miércoles, 21 de enero de 2009

Barack Obama: El oportuno...

"Me gustan más los sueños del futuro que la historia del pasado" (Thomas Jefferson)


Me he venido resistiendo a escribir sobre el nuevo presidente de los Estados Unidos, porque lo ha venido haciendo tanta gente ( generalmente mucho más autorizada que yo), que me parecía inútil comentar sobre lo que ya había sido objeto de análisis y resultaba arriesgado vaticinar sobre lo que podría ser Barack Hussein Obama como presidente de la nación norteamericana.
Pero las circunstancias mandan, y después de haber contemplado largo rato los reportajes sobre el juramento, toma de posesión e investidura (“Inauguration” en su expresión inglesa), visionado el multitudinario y casi inacabable desfile o parada por la Pennsylvania Avenue de Washington, y el especial entusiasmo del pueblo presente, hay un aspecto a glosar.
Se trata de lo que dijo Jefferson, se trata de que el pueblo americano, y con él casi toda la población mundial, ha hallado un ideal, un líder, una quimera tal vez, que ha parecido la panacea para todos los problemas y –lo más importante— ha permitido olvidar la más reciente historia.
La historia de un inepto George Bush, dirigido cual marioneta por los capitalistas que financian su partido, manejado en su simpleza por unos asesores más extremistas que los extremistas, atenazado por sus erróneas decisiones “a la luz” (según él) de sus principios religiosos.
Efectivamente, el pueblo americano necesitaba algo, alguien, que le hiciera olvidar esa “historia del pasado” que mencionaba Thomas Jefferson.
Si a ello se une que Obama es de verbo fácil, fotogénica figura, con madurez juvenil, de raza no blanca inglesa, de origen humilde, de raíces populares, se comprende todo lo demás.
Y me parece que en esta ocasión –ilusiones excesivas aparte— este artífice de “sueños del futuro” va a tener en sus manos las posibilidades que varios de sus predecesores no pudieron o no supieron disfrutar.
Aunque problemas vendrán, ya que no acabo de imaginar cómo se desarrollará dentro de algunos meses la relación entre Obama y la “dama” Clinton, pues dudo que ésta haya saciado sus ansias de protagonismo y liderazgo con ese importante puesto de Secretaria de Estado.
Sea lo que fuere, que sea bien y para bien. Y que duren mucho tiempo “los sueños del futuro”.
Aunque nadie me negará que Obama ha venido a ser "oportuno"
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

2 comentarios:

  1. A ver si finalmente el "black power" nos salva al mundo blanco, al mundo supuestamente superior ... por fin se mueve algo en este mundo ... que grande es la historia ...

    ResponderEliminar
  2. Tienes razón, querido Marco.
    Lo de menos es el color de la piel, ni el color de los ojos, sino el "color" de los sentimientos y del corazón.
    Este tipo, por ahora, parece "de buena ley"
    SPB

    ResponderEliminar