martes, 24 de junio de 2008

PANEM ET CIRCENSES. MUCHO FÚTBOL CON POCO PAN

"Panem et circenses" ("Pan y circo", literalmente "Pan y juegos del circo") es una expresión latina peyorativa de uso actual que describe la práctica de un gobierno que para mantener tranquila a la población u ocultar hechos controvertidos, provee a las masas de alimento y entretenimiento de baja calidad y con criterios asistencialistas.
La frase fue creada en el siglo I por el poeta romano Juvenal y se encuentra en su Sátira X (81). En su origen describía la costumbre de los emperadores romanos de regalar trigo y entradas para los juegos circenses (carreras de carretas y otros) como forma de mantener al pueblo distraído de la política.
Julio César mandaba distribuir el trigo gratuitamente, o venderlo muy barato, a los más pobres, unos 200 mil beneficiarios. Tres siglos más tarde, Aureliano continuaría la costumbre repartiendo a 300 mil personas dos panes gratuitos por día.
Equivale en la actualidad a "pan y toro", "pan y fútbol", "pan y diversión", etc.(
De Wikipedia)

Confieso que me gusta el fútbol (aunque actualmente me aburro viéndolo bastante más que en otros tiempos) y que me satisface que la selección española de fútbol haya logrado buenos resultados en la actual Eurocopa de Suiza-Austria.
Inclusive confieso que me sedujo la incertidumbre del complicado encuentro entre España e Italia, en el que la dicha de acertar los penaltis, amén de contar con un magnífico guardameta, permitieron a nuestra selección sobrepasar la hasta ahora maldita barrera de los cuartos de final. Confieso también que comprendo que la gente se apasione por nuestra selección, y que los jóvenes y los no tanto vibren al son de los hasta ahora triunfos de nuestro equipo nacional.
Pero no deja de asaltarme un poco la sensación de que estos éxitos deportivos (que son solamente eso, sin que desde mi punto de vista el honor nacional dependa precisamente de ellos) sirven para solapar la enorme crisis económica que se nos avecina, si es que no la tenemos ya oprimiéndonos.
Es aquello del “panem et circenses” de los romanos.
Y no se me diga que solamente hay circo (fútbol) pero no pan, porque no otra cosa es que el próximo mes de julio algunos privilegiados gocen de la prebenda de una aminoración de doscientos euros en sus retenciones por los impuestos de la renta.
“Pan y circo”, equivalente a “tapar la boca” con aparentes regalos y mantener al pueblo distraído con las gestas de un equipo de supermillonarios y superprofesionalizados jugadores, en quienes se quiere encarnar el orgullo de la defensa de nuestra nación española, olvidando que hay varias autonomías (“naciones” se llaman ellas, como Euskadi, Cataluña, Galicia…) que denotan ser todo menos españolas.
Fútbol, mucho fútbol, para hacer olvidar la falta de acción, la lenidad, del actual gobierno frente a la crisis económica, y para disimular la enorme tomadura de pelo al ciudadano cuando, después de nombrar un gobierno, con ministros de casi todo lo pensable, con un brutal incremento del gasto público, se dice en plan rimbombante que “se congelará la retribución de los altos cargos”.
¡Vamos, anda! ¡Que no nos tomen por más tontos aún!
Y mientras la crisis económica nos invade y las familias se angustian cada vez más por su falta de recursos y la galopante inflación, en parte derivada también de las huelgas de transportes y pesqueros que el gobierno apenas atajó, provocando una enorme alza de precios, nuestro gobierno dice que siente simplemente una “desaceleración”.
“Pan” tenemos cada vez menos.
“Circo” tenemos cada vez más. Y no solamente por el europeo de fútbol, sino por el espectáculo que unos y otros políticos regalan al ciudadano.
Tal vez, en lo de “circo”, lo que habría que hacer es que los políticos bajaran a la arena, y allí hubieran de lidiar y luchar con las “fieras” del paro, de la inflación, del descontento social, de la inmigración no resuelta…
Tal vez si ellos “bajasen a la arena”, los demás podríamos tener más pan…
“Si yo me hubiera dedicado a la política. ¡Oh atenienses!, hubiera perecido hace mucho tiempo y no hubiese hecho ningún bien ni a vosotros ni a mí mismo” , Sócrates (470 AC-399 AC)
¡Qué pena que don Zapatero no trate de pensar como el gran filósofo griego!
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario