lunes, 23 de febrero de 2009

El 23-F: Veintiocho años más tarde

“El fallido golpe de Estado del 23 de febrero de 1981 en España, también conocido como 23-F, fue un intento de golpe de estado perpetrado por algunos mandos militares, siendo la parte más representativa el asalto al Congreso de los Diputados por un numeroso grupo de guardias civiles a cuyo mando se encontraba el teniente coronel de la Guardia Civil Antonio Tejero, durante la votación del candidato a la Presidencia del Gobierno, Leopoldo Calvo-Sotelo, de la UCD.” (De Wikipedia)
Ya he escrito en este blog sobre mis experiencias vividas en el 23 de Febrero de 1.981, de manera que no voy a repetir lo que ya conté, sin perjuicio de que si algún lector tiene interés en conocer mejor algunos detalles, basta me lo comente para que le responda lo mejor que sepa y pueda.
Sin embargo, en este 23 de Febrero de 2.009 parece como si se estuviera gestando otro “golpe de estado” contra la democracia.
No se trata de un pronunciamiento militar, ni se puede pensar en que algunos generales o algunos guardias civiles pretendan frustrar el aún complejo camino de nuestra democracia. Eso ya pasó.
Se trata de algo en mi opinión tanto o más grave, como que varios de los elementos integrados en el sistema democrático parecen empecinados en desmontarlo, a su conveniencia.
Así, no se entiende que el ahora “enfermito” (de ansiedad, ha dicho la prensa a su salida del hospital) juez Garzón, continúe con una investigación de supuestos delitos cuando ya ha sido requerido de inhibición por el Ministerio Fiscal, mientras mantiene el secreto de sus investigaciones, de manera que practica aquello de “calumnia, que algo queda”.
Y que el ministro de Justicia, chulito y desafiante él, además de “cazador” furtivo, se encrespe contra los jueces, propiciando todavía más parálisis en la administración de justicia.
Y que el Zapatero que nos preside, y que no tiene ni una mala palabra ni una buena acción, se dedique a vituperar a la oposición, como si él no tuviera ya un buen “tajo” en su propio partido y un gran agobio por la situación económica que es incapaz de resolver.
Y que el principal partido de la oposición, se enzarce luchas intestinas solamente proclaman signos de división y debilidad, mientras una acción eficaz de oposición se ha esfumado.
Es decir, que sin querer (mejor dicho, sin querer evitarlo), casi todos los responsables políticos están acumulando negligencia y malicia que solamente sirven para minar la democracia que tanto nos ha costado consolidar.
No me rasgaré las vestiduras, porque aunque lo hiciera de nada serviría, pero sí, al menos, permítaseme en esta fecha, en la que hace ya tantos años a punto estuvo de hacerse trizas nuestro sistema democrático, me lamente de la ambición y de la inconsciencia de tantos y tantos, que simplemente aspiran al poder y al dinero, sin acordarse siquiera de que el pueblo, aunque sea sacrificado y pase hambre, ni olvida ni perdona...
P.S.- Acabando este comentario, me llega la noticia de que ha dimitido el Ministro de Justicia. ¡Por fin! Y no lo ha hecho él, aunque se diga lo contrario… Le han dado la “patada” en las posaderas… desde el poder…
“Mala cosa es tener un lobo cogido por las orejas, pues no sabes cómo soltarlo ni cómo continuar aguantándolo.”
Publio Terencio Afer (195 AC-159 AC) Autor cómico latino.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario