lunes, 14 de julio de 2008

¿SABEN GOBERNAR NUESTROS GOBERNANTES?

“El Gobierno, nuestro Gobierno, no sabe gobernar. Ése es el punto verdaderamente dramático de la situación. Todo se le va en gestos y bobadas. La crisis que hoy nos sacude era previsible y, de hecho, estaba prevista en los Estados vecinos, socios en la UE, que trabajan con más rigor del que aquí se acostumbra; pero el populismo es la única esencia que se encuentra en el interior del muy vacío presidente y de su muy hueca compañía.”
(MANUEL MARTÍN FERRAND, “La estrella digital”, 14/0/08)
“Zapatero, a tus zapatos" es una frase proverbial española, con la que se busca criticar la actitud de quienes pretenden opinar sobre materias de las que no entienden. Una actitud, por cierto, muy habitual. ¿Cuántas veces no hemos escuchado que alguien empieza una alocución: "yo de eso no entiendo, pero opino que..."? ¿Cómo se puede opinar de lo que no se entiende?
Según indica el diccionario Collins Español-Inglés (y viceversa), en inglés una frase proverbial equivalente sería "The cobbler should stick to his last". Permítaseme parafrasear el proverbio para alterarle un poco el sentido, ya que precisamente lo que me inspira la frase es que el ínclito presidente del gobierno debiera aplicarse más a las necesidades perentorias de la nación que él debiera gobernar (¿lo hace?), que a prodigarse en viajes (la pasada semana estuvo en Grecia, Marruecos y Francia) con objetivos tan loables pero secundarios como encontrarse en París con Ingrid Betancourt, a más de soportar en Marruecos un sutil desplante más del impresentable absolutista Mohamed VI.
Sí, Zapatero, aplícate a lo que tu apellido indica: trabajar en lo que sabes… o debieras saber…En los “zapatos” de una economía vaporizada, en caída libre, sin apenas control, y provocando incrementos importantes en la inflación, en el desempleo, en la cesta de la compra…
Sí, Zapatero debe aparecer más por aquí y no “espantarse” viajando afuera, por muy loables intenciones que le asistan.
¿Dónde la igualdad tan pregonada? Desde luego en la atención a la “cosa” económica, no.
Anteayer mismo, en un pueblo de la Sierra Espadán, provincia de Castellón, un grupo de personas mayores, jubilados casi todos, que acostumbran a ir al precioso lugar por sus fuentes, sus frescos y oxigenados montes, su vida sencilla y su deliciosa y natural comida, se quejaban de que esta crisis les ha “fastidiado” el plan de todos los años, porque normalmente solo personas de limitado poder adquisitivo acudían a la población para descansar y huir de los rigores estivales, pero este año, por mor de la crisis económica, y de la relativa baratura de la vida en este pueblo serrano, ha habido tal aluvión de “veraneantes”, que han subido los precios y resulta difícil hasta tomar un café en cualquier bar del pueblo.
Uno de estos simpáticos jubilados, me comentaba con ironía: “Nosotros siempre vinimos en nuestros coches utilitarios, ya bastante viejos, y que usamos para pequeñas excursiones...Ahora, mire usted la calle… Llena de lujosos todo-terrenos o 4x4, cuyos propietarios piden en el bar o en el restaurante lo más barato, para así ahorrar y pagar el crédito del caro automóvil…”
No pude menos que darle la razón, y al socaire del fresco vientecillo serrano, pensé que este “zapatero” que ni siquiera trabaja en lo suyo, en sus “zapatos”, nos permitió habituarnos al azúcar y ahora permanece impávido, como “ido”, cuando no nos llega ni para la sacarina…
Ninguna conclusión mejor que la del propio MANUEL MARTÍN FERRAND en su artículo mencionado al inicio:
“ De lo que se trata es del pan de las gentes sencillas, del que ya les escasea a los que engordan las listas del paro y del que puede faltarnos a todos si, ante un problema como el que está ahí, no somos capaces de resolverlo. Ahora, cuando arrecia la dificultad, Zapatero tendrá que explicar para qué sirven la mayoría de los miembros y miembras que le acompañan. Sus hechos no les avalan. La oficina vuelve a ser siniestra y Carpanta, desgraciadamente, ya no es un lejano recuerdo de un pasado remoto”
Y hago mutis por el foro, ya que se me podría recordar lo de “zapatero…a tus…”, para que no me meta demasiado en la crítica política, que “maestros los hay de ello...”
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA





No hay comentarios:

Publicar un comentario