jueves, 23 de octubre de 2008

EN TODAS PARTES CUECEN HABAS

“Las cosas de la política, a veces, incluyen elementos un tanto esperpénticos, propios de una mala versión de la "sociedad del espectáculo" y no tanto -o nada- del debate ideológico o técnico y la búsqueda y presentación de soluciones y propuestas. Comenté ayer que me había llamado la atención que, en medio de un debate parlamentario en el que se reclamaba al Gobierno reformas importantes y un programa para luchar contra el desempleo, el presidente Rodríguez Zapatero saliese del hemiciclo, convocase a la prensa y hablara... de que Sarkozy era sensible a la presencia de España en la cumbre internacional sobre la crisis financiera, etc. Como si la preocupación de los españoles, y de los parlamentarios, fuera la imagen y la consideración del presidente entre los gobernantes de los países más importantes.”
(GERMÁN YANKE, “La estrella digital”, 22710/08)

¡Ay, ay, la casquivana conducta de nuestros políticos en el poder!
¿Qué esperaba Zapatero, que Bush olvidara el “feo” que le hizo retirando las tropas españolas de Irak sin previo aviso? ¿O que no recordara que cuando desfilaba la bandera USA por el Paseo de la Castellana, en el Día de las Fuerzas Armadas, el, Zapatero –aún no presidente del gobierno—permaneciera sentado (fue el único) en actitud claramente irrespetuosa?
Si Bush ya es de por sí quisquilloso y belicoso, solamente faltaba que se le diera el más mínimo motivo.
En la política internacional, como en la vida, pronto o tarde, “quien la hace la paga”.
Y ahora el “Mr. Bean” español está recogiendo los frutos de su errática política exterior, en la que Moratinos va recordando cada vez más a su predecesor Morán (de los tiempos de Felipe González), el apodado vulgarmente “la mosca”, por aquello de que se iba, la “excrementaba” y volvía…
Sí; Zapatero da enorme importancia a estar en esa cumbre sobre la crisis, de la que se ha apartado a los representantes de nuestro país… ¡El caso es farolear!
¿Y qué esperaba acaso?
No puede pensarse que porque Bush esté absolutamente desacreditado como un nefasto presidente USA, que lo ha sido y lo es, Zapatero brille en el firmamento internacional “en olor de santidad” y de fama, porque no es así. Solamente cuatro dictadorzuelos latinoamericanos le engañan coin sus falsas idolatrías.
“En todas partes cuecen habas…” reza el dicho popular.
Que concluye: “…y en mi casa a calderadas”.
Sí; a calderadas se cuecen en nuestro país manipulaciones, falsas apariencias, problemas de imagen, cuando se está debatiendo en el Parlamento un modelo económico –los presupuestos generales para el año próximo— que encubre una ayuda solamente a la banca y que se preparó cuando se negaba rotundamente la posibilidad de crisis, sin previsión alguna para fomento del empleo o del desarrollo, o de ayuda a las clases sociales más necesitadas.
Y también a calderadas se cuecen en las ollas de nuestro país, auténticas barbaridades de planteamiento, como la de negar que estamos, como todo el mundo, en medio de un gran problema, no solamente estructural y económico sino también psicológica: La falta de confianza en las estructuras económicas.
La política del avestruz que viene poniendo en práctica ese sosísimo ministro de economía que sufrimos, solamente es posible si nuestro “zapaterillo” se dedica a contarnos que “Napoleón” Sarkozy le apoya para que esté presente en la cumbre que convoca Bush.
Con estas premisas, yo mismo, porque así lo decido, apoyo que Zapatero esté presente en la cumbre prevista, y decido que no esté Bush, y decido que….. ¡se vayan todos a hacer gárgaras!, que será mejor que seguir escuchando tantas memeces.

Cambiando de escenario, y yéndonos a Ucrania.
Ahora resulta que el Presidente Yúshchenko aplaza por ocho días la convocatoria de elecciones generales que ya había hecho y a la que se había opuesto la primera ministra, para que se pueda pedir al Fondo Monetario Internacional una ayuda de billones (con b) de dólares, para salvar la crisis económica.
Y resulta que Tymoshenko, la Yúlia inconoclasta, pide esa ayuda y deja de atacar al Presidente.
Y el pro-ruso Yanukóvich dice que optará a la presidencia de la república, cosa bien legítima, pero que la Tymoshenko es una falsa y manipuladora.
Es decir, en medio de la crisis, todos siguen tirándose los trastos a la cabeza.
Y mientras tanto, los sufridos ciudadanos, que ya penaron a raíz de la independencia la desaparición de todos los ahorros y fondos depositados en los bancos, ven limitada su capacidad de retirada de dinero de sus cuentas; y el Banco Central de Ucrania prohíbe anticipar vencimientos de los ahorros depositados.
Es decir, en Ucrania aún es peor, porque la gente, que ya sufrió quedarse sin un duro, vuelve a padecer restricciones, mientas los políticos “se pegan” entre ellos y solamente atienden a sus ansias y ambiciones.
En Ucrania, no solamente se cuecen habas a calderadas, sino que toda la nación es como una inmensa cazuela en la que, junto con las “habas” de la corrupción y de la ambición desmesurada de poder y dinero, “se cuecen” los sufridos ucranianos.
¡Como si no los hubieran cocinado ya “a calderadas” durante los años de régimen comunista!
Llego hasta aquí, y acabo, porque empiezo a notarme con un cierto tufillo a hartazgo cocinado...
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario