viernes, 13 de febrero de 2009

A PROPÓSITO DE SAN VALENTÍN

Que es amor dulce materia
para no sentir las horas
que por los amantes vuelan.
Lope de Vega (1562-1635) Poeta, novelista y dramaturgo español.

Mañana se celebra en la Iglesia Católica el día de San Valentín, el obispo italiano que fue martirizado por defender la pureza y el amor entre los soldados romanos y sus novias.(Algún día escribiré más al respecto)
Pero con motivo de la festividad de San Valentin nuestra sociedad hiperconsumista nos ha envuelto en una vorágine de conmemoraciones y regalos, hasta tal punto que lo que priva y prima es el “Día de los Enamorados” en su aspecto comercial.
Así, si alguno de nosotros va a la floristería a comprar una o varias rosas rojas para su amada, comprobará que han subido de precio –exageradamente en general— sin más razón que la de la celebración. Y si se va a una tienda o a unos grandes almacenes se verá a un montón de inquietos clientes buscando algún artículo o producto que regalar a su amada/o.
Es decir, de una celebración que debía exaltar el amor se ha pasado a una celebración que exalta el regalo.
Bien me parece la celebración en la pareja, con algún detalle que muestre el cariño entre ellos, e inclusive siempre solaza el espíritu una cena romántica. Pero de ello a convertir el 14 de febrero en uno de los días más comerciales, por mor de regalos y restaurantes, media un abismo.
Tengo la fortuna de estar enamorado – y hace bastante tiempo, tanto que me parece una feliz eternidad-- de la mujer más maravillosa que jamás pude soñar, de manera que mis efluvios amatorios están colmados de serenidad, de compañía, de comprensión…y aderezados de la racionalidad que implica el casi perfecto entendimiento entre dos seres.
No puedo menos que hacer homenaje hoy a mi esposa, cuyo nombre (que lógicamente omito) hace mención al dulce fruto de la palmera, y en ella y a través de ella, felicitar a todas las mujeres del mundo que aman y son amadas.
Y, por aquello de que en España se nos impone la política de igualdad, no limito mi felicitación a las “miembras” de las parejas enamoradas, sino a ellos también, a los “miembros” ( y piénsese en personas, no en apéndices ni en otras cosas), brindandoles tres sentencias interesantes:
"El verdadero amor no se conoce por lo que exige, sino por lo que ofrece". Jacinto Benavente (1866-1954) Dramaturgo español.

"El Amor es el significado ultimado de todo lo que nos rodea. No es un simple sentimiento, es la verdad, es la alegría que está en el origen de toda creación". Rabindranath Tagore (1861-1941) Filósofo y escritor indio.

El amor lo toma todo, y todo lo da. Fenelon (1651-1715) Escritor y teólogo francés.

¡Sed felices, queridos amigos y amigas! ¡
¡Y que en vuestra vida siempre se escuche la deliciosa melodía del amor!
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

1 comentario:

  1. cincido en que la sociedad hiperconsumista es caprichosa, que hace ver al romantisismo como cursi, y confunde a la obsesión con el amor, por otro lado los regalos importados o cenas caras no se comparan con el afecto y las dulces acciones del hombre enamorado, después de todo, las personas que exijen demasiado son las que menos dan.. y citando a un artista argentino ,que no se puede vivir sin amor, le mando mis saludos a ud. y su amada desde la patagonia

    ResponderEliminar