lunes, 16 de junio de 2008

PRESIDENTE YÚSHCHENKO: ¿LA FÁBULA DEL LABRADOR Y LA CULEBRA?

En la prensa dominical (15/06/08), http://www.lasprovincias.es/valencia/20080615/internacional/carece-logica-pais-grandede-20080615.html
Se ha publicado una entrevista del enviado especial a Kiev, Rafael M. Mañueco, al Presidente de Ucrania, Viktor Yúshchenko.
De ella entresaco algunas respuestas de interés:

“-Una de las condiciones que se exigen para acceder a la OTAN es tener una democracia estable y Ucrania vive desde hace años un conflicto permanente entre el poder presidencial y el Gobierno, incluso ahora que está dirigido por Julia Timoshenko, su aliada.
-Cumplimos todas las condiciones para aspirar a la adhesión. En Ucrania se desarrolla un proceso democrático completamente normal. Resolvemos todos nuestros problemas por la vía del diálogo y el compromiso, no empleamos tanques ni nos dedicamos a disparar contra las instituciones. Creo que éste ha sido mi principal mérito: haber conseguido que la política en Ucrania sea transparente y tenga el diálogo como base.
-Han surgido diferencias entre usted y Timoshenko. ¿Se romperá la coalición? ¿Será necesario convocar elecciones anticipadas?
-Mire, soy economista, dirigí el Gobierno y el Banco Central. Tengo, por ello, una idea muy clara de lo que hay que hacer para que Ucrania progrese y sé perfectamente que no se deben utilizar los fondos de las privatizaciones para propiciar el consumo. Es erróneo desde el punto de vista económico porque dispara la inflación. Llevamos ya cinco meses por encima del 13%, es el doble de la que tienen en Rusia o Polonia y cuatro veces más que la media en la Unión Europea. El culpable de esta situación es el Gobierno, aunque eso no significa que yo me posicione en su contra.
-¿Considera necesario un cambio en la jefatura del Ejecutivo?
-No, lo que hay que cambiar es la política. Si he de ser sincero, le diré que siento hacia el actual Gabinete más simpatía que hacia ninguno de los habidos hasta ahora, pero también más decepción por su incorrecta política económica. Desde el primer día, aconsejé a Timoshenko que prescindiera del populismo. No se puede hacer de los ministros Papás Noel que se dedican a repartir dulces. Voy a utilizar toda mi influencia para modificar el actual curso. Pero, si no hay otro remedio, habrá que convocar elecciones. La economía mundial nos ha puesto ante serios desafíos a los que tenemos que hacer frente también con seriedad.
-¿Qué medidas propone?
-El primer objetivo del Gobierno debe ser lograr la estabilidad presupuestaria y de precios. La segunda tarea, el crecimiento y, por último, la política social. Todo debe hacerse precisamente en este orden. La política social no se debe acometer mientras no se hayan resuelto previamente los otros dos problemas. No se puede poner el carro delante de los caballos. Las medidas adoptadas, sobre todo en lo relativo al gasto público, han llevado a que tengamos un ritmo de crecimiento del 6% cuando hace un año era del 10%. Estamos, evidentemente, ante una tendencia peligrosa. La carestía afecta principalmente a los productos alimenticios. ¿Cómo es posible cuando Ucrania es uno de los principales productores agrícolas? La causa está en el rechazo a actuar de acuerdo con las reglas del mercado y en el regreso a los métodos de regulación administrativa.
-¿Los problemas internos son exclusivamente económicos?
-El país necesita además cohesión y que la haya también en el Parlamento y en el Gobierno. En lo fundamental, tenemos que hacer política de Estado y de acuerdo con los intereses generales, no en beneficio de una y otra fuerza política. Hay que romper con la tradición de extremismo político y confrontación de los últimos años.
……
Bueno, pues una vez más he de admirar la infinita paciencia del Presidente de Ucrania, y dissentir de su tal vez excesiva prudencia, ya que intenta por todos los medios no “agredir” a la actual primera ministra, la inefable Yúlia Timoschencko (búsquense en este mismo blog los comentarios en que vaticinaba lo imposible que iba a resultar su convivencia en el poder), y a su partido, no obstante los importantes reproches que les hace.
Pues no otra cosa implica determinar que hay un exceso de populismo, y que no se deben utilizar los fondos de las privatizaciones para incrementar el consumismo, llegando a una inflación del 13%, y aconsejar que los temas de política social se aborden después de haber resuelto el equilibrio presupuestario y de precios.
Ciertamente, el Presidente Yúshchenko muestra templanza y prudencia, pero tal vez su temor a provocar mayores enfrentamientos con el gobierno, le ha impedido ser en la práctica mucho más exigente.
Aparece así, como un buen Presidente, por encima del bien y del mal, como un árbitro por encima de las ambiciones partidistas, aunque corre el peligro de que le acontezca como al labrador de la fábula de Samaniego:
A una culebra que, de frío yerta,
En el suelo yacía medio muerta
Un labrador cogió; mas fue tan bueno,
Que incautamente la abrigó en su seno.
Apenas revivió, cuando la ingrata
A su gran bienhechor traidora mata.

Que ya decía el Apocalipsis respecto de los tibios: "Porque no eres ni frío ni caliente, te vomitaré de mi boca..."
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario