jueves, 25 de junio de 2009

Nos quedamos sin sonajero...Una forma de complacer a Obama...


(Viñeta de Guillermo en "El Mundo", 25/06/09)

“Un sonajero o sonaja (del latín sonacŭlum, de sonāre) es un instrumento de percusión que consiste en un objeto contenedor de uno o más objetos pequeños que al agitarse en conjunto produce sonido. Por lo general una sonaja tiene tres partes: un elemento contenedor, por lo común esférico o similar que es hueco; uno o más elementos internos que existen dentro del contenedor y que tienen por objeto producir sonido al chocar entre si y con la superficie interna del contenedor y un asa o agarradera que sirve para asir o sujetar el conjunto y poderlo agitar.
Para la Real Academia Española un significado de sonaja es "Par o pares de chapas de metal que, atravesadas por un alambre, se colocan en algunos juguetes e instrumentos rústicos para hacerlas sonar agitándolas."
Los sonajeros han sido utilizados por los niños durante miles de años. Los primeros que se conocen datan de la época egipcia, antes del comienzo del Imperio Nuevo. Los sonajeros hallados en diversas excavaciones están fabricados con arcilla y presentan curiosas formas de animales: cerdos, aves, osos, etc. Muchos de ellos, fueron policromados en su día en un llamativo azul celeste que se ha ido perdiendo con el paso de los años.
Otra utilización del sonajero es la de instrumento religioso. Los hombres primitivos los agitaban en momentos de celebración con el fin de ahuyentar los malos espíritus: nacimientos, bodas, muertes, etc. Los materiales de fabricación eran los disponibles en aquellos tiempos: arcilla o la cáscara de algún fruto que era rellenado con pequeñas piedras. Hoy en día, todavía se pueden encontrar algunas tribus africanas que los utilizan con propósitos similares.”
(De Wikipedia)

Bueno, pues lo que alguna vez había de ocurrir, ya aconteció.
La selección nacional española de fútbol (el equipo “España”), la número uno del mundo, la imbatida durante treinta y no sé cuantos partidos, la victoriosa en quince encuentros seguidos, ha caído derrotada.
Cada vez soy menos forofo y por tanto menos aficionado al fútbol, y especialmente a los apasionamientos que genera, por lo que la derrota de la selección española de fútbol frente a la de Estados Unidos, aún no gustándome, no me ha impedido dormir bien la pasada noche.
Alguna vez había que jugar mal, o no tan bien. Alguna vez nuestro oponente habría de tener más suerte que nosotros.
Pero me preocupa otra cosa: España, una buena parte de la nación, se ha quedado sin el sonajero con el que estaba entreteniéndose, cual ocurre con los bebés, para evitar o disminuir sus llantos.
Y el “jefe" de la casa, el llamado Zapatero, que a su vez tiene asumidas las competencias en materia de deporte (o sea, que más o menos es el “ministro del deporte”) se ha quedado sin el instrumento del que se valía para atenuar algo la ansiedad, la preocupación, la desdicha, de casi cuatro millones de desempleados y de más de cuarenta y cinco millones de españoles abocados a la bancarrota.
Ya no puede hacer uso o valerse del “sonajero” del fútbol para distraernos de tanto problema económico real, de tanta incompetencia de gobierno, de tanto derroche de dinero (Por ejemplo, parte del gobierno fue a África, a una república tan importante e influyente como Togo, a regalar 240 millones de euros para no sé que, y evitar la pena de muerte, y lo hizo con dos aviones “Falcon”, tan bien conservados que a uno le fallaron los sensores de temperatura por una plaga de mosquitos y además le reventaron los neumáticos del tren de aterrizaje -¿tan usados estaban?-, porque si van dos aviones el uno tal vez puede suplir al otro…).
Total, cuando nos entre la rabieta por la crisis económica, o el llanto por el desastre en que se está convirtiendo España, nosotros mismos ya no tendremos ni el consuelo del sonajero del fútbol, al menos por un ratito…
Mal para España, mal para Zapatero, mal para los españoles esta derrota.
Aunque un día de estos nos aparecerá el ínclito presidente del gobierno (buenas lenguas, nulos hechos), diciéndonos que la derrota ante los Estados Unidos de América ha contribuido a estrechar más aún los lazos de amistad con el gran pueblo americano, y especialmente a incrementar la relación con Obama, a quien Zapatero habría felicitado con motivo de la victoria de su selección, que dicho sea de paso no se ha comido ni una rosca desde tiempo inmemorial.
Pero como según la “petarda” Leire Pajín (ojo, uso el femenino para que la miembra ministra Aído no se enfade), Zapatero y Obama van a ser el gran acontecimiento en el año 2010, porque ambos liderarán un país inmenso y una Unión de países enorme... lo acontecido será muy útil...
¿No será que Zapatero como “ministro” español del deporte ha comenzado a “conquistar” y a cortejar a Obama ofreciéndole el triunfo de su selección de fútbol ante la nuestra?
Pienso que es válida la sentencia de Samuel Beckett (1906-1989,) poeta y novelista irlandés: “Da igual. Prueba otra vez. Fracasa otra vez. Fracasa mejor”.
Con nuestros políticos y gobernantes no hay problema alguno en volver a fracasar y "hacerlo mejor".
En fin, voy a buscarme otro "sonajero"
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

.

No hay comentarios:

Publicar un comentario