viernes, 16 de enero de 2009

MATAR LAS MOSCAS A CAÑONAZOS: Y EL GOBIERNO ESPAÑOL ENGORDANDO LAS MOSCAS...

“Cazar moscas a cañonazos”. Utilizar medios desproporcionados para conseguir algo. (De Wikipedia)

Érase una vez una nación, Israel, cuyo pueblo que había sufrido a lo largo de la historia toda suerte de persecuciones, expulsiones y genocidios (algún día habría que analizar certeramente las razones), y que en su actual emplazamiento estaba recibiendo un hostigamiento salvaje, desenfrenado, indiscriminado, por una facción árabe del pueblo palestino, la llamada Hamás, organización de esencia terrorista que había logrado desbancar de la franja de Gaza al gobierno legítimo (¿) de la Autoridad nacional Palestina, y cuya organización, Hamás, se dedicaba a hostigar y a atacar los territorios vecinos de Israel de una manera indiscriminada mediante misiles que recibía por los más inverosímiles medios y caminos.
Los ataques terroristas de Hamás partían de cualquier punto del territorio de Gaza, pero especialmente se camuflaban de entre locales de enseñanza, mezquitas, hospitales, fronteras, en fin, desde cualquier parte en la que la población civil indefensa sirviera para esconder sus pertrechos y su agresión.
Y como el gobierno y la población de Israel estaban hartos de tanto salvajismo de Hamás, pues se decidió atacar a esta organización, aunque, al ser sus acciones partidas de lugares en que se entremezclaban las acciones de guerra con la población civil, pues, prevaliéndose de la superioridad militar, el ejército judío atacó sin discriminación escuelas, institutos, hospitales, barrios residenciales, almacenes de alimentos, es decir todo aquello que le resultara sospechoso.
Los dramáticos y sangrientos resultados no se hicieron esperar y los cientos de muertos y miles de heridos, especialmente de población civil indefensa e inocente, espantaron a todo el mundo civilizado.
Esto es, se decía, como “Matar las moscas a cañonazos”
Pues sí, eso, ni más ni menos.
Y va entonces y el progre gobierno de España, con su Presidente a la cabeza (que miente más que habla), efectúa una condena del “genocida” pueblo de Israel, sin ni siquiera mencionar que Hamás es igualmente condenable, pues se limita a actos violentos y terroristas.
Como Zapatero se asemeja bastante a las moscas, por aquello de que habla, la excrementa y después disimula, pues debe de haberse sentido cañoneado –y dudo que por la oposición, porque en España bastante tiene ésta con aguantarse a sí misma— y por eso ha olvidado que está indirectamente apoyando a terroristas, cuando en España seguimos sufriendo (pese a su mesianismo negociador con el terrorismo de ETA) continuas agresiones, y que también y especialmente los terroristas practican una especie de genocidio, sin reparar en los daños que sus acciones producen a civiles inocentes.
O sea, que el “shoemaker” que tenemos la desdicha de soportar (cuanto más promete más engaña), se cubrió de gloria atacando a una de las partes, cuando las dos en conflicto tienen, y mucha, una gran responsabilidad.
La una, Hamás, por su terrorismo ciego.
La otra, Israel, por su brutalidad y falta de humanidad.
Y por eso, aquí, en España, el gobierno va “engordando” sin querer las “moscas” de los terroristas de Hamás, al ni siquiera criticarles, y va sembrando de nuevo la impresión –tristemente cierta— de que no se da pie con bola.
Y no solamente se matan las moscas a cañonazos por el gobierno español, que también hay dedicarles un recadito a los gobiernos de Rusia y de Ucrania, que están enzarzados en una lucha de patio de colegio sobre el gas, que una no quier dar porque dice que la otra lo roba, y que la otra no suministra porque dice que se le envía poco. Olvidando que los "paganos" de Europa se hartarán -realmente ya están hartos-- y les dejarán abandonados con su gas "puesto".
¿Piensa el lector conmigo, por un momento, que si a todos estos impresentables, les consideraramos “moscas” deleznables” y les matáramos con su propio modo o sistema, “a cañonazos?
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario