martes, 25 de mayo de 2010

La España de hoy: “De aquellos polvos vienen estos lodos”

“Algunos hay que parecen zurdos de las dos manos”.- Alejandro Casona (1903-1965) Dramaturgo español.
Esta nada inocente pregunta circula últimamente por Internet: ¿Sabes cuántos países con Gobierno socialista quedan en la Unión Europea? Y la respuesta es elocuente, porque tras las recientes elecciones en Hungría y el Reino Unido sólo quedan 3 países en esa circunstancia: Grecia, Portugal y España. ¡Qué coincidencia que se correspondan con los fosos negros de la economía europea! Verde y con asas… El descrédito en torno a las medidas anticrisis anunciadas –ambiguamente, como ya es costumbre – por el Gobierno es generalizado, y si aún no hemos llegado al pánico es evidente que se han dado voluntariosos pasos en esa temible dirección.
Este último jueves resultó bien significativo en los mercados. Incluso la rentabilidad del bono alemán a 10 años se situó en mínimos históricos (cerca del 2,7%). Lo cierto es que los malos datos pesaron incluso sobre el oro, que no logró superar el nivel de 1.200 dólares la onza. La macro está ahogando con su peso las buenas noticias micro. ¿Qué hacer en esta situación? ¿Hay señales de recuperación global? Es dudoso y en todo caso serían muy precarias. En semejante escenario es natural que se acentúen las inquietudes ante la conocida inclinación de Rodríguez Zapatero por subordinar todo –y desde luego la economía, que desconoce y le abruma – al objetivo de eso tan impreciso que es la popularidad y que parece ser el gran alimento de su ego.
Si contra toda lógica, y sobre todo contra los intereses nacionales, que exigen ya, sin más demora, un Gobierno capaz de conducir la economía y suavizar la crisis, lo que seguramente reclama otra y más capacitada mano al timón del Gobierno, Rodríguez Zapatero consiguiera aguantar hasta el 2012, más que nada por la sorprendente incapacidad de la oposición para aunar un gran acuerdo nacional en la necesaria y urgente moción de censura, perderá entonces sin duda las elecciones y en buena parte por el alejamiento de amplias bases electorales de la izquierda, manifiestamente defraudadas y que ya no ocultan su decepción e indignación”

(Carlos E. Rodríguez, “Un Gobierno capaz de unir el país contra la crisis”.- La Estrella Digital, 25/05/2010)
¿Zurdo doble?

Mientras me desplazaba hoy a mi quehacer cotidiano en el transporte público (¡estamos en crisis!) que acostumbro a utilizar, me fue dado escuchar a mis espaldas la conversación en tono confiado y confidencial entre dos jóvenes (uno de ellos me pareció que era padre de familia) sobre el momento actual.
Reconocía esta persona que los tiempos son duros, que la crisis es generalizada, que estamos muy mal acostumbrados a una vida de ficticio bienestar y que hay que apretarse el cinturón, pero añadía que le resultaba esperpéntico que el gobierno y el partido que le soporta fueran tan escandalosamente ineptos en el tema de la economía, y que la oposición estuviera ofreciendo tan deplorable imagen de obstrucción a ultranza, entreverada con errores caciquiles y detalles de corrupción.
Confieso que lo escuchado me hizo cavilar, especialmente cuando acudí a leer escritos de algún estimado amigo cuyo posicionamiento ideológico difiere del mío, porque en dichos escritos he hallado lo mismo que se reprocha a los del “otro lado”: intransigencia y crítica a ultranza, sin distinguir lo positivo de lo negativo.
Especialmente me ha parecido notar una especia de “hambruna” y “sed” de poder en lo referido al predominio en la Comunidad Valenciana, que los ahora opositores perdieron por el cúmulo de errores y abusos que cometieron cuando ostentaban el mando. Así, lo que hace la alcaldesa es malo “per se”, y lo que hace el gobierno autonómico es “peor”, aunque no reparan en que los de su corriente han usado y abusado del transfuguismo y de la maledicencia, tanto o más que “los otros”, y que ellos –desunidos además-- se encuentran bajo el paraguas de esa desgracia nacional que viene siendo Zapatero y su gobierno.
Ha habido incluso una persona, que solamente me conoce por mis escritos, y que ha pretendido acercarse a mí, por vía de intervenir en un blog (a lo que no se ha decidido finalmente), que ha llegado a tacharme como “muy de derechas”, porque dice critico mucho al gobierno.
No doy a todo ello mayor importancia, pero no puedo resignarme a callar cuando el gobierno da tamañas muestras de incompetencia, de duda, de desconocimiento, cuando “mete la pata” una y otra vez…
Estamos ahora padeciendo las consecuencias de la liviandad de un presidente del gobierno que anunció un nuevo “talante”, que ha resultado ser un “p’alante” (caiga quien caiga), y que nos ha brindado: Negación de una futura crisis económica y calificación como anti-patriotas a quienes la anunciaban –campaña electoral en 2.008--;vaticinio de un pequeño “estancamiento”, cuando el desempleo iba aumentando de manera galopante; anuncio de que el desempleo no llegaría a tres millones, luego que no llegaría a cuatro millones, y ahora…; anuncio de brotes verdes que solamente hemos podido advertir en los jardines de nuestras ciudades cuando ha llegado la primavera; elogio de la fortaleza de nuestro sistema económico y financiero, cuando, a las primeras de cambio, el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la Unión Europea, y hasta Barack Obama, han tenido que dar un fuerte tirón de orejas a Zapatero, obligándole a adoptar drásticas medidas de corrección hacia la austeridad económica. Todo ello adornado con esa sarta de indefiniciones e imprecisiones que han orlado una política de “donde digo digo, digo diego” –léase el texto de “la Estrella Digital” transcrito al principio--, en la que se da una ayuda la gente porque sí, y se le quita porque también, en la que se promete no dar más “bandazos” y a la vuelta de la esquina, al siguiente día, se anuncia una rebaja de pensiones que después se maquilla diciendo que no será ahora, sino el año que viene.
Y mientras tanto, un socialista catalán, que parece ejerce ambos adjetivos (de socialista y de catalán) siendo el presidente de la autonomía, quiere que se apruebe un estatuto porque lo ha votado un 25% del pueblo, y ello está por encima de la Constitución Española. Y los sindicatos, siempre “chupando” de los presupuestos del estado, se rebelan tímidamente, a la espera de atenuar la hecatombe que parecía se les echaba encima por las medidas anunciadas de forma genérico desde el gobierno.
Y mientras tanto, los de la oposición, niegan haberse trajeado “de gorra” (perdón, “de milano”), pero no encuentran, al parecer, las facturas; y dicen que no a todo, incluyendo lo que ellos mismos proclamaron tiempo ha, si ahora lo manifiestan sus oponentes.
¡Vaya panorama!
He buscado en el rico refranero español alguna sentencia que definiera la triste y a la vez difícil situación que estamos atravesando, con crisis de ideas y de ideales; y crisis de economías y de bolsillos. Me parece adecuada la frase que seleccioné al principio (de Alejandro Casona), porque abundan los “zurdos dobles” (Que me perdonen los zurdos, que nada va contra ellos, sino contra quienes no siéndolo, lo parecen), los ineptos, los inútiles, los deliberadamente estultos, los iconoclastas de uno y otro lado, y creo que ello lo resume más que bien este refrán popular:
De aquellos polvos vienen estos lodos”.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

1 comentario:

  1. Pués sí, acertado, el gobierno tiene la culpa...o más culpa, porque son los que "mandan"...pero la oposicón actual tampoco aporta nada, nada más que criticar...y especialmente positivo no. Finalmente también en este nuestro país ocurre lo que ocurre en todos los demás países, subida de impuestos, subida de las retenciones a los que más gana, recortes en el estado social...¿mal hecho por parte de gobierno??? No sé, creo que, más bien mal transmitido al pueblo, tal y como comentado por el autor del blog. No me gusta que todo el mundo, y me da igual del color politico que estamos hablando, simplemente dice mal o no o lo que sea, sin aportar nada...es demasiado fácil. Creo que en cualquier empresa del mercado libre un empleado así no llegaría a ningún sitio, salvo a "a la calle"...y entonces por qué en la politica si?? Y encima cobrando lo que estan cobrando de nuestro dinero...para lo que estan haciendo?????

    ResponderEliminar