político que posibilitó el Estatut para superar las consecuencias políticas y jurídicas de esta sentencia", ha subrayado Montilla.”
(De “La Estrella Digital”, 29/06/2010)

¡Ya hay sentencia del Tribunal Constitucional sobre el Estatuto de Cataluña!
Es una sentencia que ha nacido después de cuatro años de gestación, es decir, ha nacido tarde y por tanto mal, porque adolece de la deliciosa lozanía del neonato y priva a sus progenitores de las etapas educativas de la lactancia y la primera infancia, tan necesarias en la educación de los infantes.
Tarde y mal, porque esta sentencia llega cuando de facto se viene aplicando el Estatuto en Cataluña desde que fue aprobado en referéndum, y ya se han creado situaciones prácticamente irreversibles. Y mal, porque entraña un “pasteleo” más propio de políticos que de un Tribunal, anulando determinados artículos que a ojos vistas son una flagrante violación de la Constitución Española, pero manteniendo o reinterpretando otros bien dudosos, en la línea de salvar en lo posible el empastre que el ínclito Zapatero generó cuando con su sonrisa emergente, se plegó a todo lo que se le pidió, con tal de que en Cataluña se pudiera optar –con aliados antinaturales, como ERC y los comunistas-- a la Presidencia de la Generalitat.
Ahora parece que ese Presidente, ese andaluz mal reciclado a catalán, se rasga las vestiduras y se muestra disgustado, como imputando al gobierno que haya permitido la sentencia, como esperando que Zapatero haga una pirueta más y le “salve la cara”, o que mande a los Magistrados “cambiar” la sentencia”, o que al menos le dé más fondos…
Es pura comedia. Montilla no solamente fue miembro del gobierno Zapatero sino que en lo esencial le apoya, aunque se pone y quita a conveniencia la careta de nacionalista, catalanista e independentista.
No le andan a la zaga los demás dirigentes políticos catalanes, como los de Convergencia i Unió, tan aparentemente sensatos asegurando a Zapatero la gobernabilidad, pero que también consideran la sentencia del Tribunal Constitucional como un gravísimo atentado a la esencia catalana. Y hasta los del PP, que después de impugnar todo el Estatuto, consideran un triunfo haber conseguido “algo” con su impugnación ante el Tribunal Constitucional.. (Sin que se les pueda negar el mérito de haber sido los únicos en recurrir lo que se ha demostrado era inconstitucional)
Son, como reza el dicho popular, “los mismos perros con diferentes collares”, es decir, “aves de conveniencia”, molinillos que se dejan girar por el viento que más les conviene, mientras los ciudadanos de Cataluña y de España estamos aquí debajo, en este valle de problemas, soportando el despilfarro oficial y la ineptitud de los gobernantes.
¡Vaya futuro que espera a Cataluña como no cambien las posturas sobre su Estatuto!
Nadie se opone al predominio fáctico del catalán, como nadie se opone al autogobierno de los catalanes en los límites de la Constitución, pero eso de aumentar sus posibilidades sin promover una auténtica reforma constitucional, abriendo la puerta falsa de un Estatuto manipulado, pugna con los más elementales principios políticos y debe ser rechazado. Aún a pesar de la absoluta politización del Tribunal Constitucional, cuyos magistrados más semejan “la voz de su amo” que jueces probos, rectos, imparciales e independientes, aunque lo sean.
Dicho todo lo anterior, ¡Visca Catalunya!, ¡Que visquin els catalans! ¡Fora els mateixos gossos amb diferents collars! (¡Fuera los mismos perros con diferentes collares!).
Y que me perdonen los puristas catalanes si mi expresión no es todo lo ortodoxa que debiera. Tampoco los políticos del antiguo Principado de Cataluña –parte de España, no se olvide— son de mi, de nuestro, agrado. Ni son ortodoxos en sus gestos y en su conducta.
Y bien que les soportamos…
“El nacionalismo es una enfermedad infantil. Es el sarampión de la humanidad”.- Albert Einstein (1879-1955) Científico alemán nacionalizado estadounidense.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA
Post Scriptum.- Después de publicado lo anterior, aparece en "El Mundo" del 29/06/2010, la siguiente noticia.
"Un día después de que el Tribunal Constitucional dictase sentencia sobre el Estatut, el presidente del Parlament de Catalunya ha realizado una declaración institucional en la que advierte que el recorte "provoca una crisis de Estado". En ese sentido, Ernest Benach ha argumentado que la decisión del Alto Tribunal "rompe el pacto" entre Cataluña y España y menosprecia la voluntad del pueblo catalán."
¡Válgame la Constitución, que no me vale! Ahora resulta que Cataluña, que no es nación, puede romper con el resto de la nación.... ¿En qué va a consistir la ruptura de Cataluña con España? ¿La voluntad del pueblo catalán ha de ser necesariamnente la opinión del presidente de su parlamento? ¿Se establecerán fronteras? ¿Se aplicará el Tratado de Schengen? ¿Seguirá siendo el Euro la moneda en Cataluña o se instaurará otra? Lo que reza la viñeta publicada más arriba: Los españoles acabaremos viviendo "de alquiler" en España.
S.de P. B.

1 comentario:

  1. EL FINAL DEL PROGRAMA DE FELIX MADERO SOBRE EL ESTATUTO CATALUÑA
    http://www.puntoradio.com/popup/audio.php?id=45264#

    ResponderEliminar