martes, 18 de mayo de 2010

¿Qué hacer y qué pensar en estos tiempos malolientes…?

"La virtud no puede injertarse en nuestro viejo tronco sin que nos quede de él algún mal resabio"
“Something is rotten in the state of Denmark" ("Algo está podrido en el estado de Dinamarca") (“Hamlet” de William Shakespeare, Diálogo de Marcelo en el acto I)
...
Estamos atravesando unos días, una temporada, de auténtica tensión en la vida política y en la ciudadanía, por mor de los anuncios del presidente Zapatero de que va a aplicar una política de austeridad, “congelando” las pensiones, eliminando subsidios y aplicando “enérgicas” medidas de contención del gasto.(¿Será verdad o una “trola” más?)
A ello se han opuesto todos los partidos políticos y los sindicatos, argumentando unos que “a buenas horas mangas verdes” y otros que esas medidas no son la política de tendencia social que prometió el presidente. (¿Intentaron colaborar antes?)
Mientras tanto, el “juez sol”, Garzón, ha sido suspendido por el órgano de gobierno de la judicatura (sus propios compañeros) porque el Tribunal Supremo (sus propios compañeros también) han hallado indicios para juzgarle por prevaricación. (“Algo huele a podrido…”)
Han reaccionado frente a ello una serie de histéricos políticos y ex- juristas, atribuyendo las decisiones de la judicatura a ignotos intereses fascistas y a taimados movimientos falangistas, con implicaciones “franciscofranquistas”.(Hay obsesiones que no se curan en la vida)
Ha corrido el rumor de si en su desesperación por captar votos, Zapatero ha vuelto a hablar con ETA en busca de un pacto.(Basta que lo niegue para que hayamos de pensar que es posible)
El Tribunal Supremo ha bajado del Edén al presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, y ha dicho que se le debe de seguir investigando porque recibió unos trajes que él dice que pagó, aunque las facturas parece se han extraviado… (La virginal pureza del político se ha trocado en suspecta postura)
¡Vaya porqueriza! ¡Vaya asquerosidad de vida política!
No es que algo huela a podrido, sino que parece que todo lo que roza la noble tarea de la política (el trabajo a favor del bien de la “polis”) se ha convertido de repente en lo que esta pasando en la ciudad de Santiago de Compostela, como consecuencia de la huelga del servicio de recogida de basuras, en un repugnante estercolero.
Y el ciudadano de a pie asiste atónito a tanta suciedad, a tanta doblez, a tanta mentira, a tanto abuso de unos y de otros, mientras se le acaba el subsidio de desempleo, o toda la familia solo vive de unos cortos ingresos, o el dinero no le llega ni a la mitad del mes…
Es de suponer que alguna vez todo esto tendrá una solución, y que alguna vez volveremos a estados “más lisonjeros”, como decía Calderón de la Barca en “la vida es sueño”.
Pero mientras tanto la verdad es que las frases del shakespeariano Hamlet vienen como anillo al dedo, ya que si permanece este actual “viejo tronco”, la virtud que en él se inserte quedará contaminada de alguna manera, y durante mucho tiempo, “algo” seguirá oliendo a podrido en esta “piel de toro” llamada España (sin contar, claro está, a Cataluña, que aspira a ser nación independiente…)
“La descomposición de todo gobierno comienza por la decadencia de los principios sobre los cuales fue fundado.” .-Montesquieu (1689-1755) Escritor y político francés
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario