viernes, 23 de enero de 2009

ZP Y BUSH, Y LA SOMBRA DE OBAMA

A cada una de las ya famosas simplezas dichas por Bush podría oponerse otra semejante de nuestro querido ZP. Por ejemplo, el otro día dijo que su Gobierno ayudará de "manera intensa" al de Obama. ¿Cómo es la ayuda intensa? ¿Se opone a la extensa o a la difusa? Gran maestre de la tautología vacua, nuestro amado presi.” (DANIEL MARTIN, “La estrella digital”, 23/01/09)

Que conste que no he sido yo quien ha establecido y analizado el paralelismo entre Bush y Zapatero.
Pero sí soy yo uno más que se asombra, y se sonríe finalmente, al comprobar cómo “Shoemaker”, primer ministro de España, tiene la especial habilidad de aprovechar con liviandades y manipulación todo lo que acontece y le conviene.
Probablemente contribuye a ello la confusa, difusa y obtusa política del principal partido de la oposición.
Pero no solamente ello.
O el pueblo español es tonto (algo de eso se ha demostrado a veces) o es inocente (más veces todavía) creyendose todas las “trolas” y mendacidades del partido en el poder.
Por eso, no creo que Obama vaya a ser solución alguna a los problemas que nos aquejan, porque dudo que un individuo que, como él, ha demostrado especial claridad de ideas y singular sinceridad, pueda ser útil a quienes han hecho de la trampa su método.
No quiero ni pretendo atacar al gobierno que sufrimos, sino simplemente expansionarme proclamando que ojalá se siguieran más las directrices de Obama, admitiendo todas las tendencias, todas las religiones, todos los modos de ser, todas las regiones de España (las controle o no el partido en el poder), y evitando dobleces sectarias como las “memorias históricas (¿qué debería hacer Obama respecto de los problemas pasados con los negros y la esclavitud?, ¿tal vez buscar un juez Garzón que tratara de procesar a un montón de presidentes y políticos de EE.-UU.?)).
Yo creo que si Zapatero, en vez de ayudar “de manera intensa”, según dice, a Obama, ayudara “de manera normal” a los españoles, mejor nos iría a todos.
Pero ya verá el lector cómo ahora, olvidando la problemática interna, nuestro inefable Mr. Bean va a luchar por una foto con Obama cuanto antes...
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario