jueves, 6 de marzo de 2008

Ucrania se adhiere a la OMC: ¿Es Ucrania más europea?

“ GINEBRA (AFP) — El presidente ucraniano, Viktor Yuschenko, y el director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Pascal Lamy, firmaron este martes en Ginebra el acuerdo de adhesión del país a la institución, que pone fin a 15 años de arduas negociaciones.
La ceremonia oficial se celebró en la sede de la OMC en Ginebra.
Ucrania, que se convertirá en el miembro 152 de la OMC, conseguirá entrar a la institución antes que Rusia, la mayor economía mundial que todavía no forma parte de la entidad, o Irán.
Con su entrada en la OMC, Ucrania espera acelerar el desarrollo de sus pequeñas y medianas empresas tras haber negociado una reducción de sus tasas aduaneras para las importaciones de servicios y bienes industriales.
"En el acuerdo de 800 páginas, hay 155 compromisos referentes a los servicios, sobre todo concesiones sobre los derechos de aduana", declaró a la AFP Volodymyr Baluta, jefe de la misión comercio y economía en la representación ucraniana en Ginebra.
"El sector de los seguros, bancos, transporte, energía y transporte marítimo se ven afectados por estas medidas. Esperamos que las pequeñas y medianas empresas podrán acelerar su desarrollo" gracias a este acuerdo entre Ucrania y los países de la OMC", agregó.
En lo referente a agricultura, "nos comprometimos a fijar el nivel de las subvenciones y a no aumentarlas", indicó el representante ucraniano. En los productos industriales, los derechos de aduana ucranianos serán situados en cero en varios ámbitos como los productos químicos, los textiles, la maquinaria agrícola y la aeronáutica, según Baluta.
En cuanto sea oficial su entrada a la OMC, Ucrania iniciará negociaciones para lograr un acuerdo de libre comercio con la Unión Europea (UE), indicó Yuschenko. La ex república soviética ya tiene un acuerdo con la UE que implica la reducción de sus derechos a la exportación sobre algunas materias primas.
Kiev espera que su entrada en la OMC fortalezca su posición en los desacuerdos comerciales que tiene con Rusia, uno de sus principales socios económicos. "Vista la aspiración de Rusia de unirse a la OMC, vamos a tener negociaciones interesantes" sobre las "restricciones" impuestas por Moscú en sus relaciones comerciales con Ucrania, estimó este martes el presidente ucraniano.
Sin embargo, los responsables de Kiev aseguraron que su interés por entrar en la OMC no es usar la organización como un arma contra Moscú o para presionar a su gobierno.
La entrada de Ucrania será efectiva tras la ratificación del acuerdo por el Parlamento nacional en Kiev. El país se convertirá oficialmente en miembro de la OMC 30 días después.”
(De la Agencia AFP)
Hace bastantes años, en uno de mis primeros viajes a Ucrania, me hallaba de vacaciones en los Cárpatos, concretamente en Yaremche –una ciudad que me encanta, y a la que casi todos los años vuelvo a pasar unos días y convivir con mis amigos de la tierra y mis amigos de Ivano-Frankivsk- cuando alguien me dijo que tal vez me interesara visitar el Centro Geográfico de Europa, cuyo hito o monumento se hallaba bastante cerca de alli, en el municipio de Rakhiv, en Zakarpatya.
Tanto me sorprendió la información que se me escapó el comentario de que ello no era posible, porque Ucrania estaba demasiado al Este de Europa, y que ello debía ser reminiscencia de la época soviética.
La realidad es que tomé el coche, y por la carretera R-30, que une Ivano-Frankivsk con Mukachevo, fui desde Yaremche a través del Yablunitsia Pereval (o puerto de Yablunitsia, de 1.134 metros de altura), hasta Rakhiv, siguiendo en la vertiente sur de los Cárpatos, Zakarpatya, el curso del río Tiça, que, después de Rakhiv viene a servir de frontera efectiva entre Ucrania y Rumania.
En uno de los recodos de la carretera, no muy transitada y en bastante mal estado, apareció un control militar y policial que solicitó los pasaportes de todos los ocupantes del automóvil y pregunto a dónde nos dirigíamos.
Cuando inquirimos por qué ese control, se nos informó que estábamos en zona fronteriza y que estaba prohibido cruzar el río, porque la otra orilla era Rumania.
Algún kilómetro después llegamos a un espacio a la derecha de la carretera, frente al río, en el que había un monolito de acero y una serie de explicaciones, que a mí me parecieron científicamente bastante convincentes, sobre el Centro Geográfico de Europa, que era precisamente allí.
Nos hicimos unas cuantas fotos, compramos unos viejos y usados souvenirs a un hombrecillo que allí estaba con un puestecito de bebidas, y nos fuimos (Curiosamente, vendía por 1 grivna folletos del gobierno ucraniano sobre el Centro Geográfico de Europa, que compramos porque era mejor pagar por lo gratuito que estar sin información).
Volví al lugar dos ocasiones más, en años sucesivos, y me sorprendió la última vez que en el lugar se ha construido un bonito complejo de casas-bungalows de madera, con un bar restaurante, en el que se podía comer shaslik y otras especialidades ucranianas a buen precio y con razonable calidad.
Así pues, el Centro Geográfico de Europa se halla en Ucrania, aunque hay otros países que se lo atribuyen, especialmente Lituania.
Lo importante en esta mi Carta desde España, no es si es verdad uno u otro “centro geográfico de Europa” (aunque no entiendo cómo pueden pretender tenerlo los lituanos, por su situación geográfica), sino, como indico en el título, si ahora Ucrania es más europea, después de haber firmado el protocolo de adhesión a la OMC.
Si recordamos el refrán español de que “el hábito no hace al monje”, claro es que por firmar una adhesión Ucrania no es más europea. Pero también es cierto que “ser” Europa no es cuestión solamente de situación geográfica o de afectos o tendencias, sino que hoy, ser Europa, equivale pertenecer a la cultura europea occidental, y para ello se precisa hallarse con las vinculaciones adecuadas, como la OMC (que ni siquiera es europea sino universal) o la NATO, y comenzar a establecer relaciones con la Unión Europea, cual un acuerdo especial de comercio.
En este sentido, qué duda cabe, Ucrania se aproxima, no ya a Europa, a la que pertenece, sino al “estilo europeo”, que viene a ser el “estilo occidental”, aunque sin contagio de las especiales características de USA, que tan poco armonizables son para Europa.
¿También ello irritará a Rusia? Según algunos, que recuerdan aquel pacto entre Yeltsin y Kuchma sobre la necesidad de previas consultas, ello sería posible.
Mi opinión difiere absolutamente. Ucrania es un país soberano y podrá tener “delicadezas” con su vecino ruso, pero de ello a considerar ineludible consultarle, media un abismo.
¿Acaso Rusia no anda “flirteando” también con la OMC?
En fin, Ucrania, su actual gobierno, con la inefable Yulia al frente, ya ha cubierto una etapa que mucho dudo hubiera resuelto Yanukovich.
Que se necesitan “negociaciones interesantes”, como vaticina el Presidente Yuschenko, no cabe duda.
SALVADOR DE PEDRO BUENDÍA

No hay comentarios:

Publicar un comentario